miércoles, 1 de abril de 2015

LAN LING [15.366] Poeta de China



Lan Ling 

藍菱, China 1946. Poeta



Más allá del silencio 

Ojalá crezcan esta noche cañas por los 
Ríos, que sin cesar se hinchan, 
De tus venas. La huida de la luz causa el 
Clamor tenebroso. Después, de pronto, 
Todo es pura nada, sólo un cadáver descubierto, 
En el desnudo brazo del tiempo, en un 
Largo callejón lleno de humo, el último cúmulo 
De fuego vespertino, como campanas y 
Tambores, queda sepultado en el pálido sueño 
De mi ser. Una tormenta de polvo corre 
Con el viento por el camino y al final llega a la 
Temprana muerte de una espiga de trigo 
Y, como un río, se alza con furia sosegada. 

Lan Ling (1946 ) 

Estos poemas están incluidos en El barco de orquídeas. Poetisas de China, una antología realizada por el poeta y orientalista Kenneth Rexroth y por Ling Chung, que reúne la obra de las mejores poetisas chinas desde el año 300 a.C. a la actualidad. El libro fue publicado por Gadir, en 2007. La traducción es de Carlos Manzano. 





La llegada

Descansando en el jardín ajeno de tu frente,
Nosotros, como la mañana, consagramos
El aterciopelado brillo de la luz que se ha elevado
Por encima de diez mil muros y ha
Caído en el majestuoso fuego celestial. No
Siempre podemos ocultar nuestra
Alegre sorpresa. Todas las primaveras, después de la
Nieve, siempre regresan inesperadamente
Algunos viejos amigos y traen la nieve fundida
Y el calor del Tercer Mes. Tanto si
Estás mucho o poco tiempo, para nosotros
Con tu visita comienza una época de
Celebración. En tu frente ascendemos a la
Sencilla pureza de todas tus mañanas.

en El barco de las orquídeas
(Kenneth Rexroth y Ling Chung, compiladores), 2007




A MELODY

I

Wind shakes the grass.
Its upright posture
Is torn apart. A voice awakens
The ashes.
The news is written
On vanishing dew.


II

It encircles the reeds and flows
Along the two banks of the stream.
The reflection on the water
Has no light.
Suddenly a splash.
The shadow of a face
Descends like night on stone.


III

Leaning against the wind, he stands.
Grass withers between his brows.
The stars descend into the midnight river,
Emptied by the storm.
He who has never worn shoes
Has gone far away but is still inaudibly near.
       
(translated by Kenneth Rexroth & Ling Chung)






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada