miércoles, 22 de abril de 2015

DU MU [15.734] Poeta de China


Du Mu 

(杜牧, pinyin: Dù Mù; Chang'an 803 - 852) escritor chino de la dinastía Tang. Poeta lírico a menudo inspirado por cortesanas, se servía de la Historia para hablar de su época.

Aprobó el examen jinshi en 827 y ocupó varios puestos oficiales, pero nunca llegó a tener un alto cargo a causa de sus enemigos.

Tuvo mucho éxito en las modalidades poéticas shi, fu y en antigua prosa china. Escribió también grandes poemas narrativos, un comentario en el Arte de la guerra y varias cartes oficiales a altos cargos. Estuvo muy influenciado por Du Fu, Li Bai, Han Yu y Liu Zongyuan.

Se le suele asociar con otro poeta, Li Shangyin como los llamados Pequeños Li Du (小李杜), en contraste con los Grandes Li Du: Li Bai y Du Fu.

Du Mu fue un poeta lírico, escritor, pintor y calígrafo, cuando la fortuna de su familia declinaba. Vertió en los poemas y en sus paisajes la vida de la naturaleza y de su época. Aprobó los exámenes imperiales y ocupó cargos públicos, pero nunca llegó a tener un alto puesto a causa de sus enemigos. En su juventud llevó una vida apacible. Su obra fresca, de sensuales descripciones alimentadas por su atracción por las cortesanas, refleja la influencia en su vida de las obras poéticas de Du Fu, Li Bai, Han Yu y Liu Zongyuan. Escribió poemas contemplativos entre los que emerge su serena persona:



   Tortuosa senda de piedras.
    Alta y helada montaña.
    Voy arriba y más arriba.
    De entre nubes blancas emerge una casa.
    Detengo el carro y me siento a contemplar.
    El ocaso en bosques de arces me encanta.
    Sus hojas azotadas por la escarcha
    son más rojas y más bellas
    que las flores de primavera.



Tomando solo

El viento y la nieve golpean por fuera a la ventana, 
agarro la estufa y abro una botella de vino. 
Al igual que un bote de pesca bajo la lluvia, 
navego descendiendo, dormido sobre el río otoñal.

Versión de Juan Carlos Villavicencio



La canción de Zhang Haohao 

Cuando cantabas en Yuzhang 
no tenías más de trece años. 
Eras como un joven Fénix con plumas nuevas, 
como una roja flor de loto, recién abierta. 

El famoso pabellón del Príncipe Teng llegaba hasta el cielo, 
el río Zhangjiang surgía del vacío azul; 
era el lugar elegido para tu presentación, 
un suntuoso banquete habría en tu honor. 

Mientras el anfitrión atiende a los invitados 
nos damos cuenta que tardas en aparecer. 

Una preciosa criada del sur te empuja al salón; 
la cola de tu traje se arrastra entre el polvo 
a medida que caminas suavemente. 
Llevabas tu cabello partido en dos trenzas 
que caían sobre tu chaqueta de seda. 

Mirando a la audiencia arrojaste las mangas al suelo; 
luego, entonaste una melodiosa canción 
como sólo lo hubiera hecho un joven Fénix. 

Las cuerdas de los instrumentos callaron de golpe; 
los sonidos del armonio se quebraron: 
no pudieron seguir el ritmo de vuestra voz 
a medida que se remontaba al cielo y se dilataba en el aire. 

Una y otra vez el anfitrión demostró su admiración por ti, 
tus canciones eran inolvidables, decía. 
Entonces te obsequió con un amplio brocado 
Decorado con la figura flotante de un celestial caballo 
y con una exquisita peineta de colmillo de rinoceronte. 

Luego celebramos la llegada del otoño en las arenas del Gran Dragón, 
en noches con luna navegamos el Lago del Este. 

Tantas veces nos vimos 
que rara fue la semana en que al menos 
tres noches nos encontrábamos. 

Poco a poco, tu cuerpo de jade, fue apareciendo ante mi; 
tus miradas poco a poco, se hicieron más encantadoras; 
poco a poco, tus rojos labios fueron más exquisitos, 
comparables a tu gracia, porte y postura. 

Con la bandera en alto el superintendente partió hacia el este 
llevando consigo música y canciones. 
El otoño enfrió los árboles del Pabellón de Xie Tiao, 
las arenas de la primavera calentaron los juncos a lo largo del Juxi. 

Evitando los asuntos de este mundo 
el anfitrión magnífico se sumergió en el vino. 
De repente apareció el Secretario Imperial, 
un joven con tanto talento y gracia, 
que deslucía las virtudes de Sima Xiangru; 
te dio un pendiente de jade como regalo de compromiso 
y se fue contigo en un precioso carruaje tirado por caballos. 

Cuando una cueva se cierra, el agua que gotea suena a la distancia, 
cuando la luna alcanza al inmortal conejo, aparece solitaria. 

Varios años pasaron, 
nuestros viejos compañeros de juerga fueron desapareciendo. 
Cuando, luego de una larga ausencia, 
volvimos a encontrarnos, tú y yo, en Luoyang, 
estabas detrás de un mostrador vendiendo vino. 

Te pusiste a pensar cuales habrían sido mis 
preocupaciones todos estos años y por qué, siendo aún joven, 
me había convertido en un oso de barba blanca. 
Preguntaste si nuestros amigos comunes seguían con vida 
y si yo, era aún, informal e impetuoso. 

Desde entonces he llorado amargamente la muerte de mi patrón, 
y el lago y las nubes se han vuelto otra vez un clamor del otoño 
un rayo del sol cae sobre la blanca rama de un sauce 
mientras un viento helado recorre mi silla solitaria. 

Mi abrigo está húmedo con las lágrimas, 
mientras pongo punto final a este corto poema 
donde he hablado en voz alta de mis pensamientos. 







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada