sábado, 14 de marzo de 2015

PEDRO ANTONIO ARAYA [15.210] Poeta de Chile


PEDRO ANTONIO ARAYA

Nació en Valdivia, Chile en 1969. Estudios de Ingeniería Civil Electrónica en la Universidad Técnica Federico Santa  María, de Valparaíso. Participó en el taller literario de dicha universidad y en el taller de poesía de la Corporación Cultural de Valdivia/ SECH. De esa formación es resultado la publicación Palabra inaugural (Barba de Palo, Valdivia, 1991). Ese mismo año obtiene el Premio Gabriela Mistral, que otorga la Ilustre Municipalidad de Santiago. En 1992 publica el libro de poemas Arcosanto (Barba de Palo). Entre 1994 y 1996 vivió en Berlín. 


Arrullaste entero el firmamento

Ciego del sello dulce en las bocas
deshielando recién su corpiño entrelazado
par 
ciegos y par
estallido fuimos a ser entre las sábanas
saliendo algo pasó temblando su bruma su huidizo
sexo por nosotros
y llegamos al mar al final del mar
de fulgir el cuero aleccionado contra el mundo
silenciotendidos
creímos ver una gran lágrima que nos tragaba
por pródigos y dimos en acuerdo el nos
porque entonces ya no seguíamos a nada ni a nadie
queríamos devueltas las preguntas
y aquello era pura pasión
puro aún
honrados decidimos descorchar las pocas botellas
que trajimos para beber
por la suerte de los diluvios y las de historias
que se escucharían hasta entrada la noche en los boliches
del sur y hasta nos dijimos diluvio un poco (había querido orinar
sobre los fascinantes monumentos
lejos crujían otros días te dije quizás más hermosamente
-cambiémonos- agarramos maletas y todo) en eso acordándonos
del tú y yo sacando el caído mármol de las faldas
de los cafés de Berlín y sus hermosas y tristes mujeres
amados vencidos dimos a la ganancia dos orquídeas
y todo parecía ser como en la niñez armados de
juego y orquídeas para los muertos juego y rosas
para los enamorados risas sin risas y mirar el cielo por pastos
y tú agarraste el chal que tu abuela te había tejido
aún en el regazo arrullaste entero el firmamento era un canto
encendido lo arrullaste entre los senos llegando casi a las aguas destapados de blancos y lo soltaste para que volara y como la vida repitiéndonos
el morir la belleza y su resurrección fuimos
por otro diafragma a morir 
dormir tal entonces vez soñar
largo viendo en ello creí decirte algo así como la alegría.



COMO UNA ORACIÓN EL ALBA

esta como agua vertical, este filo de piedra pura 
a bolsillos llenos; un golpe de tu dedo sobre 
las sombras de los libres, el trágico desvelo allá 
abajo en la hora bella en que fui otro.
este instante a tus dolores y tus amores descarnados, 
tus pasos de alma a alma.
el aire y el mundo no buscados. 
la vida más terrible y hermosa, la primera aventura 
dónde se lanzan las noches, los jadeos de 
sufrimiento y placer -detrás de las fachadas
de los palacios-, y los pálidos destellos de los 
ojos.

cuando todo quede reducido a una estrella,
a una única estrella mendiga 
tibia y viviente con un día dentro 
la transfiguración agazapada    profunda     ardiente 
sobre las silenciosas tejas 
el torbellino de las formas    los labios 
el reposo sobre el lecho o sobre el prado 
la viga maestra     los muros 
investiremos las ciudades      las nuestras

sólo el mar y el fuego mezclados
emergiéndonos uno a uno los velos

de Arcosanto




ANTIGUO ACASO DE HABER

De haber estado herido o condenado 
de haber elegido el verano 
la araña o el luto; pero no     no 
frente a mi alcoba sin luz si imaginas algo de esto 
a una sola gota oscura la tuve junto a mi 
la ebrio injurié le rompí el costado    y la quise así
besé sus piernas      dejé que sus manos regasen mal cerradas mi cuerpo sus labios      a cada 
hora sin leyes se abrían     de amor y sangre la mordí 
suavemente
llorando el miedo vino
conmigo ella tarde porque ya no pedía nada 
tú y quienes éramos yo el allí 
    pareció que ya antes había sucedido
                           le comencé a desatar los cabellos
y cada cabello era una voz para un nosotros       éramos la tibia corriente bajando por
atrapados la cara un hilillo
entre el cómo de denso follaje       demandando la vida de un hombre
corona éramos
de espinas nos cubrimos demasiado 
       del vértigo     y ya sabía     qué se iluminaba donde 
sobresaltó
su delirio adentro
                                 por los aires yéndose un ella tal vez me decía
era la novia olvidada
gritamos de amor tan nuevamente como al arder de las cosas
una que era tejida red luminosa y relucían ciudades enteras las blancas al fondo los anillos inconclusos de un prisionero
soñaba bruno el que olvidado sobre su desnudez
y recogí a la belleza tus ojos abismos hermosamente tan para esto 
dejé unas valvas de breves moluscos entre las grietas
de las murallas      cuando el cielo del oeste se escondía
       adentro tan de mi sombra cambiando 
siete veces un puñal o un lirio      escondido 
entre sus senos
                        sobre las suaves montañas: el sol
se había roto en goterones                   sobre mis muslos las manchas
de mis estas tierras ropas oscuras de hijos
sucios de sonreír un algo de hambre y los abracé      también a ellos
como un mendigo que fuera y soy aún con estas líneas
sentados en un montón de basuras      fumábamos melodías
ni siquiera inventadas las caras
                                          los hermosos héroes y los hermosos santos 
eligieron a quiénes saber el ya que
                                  una pobre loba muerta yacía     junto a nosotros 
pariendo en el barro de la calle.



LA TIERRA ES UN HOMBRE

Las grandes mandíbulas del silencio       eso es lo que oyes 
lo que oyes         no es lo que oyes 
vahídos       el dónde en tu mente
                la quizás ni acabas de oír palabra 
y así pareciera que viniera a nacer     en el medio 
del camino entre el origen y el fin del mundo 
qué tan mundo miras      y los párpados entreabiertos de miedo 
a la inmensidad       cambiada de hombre 
van considerando las manchas      que pronto arremeten
y sientes el golpe       el sobreruido del polvo denso se levanta 
ante ti      y reconoces las formas de los cuellos erectos la tensión 
de la escritura que cae cae de incendio de bruces y vomita 
sobre la boca del musgo sus cenizas por volcán urdido 
de aposentos puros sembradíos sudorosos en la toda rápida 
marea que resbala ante los músculos las ancas duras de hermoso pelaje contra el sol y es
el abrazo vivo también los cascos el suelo pulsante la extensión de los siglos en sus ásperos crines y debes correr por dios que
tienes que correr abriendo las alas 
los labios la cabellera pintada entre la vida y la muerte para el cruce ante estas manchas potreras granates garras de relincho puro y tierra contra el esternón blandamente frente a 
un paisaje de inmensos ojos espumas olores todo porque todo el horizonte está cubierto sin
tener el con qué
devolver
            el habla al cauce bárbaro de las familias 
cubierto de caballos hermosos sementales yeguas perfectas galopándonos encumbrándonos así habitando habitando no el mundo sino su creación.



VARADO EN LONDRES

                 No hay mes cruel acuérdate de Blake que no sé qué de cosas vió por estos lados al fuego con las inspiradas lecciones hagamos trato diles lleguemos con el sonido del       apenas no molestar please do not disturb aunque te digan tómate el té tranquilo pasa delirio a la lengua al antes que volaba        y calma hombre no hay mes cruel te digo no hagas caso       tal vez a más de alguno se le ocurra ordenar la ropa de otro modo recibir encomiendas extrañas con su papel de diario y su pita pero eso sí apréndete la melodía y ojo no mires por las ventanas pasa tranquilo o como viéndote tranquilo no mires por las malditas ventanas especialmente diseñadas para que no las miren        allá frente a frente y frente al ebrio espejo desnudos estarán enfrentando la nobleza obsequiada de un nombre si te preguntan encógete de hombros      los diablos apagarán la luz sentados en un gran sofá de cuero en cualquiera de los pub antes de las diez y medía hora de la última campana la última ronda y del cierre alguien terminará sus líneas con la palabra toda y por hoy el resto será previsible: una pinta de cerveza amarga tibia la rubia loca que andará por ahí mostrando el culo y los locos que se han cebado saltarán en el poeta la mirada que el vernos sepultan largando sobre los puentes del Támesis uno a uno sus aguas acaso como para un tiempo más propicio al polvo y las bodas.

para Mauricio Redolés


OYES LOS PUMAS NOCHEBRAMAR

                A cada uno su regreso

                oyes noche los pumas bramar para no decir la palabra inocente la última vez de los muertos

                hasta aquí la mar nos ha traído varados y está lo suficientemente tierra abonada de nadie y alguien que sabes nunca abandonaste silba el silencio de las cosas al fondo deshechas del instinto

                todo recuerda a todo como debe ser la muchacha se inclina escuchar el latido pequeño de sus hijas dormidas el viento cede a las cumbreras algo más que un manto con dados juega una diosa encendida su obsesión creo por los ventanales inmensos mirando los manzanos como lo haces también a veces del sur pensando en las preguntas que tampoco te respondieron esos años afuera

                la casa tiene sus rutas te esperábamos labios hay para el súbito odre

                pumas hijo mío nochebramar a lo lejos oigo en un país como éste y quisiera dormir de veras adormecido por los apacibles pumas una y otra vez la noche se llama y no se llama así y qué sabe uno hijo qué sabe uno

                muéstrame el grabado de Durero sobre la mesa relatando los rostros de 1511 y sus nerviosas figuras así me sueño la cara hace años esas líneas siquiera devolviendo un poco al adentro lo que sea de resurrección

               incesantes hay que entonces acribillar a la nada

               escuchar levemente a los pumas en su adormecer nochebramido.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada