domingo, 15 de marzo de 2015

NANCY MONTEMURRO [15.216] Poeta de Argentina


Nancy Montemurro 

(Prov. Buenos Aires, Argentina, 1961). Poeta, docente, traductora. Miembro fundador de la Cooperativa Editorial NUSUD. Publicó la plaquette A doncella (Nusud, 1988); y los libros Craquelage (Nusud 1993), Arcanos Mayores (Edición Artesanal para Bibliófilos -1999- y Ediciones del Citrino, 2011), Rumbos del viento (Ediciones del dock, 2016).



de Craquelage


Mi poema es un dinosaurio blanco

Mi poema es un dinosaurio blanco
Se ha vuelto loco
dice haberme visto dentro de él
Me ha vuelto loca
digo haberlo visto dentro de mí
Quién nos viera así de locos
en propiedad privada 
sin poder pasar



de Arcanos Mayores (Ediciones del Citrino, 2011).



I. El Mago   

Quiébrate en mil pedazos.
Separa el desperdicio.
Busca entre tus ruinas
Los diamantes.
Coagúlate con ellos.


IV. El Emperador

En la fragilidad
de su línea
el horizonte domina
tierra e infinito.
Celoso emperador
lo imita.
Él,
es una línea
que tiembla.


VI. EL ENAMORADO

Camino bifurcado
obliga a una elección.
Avanzar con un pie
sobre cada sendero
tarde o temprano
parte a la mitad.
Optar por uno u otro,
también.
Imposible evitar el desgarro.


VIII. LA FUERZA

La maestría del gladiador
no consiste
en matar a la fiera
sino en transmutar
para sí
el poder de sus garras.


IX. EL ERMITAÑO

El tejedor que supo
tramar hilo por hilo
un dibujo imperfecto
puede ahora destejer
sin cortar
las hebras enredadas.
Del error
aprendió la perfección
y comprendió
el tramado de lo humano.


XII. El Colgado

Quien busca los orígenes
debe arañar la tierra
boca abajo
derramarse
hasta que sus entrañas
broten.


XVI. La Torre

Cúspide del rayo
en disonía
piedra sobre piedra
aplastan
las cortezas finales
cuando el trono
se desarma.


XVII. La Estrella

Tan alta la estrella
se asemeja
a una semilla del campo.
Cada cual en su sitio
multiplica profundidades.


XIX. El Sol

Yo que soy tú
que eres yo,
dos orillas
del mismo filamento,
fundaremos
un resplandor
tras las opacas corazas
que nos separan.




poemas de Rumbos del viento (Ediciones del dock, 2016).


La madre peina a su hija
una larga cabellera                                                        
de  hilos en  rebelión 
Mientras, ella repasa la vida,  
que también se enredó               
Debe formular las preguntas correctas                               
para darle  alguna respuesta                                     
a su propia cabeza enmarañada                              
Lentamente se ordenan,                                                                          
el amor en el amor
el desdén en el desdén
el pecado en el pecado
salvo un nudo    
hecho de olvidos y miserias
Necesita 
separar pelo por pelo
pero no hay tiempo, hoy
Ensaya un corte, tira
y la vida pasa
como quien pasa un peine





Soy una mujer que envejece
aquí, frente al papel
Los años pasan
y arrebatan 
aquello que no quiero perder
Enhebro                                                                            
la última palabra pronunciada,
retomo desde ahí
el discurso,
pero la vista falla                                                            
El ojo de la aguja
no es el mío
por eso veo 
al mundo deforme                                                                        
Debería  ajustar la mirada                          
a la esencia de las cosas               
atrapar  su belleza                                          
y serenarme


*    


La palabra es engañosa                                     
Si el viento la desnuda
se ve la faz austera del amor
No hay para siempre
ni jamás
Nada
es del todo                                                        
entero o parte
Mienten las palabras
miente el amor



Origen de la historia: 

la hija            
pide al padre
una manzana
Dan vuelta cada rincón
y no hallan
ni migas de pan 
        
En el hambre no hay paraíso

Eva, distraída,
se  paseaba desnuda


*


Fuerte sopla el viento 
explota el horizonte
La polvareda es 
esa pared blanca
que al tiempo detiene 

Cada imagen se borra                                
en la ciudad fantasma
y segundos después
el mundo reaparece
nítidamente armado                          
una vez más
                               
Mi vida                                                                    
en calle de tierra          


*


Puntada tras puntada
mi madre zurce 
las medias rotas
Con cuánta precisión
la aguja toma un punto, otro,             
y la herida se obtura                                  
Siempre una cicatriz queda
de ese desgarro,
pero se puede seguir
andando
a  medias



*


Entra oblicua la luz 
por la ventana
a las dos de la tarde
y despliega
su temprano abanico de sombras 
En la tenue opacidad                                                
una vida se instala
taza de café                                      
sobre la mesa                                   
mansa,                                             
esperando
que en el calor del rayo
alguien la consuma


*


A Diana

Tener un jardín                                                        
como si fuera un mundo                            
con leyes                                          
de vida y muerte                                       
entender la voz                 
que me habla  de la tierra                                 
caminar descalza                                       
para que nazcan raíces                      
y sentir                                            
cómo        fluye la savia                                                            
mientras los brotes crecen                                 


*


Para tío Abel, in memoriam

Que me quede quieta                        
viéndote  partir                         
desde  el umbral                               
envuelta en lágrimas:                 
eso esperaban                           
Habíamos sido cómplices
de nuestra travesía
en la metáfora del paisaje
donde  el  zanjón fue río
el montículo de tierra, las colinas
Sin noción de brújula o peligro
me escapé
tras tus pasos
como quien huye
a buscar la belleza
de una señal perdida
Crucé montes y ríos
en la resolana
Transgresores,
mis pies 
caminaron

En los días de abril
preferí la intemperie
de la lluvia
Su canto, sobre el cuerpo
caló los huesos
buscó unirse al latido                 
de mi corazón 
para elevarlo al mundo
en el ciclo continuo de las aguas


*


Al anochecer,  ante  la luna 
blanca
se abría la flor
Damas de la noche
embriagadas
en mutua seducción
tuvieron en  mis ojos                 
testigos                             
del milagro intangible                
Por vez primera 
algo dentro de mí 
se abrió            
al sensual despertar           
de los sentidos





.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada