martes, 21 de abril de 2015

DAÍNA CHAVIANO [15.696] Poeta de Cuba


Daína Chaviano 

(La Habana, Cuba). En 1979 recibió el Premio David de Ciencia Ficción por Los mundos que amo (1980). Después de esa primera obra, salieron publicados Amoroso planeta (1983), Historias de hadas para adultos (1986), Fábulas de una abuela extraterrestre (1988) y El abrevadero de los dinosaurios (1990). 

Fundó el primer taller literario de ciencia ficción de América Latina. Trabajó como guionista de programas televisivos para niños, jóvenes y adultos. Fue presentadora de televisión y de radio. Y participó como actriz en algunas películas de cine independiente. Desde 1991, vive en Miami, Florida (Estados Unidos). 

Fuera de Cuba ha publicado País de dragones (cuentos), Confesiones eróticas y otros hechizos (poemas) y el ciclo de novelas «La Habana oculta», compuesto por El hombre, la hembra y el hambre, Casa de juegos, Gata encerrada y La isla de los amores infinitos, que tiene el récord de ser la novela cubana más traducida de todos los tiempos con ediciones en 26 idiomas. 

Ha recibido diversos galardones internacionales, entre ellos, el Premio Anna Seghers (Academia de Artes de Berlín, Alemania, 1990), Premio Azorín de Novela (España, 1998), Premio Internacional de Fantasía Goliardos (México, 2003); Medalla de Oro al Mejor Libro en Lengua Española (Florida Book Awards 2006, USA) y Premio Nacional Malinalli para la Promoción de las Artes, los Derechos Humanos y la Divulgación Cultural (México, 2014). 





Adagio de Albinoni

Tengo amigos al pie del cementerio.
Los abrazo al sol
      Albinoni.


Tu aliento de plata me entristece.
Aquí estoy
   medida sin medida
una forma de luz suavemente dorada.
Aquí estoy agua ardiendo,
pupila adolescente y simple.
Subo hasta esconderme entre voces de violín.
Llego y me descalzo.
Soy fruto rabioso que agoniza desde un vientre
al rojo brote de mis huesos.
Te beso clavicordio con olor antiguo.
Te espero piano
    pianísimo.
Te espero agua de luna,
leve adagio al sur de mis raíces.
Perdóname una confesión
si digo que nombro cisnes al vuelo,
Urano místico
      y Venus
    (ah, la dulce vagina).
Es que soy un horóscopo exacto
cuando Libra asciende sobre Acuario
(aire y sólo aire).
Perdona este papiro de locuras.
Ocurre que te escucho
         Albinoni
y me enamoro de nuevo,
porque sigo subiendo cada vez más lejos.
Me llevo a mis amigos
en este saco roto que gime entre mis pechos,
   un estuche tan pequeño
   volando hasta un sol mayor.





Carta de amor a un poeta muerto

Yo estoy triste y tú estás muerta…
J. C. Zenea

Amor mío:
  No hay un solo minuto de esa luz que termine
  cada paso que comenzaste.
  No eres tú la piel que los amigos dijeron:
  carcomida carne a punto de morir.
  Mi voz toca a rebato
  el canto del viento entre las tumbas.
  Por eso no quiero hablarte del sol o de la vida.
  Esta noche lleva el sello de un tálamo sangriento.
  Sobre mi cuello traigo tu corona de muerte
            y aquella luz…
  Recuerdo muy bien tu voz,
  la sombra de las pecas en tu espalda
  y una lista fugaz de perversiones
        fraguadas junto al oído.
  Oro de dioses tus ojos
  cuando llameabas entre mis piernas
  murmurando el holocausto final.
  Todo aquello que amaste se ha perdido:
  esa antigua lujuria que solías devorar
  con la misma elegancia de tus versos.
  Todavía busco en los textos aquel sueño del profeta:
  mil años atrás te perdí,
  mil años después te veré.

Amor mío:
dondequiera que estés:
Cobija el recuerdo de cada pacto mordido
en la oscuridad del tiempo.
Conserva tu memoria hasta la próxima vida;
quizás en otro cuerpo volvamos a encontrarnos…
Siento el paso de mi boca sobre tu nombre inmenso.
No te engañes. Yo no existo.
Tú te has ido y yo me he muerto.





Erótica V

Qué mar  mi caballero  esta noche
se desborda al calor de la selva.
Busco a un buen enamorado que me ahogue
en su carne de satán.
Como tú  mi caballero orlado  semejante a mirra.
Yo vago a mi antojo por estos aires del mundo
empapada hasta el cuello de tibieza.
Estoy harta de mis propios dedos
             y también
de la flauta andina.
Le tengo miedo a las velas
      (se parten tan fácilmente).
Claro que el sexo me hornea:
voy a comprarme un cepillo para frotarme muy suave,
te abriré la entrada espumosa
      cubierta de Old Spice
y vendrá tu hoja afilada y las tijeras de estilo.
Qué dulzor  mi caballero erguido
cuando traspongas mis labios
y bebas mi jugo ambarino.


Estos poemas pertenecen al libro Confesiones eróticas y otros hechizos. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada