miércoles, 29 de abril de 2015

HENRIK EDOYAN [15.807] Poeta de Armenia


Henrik Edoyan 

Nació en el año 1940 en Erevan, Armenia. Es  poeta, crítico literario, traductor y profesor de literatura extranjera. Su poesía fue publicada en inglés,  francés, italiano, ruso, polaco, alemán etc. Es autor de muchos artículos e investigaciones sobre literatura y  crítica. Edoyan compiló y editó "La poesía del Oriente  antiguo",donde se puede encontrar  poesía de Egipto, Palestina, India, China y Japón traducida por él.




EL ÁRBOL CAYÓ

Limpiando todos mis pasos
yo regresaba, regresaba 
a mis lugares de antes, con las manos vacías, 
sin dirección
ni objetivo,
regresaba igual que un año
que comienza de nuevo,
bajo la estricta mirada de los dioses 
de la soledad.
En el bosque tenebroso de mis días
había solo un árbol que alumbraba.
Regresaba, me acercaba a él
pero no llegaba hasta él.
En la luz de las farolas no había nada sospechoso,
nada, ningún esfuerzo, ninguna cara.
El árbol cayó. El árbol cayó. Pero fui yo quien lo cortó.

Traducción del armenio de Hakob Simonyan
Adaptación castellana de Jorge Díaz Martínez







YO VENGO

Cuando el dado se ha tirado, pero no se ven todavía
sus cifras, cuando la palabra ha sido dicha,
pero todavía no llegó del hablante al oyente,
cuando la canción ha sido cantada, pero todavía nadie
sabe de qué se trata la canción,
yo vengo, vengo, vengo,
no para irme, sino para quedarme.

Cuando ha sido tirado el dado y ya se ven
sus cifras, cuando la palabra ha sido dicha
y el oyente ya escucha al hablante,
cuando la canción ya ha sido cantada y todos
saben, de qué se trata la canción,
yo vengo, vengo, vengo,
no para irme, sino para quedarme.

Cuando el dado no ha sido tirado, pero ya se ven
sus cifras, cuando la palabra no ha sido dicha,
pero el oyente ya está escuchando al hablante,
cuando la canción no está cantada, pero todos ya
saben, de qué se trata la canción,
yo vengo, vengo, vengo,
no para irme, sino para quedarme.

Cuando el dado ni ha sido tirado y ni se ven sus cifras, 
cuando la palabra ni ha sido dicha ni el oyente escucha al 
hablante,
cuando la canción ni ha sido cantada y nadie sabe
todavía, de qué se trata la canción,
yo vengo, vengo, vengo,
no para irme, sino para quedarme.

(Traducción: Alice Ter- Ghevondian
Versión poética: Ana Arzoumanian)








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada