sábado, 14 de marzo de 2015

PAULO HENRÍQUEZ [15.211] Poeta de Chile


Paulo Henríquez

Valdivia, Chile 1972. Miembro fundador del Grupo Mangosta. En 1998 es antologado en Poetas jóvenes del sur de Chile, Ediciones LAR y obtiene el primer lugar en el Concurso de Poesía del Centro Cultural Pablo Neruda, de Valdivia. Actualmente se desempeña como profesor de Castellano en la localidad de Quilacahuín 



LA POZA

Patricio me dice: "¡Escribe! "
y un silbido cruza la memoria
Las lágrimas de mi madre
caen en flores sobre el infinito
la mano de mi abuelo sigue martillando estrellas
Silencio
Mi tío Alfredo se quitó la vida
Mi tía Ana María murió en el parto
Mi primo Sergio se ahogó en el mar
Mi tío Beto cruzó la ciudad
como una chispa de la fragua de Vulcano
Mi tío Pancho encumbró su bandera
como el único sobreviviente de una isla
Mi abuela lanzó el bastón a la orilla del camino
y entregó su sangre a las betarragas.

"Luis Alberto me viste con la mañana
René me lleva en moto a la escuela
la micro de Mesa toca la bocina
y los triles responden furiosos
Mi lugar es ´el árbol de las manzanas de plátano
y cuando el Independiente Fútbol Club' tiene partido
salgo con mis hermanos a vender chicles
Tengo la boca negra con el maqui
juego a la pelota con Vitoco
encumbro volantines con mensajes a Dios
y robo grosellas en la huerta de al lado.
(mis zapatos aún conservan las piedras del camino
no había taxis ni teléfonos
sólo pájaros y bueyes)
El gato y el perro gustaban de escuchar
las historias
contadas por algún campesino que se detenía a
comprar chicha
peleaban para no perder la costumbre
o disputar la sangre de los corderos en los días
de fiesta

Ahora
el "Puta Güeón" caza ratones por la Vía Láctea
y el "Pinga" muerde una estrella que llega tarde
al firmamento.
Hay viento en mis manos
Sólo pienso en el día que salvé una borrega
de las fauces de un chancho
o que recité un poema que ninguno de mi curso
había aprendido
y es verdad que juré ser el mejor alumno
y que lloré la tarde que el bus me cambió de
pueblo es verdad que fui feliz con una honda, un arco
de quila,
un caballo de palo de escoba
es verdad que ahora miro con miedo
a perder los ojos y que sólo quiero ser como el Puta Gueón",
el Pinga" o mi Abuela
para cazar ratones por la Vía Láctea
morder estrellas que llegan demasiado tarde
y entregar mi sangre a las betarragas.

---------
Pd. Este poema lo rescato de la antología Línea Gruesa, reunión de súrdicos poetas jóvenes chilenos, 2000




Trapecio

Mujer 
dame otra manzana 
el día es un espejo 
la noche el reverso del espejo 
como una espada mal templada 
el amor se ha quebrado

La ciudad de turno 
me hace contemplar la dentadura del abismo 
No puedo evadir los licores 
que me llevan al portal de la ausencia 
esa vieja dama 
que peina sus cabellos eternamente

Mujer 
dame otra manzana 
hazme saber el momento exacto 
en que los nervios se convertirán en trapecio de 
gusanos 
hazme saber la hora precisa 
en que bajarás la vista 
muda 
como una cautiva 
cuya única escapatoria es besar los ojos del amado

Mujer 
tengo frío 
dame otra manzana 
la noche es un espejo 
el día el reverso del espejo 





Ojos

Vengo de un planeta 
donde todos se devoran a sí mismos

He sido arrojado a la deriva 
con mi mensaje blasfemo 
los peces se detienen a beber mi sangre 
una voz conocida reclama mi cuerpo 
nada tengo que decir sobre la vida 
hablan por mí las copas vacías del invierno

No hay tiempo que perder 
hay una daga clavada en el pecho 
no hay tiempo 
la lluvia cae a goterones 
y el viento destroza la mampara de mis ojos 





Auto

De qué sirve el poder de las palabras 
si ellas se doblegan 
cuando tarde o temprano el vacío nos tienta 
"palabras, palabras, un poco de aire movido por los 
labios"

De qué sirve la poesía 
cuando la amada se nos va al infierno 
y un verso no es capaz de salvarla 
de qué sirve escribir 
publicar un libro 
sino para alimentar el ego en el aplauso efímero 
como si los días se fuesen a detener 
o los pájaros ciegos recrobrasen la vista

La poesía se queda en el intento 
a lo más 
hace a un cadáver exquisito






Mate Amargo

Hubo un tiempo en que contemplé volátil 
el trayecto de la caja de vino en dirección al mar 
bebí con amigos de quienes el nombre no recuerdo 
en las ruinas de una ciudad que ya no existe 
fui tenor y juglar 
estuve preso 
no sin antes quebrar espejos de vehículos lujosos 
y cantar abrazado al busto de Simón Bolívar

Todo dinero que por mis manos pasó 
fue en beneficio de los vicios 
asunto del que ahora no me arrepiento 
mas 
de haber tenido la sapiencia de los años 
habría enfrentado de mejor manera tales bregas

Imposté palabras y jugué con ellas de manera pedante 
la purga que permite el oficio 
no alivia la culpa 
más de una vez fui pez 
y paracaidista sin equipo 
secada el agua 
mi mano derecha es un barómetro

Allí donde van a morir los hombres en pena 
conocí a más de uno que dobló mis méritos 
sin reconocer el espejo que frente a mí tenía

(todo se diluye 
en el cáliz antaño feliz)

Sólo una cosa atesoro: 
amé a una mujer al punto tal 
que desprecié las libaciones y los labios que mi boca 
buscaban 
apoyé el codo no para beber 
sino para escribirle 
el más hermoso poema de amor que ella y yo conocimos

sólo el gusto de su beso perdura 
sólo el gusto de su beso perdona

La inopia me tienta 
la muerte juega con las blancas 
¿Puedo con este intento hacer mate? 





Sed

Mis alas terminaron en este sitio 
mis besos 
insaciados 
tal vez 
bajo esta luna blanca 
exista una mujer 
capaz de bendecir mis ojos

(el cielo se refleja en el charco 
el cielo se refleja en un charco)

Sigue lloviendo 
y mis palabras se deshacen 
en las cavernas del cráneo







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada