sábado, 14 de marzo de 2015

HENOBARBO - NICOLÁS ISMAEL LETELIER SAELZER [15.206] Poeta de Chile


Henobarbo

Henobarbo (Santiago, Chile, 1980). 
Seudónimo de Nicolás Ismael Letelier Saelzer.

Estudio en los SSCC de Manquehue, cursó estudios de filosofía en la Universidad de Chile y de Derecho en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Durante un tiempo formó parte de las bandas Niñobien y Puta Marlon. El año 2010 publica su primer libro “Violencia barroca”. Actualmente se dedica a su oficio de librero en Santiago de Chile y ha publicado un nuevo libro: “Al sol invicto” (Lecturas Ediciones, 2014).



POEMAS DE HENOBARBO

I

A la memoria de Don Cristóbal Maino
muerto en batalla y enterrado en el cementerio de Père-Lachaise.


Me veo magnífico en mi estatua ecuestre
tomando cerveza 
soberbio en una estatua 
soy el hombre que dirige las tropas 
vencedor
reviso las gordas bolas de mi caballo 
diez kilos en la mano 
un pergamino
asimétrico
me ven hermoso
mi caballo tritura sus mandíbulas
babea la sangre de mil cristianos
mi caballo come carne
fumando un cigarro 
la joven se encuentra en placas de bronce 
inscrita
mis victorias son de carne y pelo
después de la resaca 
llora mi querida barra prostibularia
mi tía Olga-Zulema-Karlina
las topleteras de Avda. Matta 
nadie las tomó en cuenta
yo les daré hombres 
hombres más hombres que yo 
y mi caballo
pues este pecho
sometió a los Sármatas
saqueó Rávena
fui el primer converso 
el que prendió llamas a Savonarola
muerto en Tucapel
resucité en un Hawker Hunter
diecisiete años descendí a los infiernos
(un pasaje en el tiempo) 
al huir las sombras
bajaron las legiones desde cerro 18
dejaron un mojón calentito 
una tortita humeante 
querido regalo a su clase dirigente
los brutitos se la comieron felices 
no entendieron nada
¡los hombre al paredón!
¡las mujeres al comercio sexual!
¡debemos mejorar la raza!
mi caballo ha muerto
la estatua lo dice


II

Señalas en cada hombre 
una marca de infortunio
de pérdidas 
en este universo que se expande
ellos me señalan a mí
donde el tiempo y el lugar
la sospecha
son lo mismo y el otro
donde las palabras demarcan
los objetos se contraen
donde los hombres ponen fin 
la naturaleza comienza
¡hombre 
vales menos que el arma que he puesto frente a ti!
¡menos que sus municiones!
y el Sol Invicto nos rodea en todo
en todo lo que es bueno.


VI

El sol de enero 
cuece los cadáveres
huyen sin sus cuerpos las sombras 
de la basura
abandonada
la joven
de su ángulo obscuro
derramado
brota la primera orquídea
sus hermanas crecen firmes
robustas
las más dignas flores de la temporada


VII

A partir de la Venus del espejo de Don Diego de Velázquez.

Rokeby Venus
un lanzazo
perdido
en las plantas 
los dedos de tus pies
olores de una dama larga
confío
sin pecado concebida 
bella criatura
de tu cama brotan difuntos
diosa eréctil
capricho libertino
cupido 
tu hijo
sostiene el espejo
la imagen no es simple
la imagen no hace justicia
pudieras ser hermafrodita
en pincelada suelta
salto
manchado por la luz
salto
expulsado en punto de fuga
acabo
escroto mal cosido 
me irritas
puedo degollarte en tres segundos
uno 
dos
Rodrigo de Orellana golpea la mesa
softly as in a morning sunrise
softly as in a morning sunrise
softly as in a morning sunrise
this is the way the world begins
not whit a whimper but a bang.


IX

Los hombres Agrippa no dudan
los hombres Agrippa sospechan
construyen
esperan inquietos los días venideros
bebiendo el silencio
la fuga es un desmembramiento de sonidos
de notas que deben ser acabadas
en contrapunto y reiteración
rápido
el ternero
el ternero sangra
el ternero sangra tibio
Conrado Gesner
naturalista connotado
bibliógrafo compendioso
al momento de su muerte
consumido por la peste
mediocre Sibila
una frase obvia 
predecible
susurró
-tan poco es el tiempo y tantos los animales-
susurró.


X

Caminaba por la noche
de improviso
a mis pies iluminada
una paloma muerta
compacta
solo el cuello torcido
en contorción irreparable
decía
he muerto
y sabemos que debe morir
es el hondo fundamento
constatado rara vez
caminaba y caminaba pensando
¿una vez al año? 
puede ser.



XV

De Humani Corporis Fabrica libri septem
de tu obra sólo he visto láminas 
cuerpos hermosos
disección estilizada en la campiña
constreñido esqueleto 
cráneo suspendido
en la arista
una mirada se aleja
desnaturalizada
pérdida del cigomático mayor
amigo Vesalio
ligamentos y tendón claramente definidos
no habrá faltado quién quisiera verte arder
célebre
tuviste al mejor mecenas
a los grabados démosle crédito
es lo único que nos queda
en tus teorías refutado
elegante
hombre de ciencia  
debes estar preparado
qué olores 
qué momentos miserables
por mi parte
amigo Vesalio
te celebro
¿quién fue tu editor?



XVIII

Nací el año en que murió Bill Evans
nací con la antorcha con que me quemaron
forastero en la fuente del nosotros
en reflejos perdidos buscamos la mirada
distorsionado
un estímulo
y las pupilas se dilatan
todo adquiere profundidad 
las altas acacias del África
la vegetación domada en los jardines
adorna
da la sombra que necesito
Finisca in me la mia genealogia!,
ch'io vo' fottervi dietro, spesso, spesso,
poiché gli è più differente il tondo dal fesso
che l'acquata dalla malvasia
Aretino cabrón hijo de puta
me pondré mi túnica bordada
Hechicero
cantaré al agua
madre
hija de las nubes         
graciosa  bailarina de los cambios



XXVI

Dios cayó vencido
sobre las aguas
sangrando
largo tiempo
con sus labios morados
estuvo esperando tierno
a sus peces 
que ahora agolpados
devoran sus ojos muertos
en un instante 
ladridos
campanas en la catedral
en la profunda fiesta
he flanqueado dos milenios
en un instante
logran abrir sus intestinos colapsados.





Todo vuelve al sol invicto
AL SOL INVICTO (Lecturas Ediciones, 2014) de Henobarbo

Por Ernesto González Barnert


AL SOL INVICTO (Lecturas Ediciones, 2014) de Henobarbo o Nicolás Ismael Letelier Saelzer (Santiago, 1980) corresponde a su segundo poemario, tras Violencia Barroca (2010), de la misma editorial. Y no me cabe duda un salto hacia delante en el dominio y soltura cada vez mayor de su poesía. Rápidamente uno percata en su trabajo el dejo, el emparentamiento de su poética, con Maquieira. Al igual que Diego Maquieira con una factura ingeniosa y satírica y desenfadada como pocas, sobre todo en este delgado y largo país, aunque no es tan divertido como el maestro. Igual es refrescante y a ratos descolla, sobre todo en el capítulo: Sesión primera del cómite de higiene mental y otras observaciones, donde me parece que Henobarbo se luce y despega de su base, alcanzando altura y dimensión con poemas fantásticos como De la evaporación en los riegos, Observación del protocolo médico-forense Nº5 y Nº9, etc. Así también destaco algunos poemas en otro de los capítulos que conforman este amplio bufet de tiras y aflojas como El Bosco 1593… o Asalto a las imágenes…. Hasta en el capítulo que da título al libro despacharse ese poema tremendo y escueto que es 6. Un poemario que confirma a Henobarbo como un poeta que viene con ganas de llevarse la rama de laurel para la casa. Poemas como los antes nombrados o del inicio como Giga 12/8, Pavana Nº2 o Ritornello hacen de este poeta un arma cargada de futuro en un volumen que termina en sordina con un colofón de imágenes despampanantes y atronadoras en la cabeza.



De la evaporación en los riegos

Melgarejo
usted tiene un apellido gracioso
apellido superado sólo por el bueno de Mondaca
mañana lo quiero aseado
en el cuarto de limpieza le darán su uniforme
a las seis de la mañana se reporta en el parque
Mondaca le dará los útiles de aseo
y recuerde no regar malezas ni pasto seco.



1.

De un golpe
un gesto
sonido
sostenemos una vida
primer plano extrapolado
aceite y máquina
uno por uno
alternamos realidad 
realidad que estalla 
realidad que estalla a todos
a casi todos
y al pensar en el presente
presentimos una pérdida
pérdida y explicación 
tajada de vida
que ya sabíamos perdida
un pájaro voló
y ha vuelto 
y ha cantado para los vivos
para que los vivos recojamos nuestros cuerpos.


2.

En cada molécula
glándula
sacro y fase
cansado y abstraído
atento 
imagen tras imagen
imparable
en caída 
infinito y solo
se desprende todo cuerpo
transfigurado
y el miedo
ajeno a toda belleza 
realidad 
tocó la barba
mi barba
barba de mi padre 
y todo vuelve
todo vuelve al Sol
todo vuelve al lugar
todo vuelve al Sol invicto.


6.

Hijo
ante tus ojos
se despliega brutalmente
el poder patronal
sin turbar tu alma
en esta sociedad de castas
las fosas comunes aguardan 
tantos tontos útiles
acatar y obedecer
sin que desfallezca tu cuerpo
la imagen es sagrada
absoluta
hijo
mientras antes comprendas
el resentimiento se transa 
después de la muerte 
las heridas no curan
¿reconoces sus tierras?
el sol las ilumina
no temas y alégrate contemplando 
la forma de mi ser.


7.

El Sol áureo ha recluido al invierno
y lo ha escondido en las entrañas de la tierra.


8.

Cuánto terror sobrevendrá 
la trompeta esparciendo un sonido admirable
refutados los malditos
la tierra en penumbras 
y el Sol 
exhausto 
en órbita
exhalará 
un coro
último.



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada