miércoles, 22 de abril de 2015

GILBERT TCHOUPA [15.715] Poeta de Camerún


GILBERT TCHOUPA

Gilbert Tchoupa (Camerún, 1969). Es el director de una escuela primaria. Ha publicado dos poemarios entre los que está la sombra de un día desamparado y ha participado en el Festival Internacional de Poesía 3V. Sus poemas se encuentran también en revistas y periódicos tanto en Francia como en Camerún, así como en el Blog Neoáfricas.





Le feu du poème
éclaire le ciel couvert
et invite au chant du réveil
porté par les oiseaux.




el fuego en el poema
desvela el cielo nublado
e invita al canto del despertar
llevado por los pájaros

Traducción al castellano de Marcel Kemadjou







*

En un momento punzante
preguntas recurrentes me han retrasado
en el capítulo del silencio cómplice.
Padecí bastante
mas ahora recogido como una piedra pómez
en la desembocadura de torrentes violentos.

El espinazo rígido
nadie puede tener esta facilidad
para derramar su sangre…
después de tantas maquinaciones
colocadas fuera del camino
hace falta que el poema
una los trozos esparcidos
de nuestra humanidad.
¡Oh sol doradillo! En tu haz
proyecta la travesía de los años…

A pesar de la mano negra de la sombra
y la guadaña que barre la duda
agitadora de los silencios que pactan
mi pluma de peregrino-regresado
poco a poco en las páginas abandonadas y encantadas
da a nuestras almas débiles el poder de trashumar.


Esparcidas por el flujo de las ilusiones
el sentido de las cosas se pierde
en el cálculo mental material…
¡Pobres cabezas en las nubes!

¡Oh tierra abofeteada!
¿el sol de amor y de vida aún calienta
nuestras almas soñando?
Qué desmoralizado, rompiente, punzante es… ¿y qué?
Andar friolento en un miedo activado.
¡Oh vida en la tierra que el vago desorganiza!
Nuestros anhelos esparcen nuestro cuerpo
y  hacen que nuestro planeta pierda su equilibro…

Recógete humildemente
antes de esta bella y gran naturaleza
entregada como un sagrado libro cerrado
a los ojos que las apariencias chocan uno contra otro.
Oye, oye profundamente tu corazón
que soporta un ritmo estropeado
contemplando íntimamente las estrellas
en esa noche densa que se ha vuelto opaca.


Recopilación de Marcel Kemadjou





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada