martes, 17 de marzo de 2015

BÁRBARA PISTOIA [15.239] Poeta de Argentina


Bárbara Pistoia 

Nació en Buenos Aires, Argentina el 10 de marzo de 1979,  ciudad en la que vive actualmente. Escritora. Se dedica a la Gestión Cultural, Literaria y de Comunicación. Durante varios años ejerció un rol periodístico que llamaba la atención por la fidelidad a su estilo literario, intenso y descriptivo. Así colaboró en diferentes medios autogestivos haciendo de cada una de sus notas –dedicadas especialmente a reflejar y compartir música y artes audiovisuales, como reflejos de época y sociedad– un encuentro cercano con el lector, de intercambio emocional y cómplice. Habiendo publicado en reiteradas ocasiones sus escritos, poesías y prosas en magazines, participando en la Ciudad y otras provincias argentinas de ciclos de lecturas que invitan a compartir la obra propia, con un pasado en radio como guionista de secciones y también al frente de las mismas; el 2013 la encuentra esperando la edición de su primer libro “Quilombo, preludio, fotosíntesis”, que verá la luz por Wolkowicz Editores en mayo.




guerrilleros

guardé tu lengua
para allí encontrar mi nevada
levanté bandera blanca
rogué hasta quemar los salmos
que me salven de la ceguera
librando caprichos
y chupando una pantalla
mientras bailabas con otras
yo todavía podía caminar sobre tus zapatos
vos sujeto en cada una de mis tetas
un beso y un hasta cuando tenga que ser
alguna madrugada jugaba
a que guardábamos nuestras lenguas endulzadas
sucumbiendo amaneceres y deshoras
años nuevos bajo lluvia de aloe vera
tatuar manuales de supervivencia
para dos parecidos bien distintos
nos vi desarmar, sangrar…
me vi amar, te vi amar
unos y otros
en ventanas que no se volvieron abrir
la sorpresa te envolvió en un mensaje
y cuando menos pareciera, sucede
sucios, sucediendo,
te dibujé adentro de un triángulo haciéndomelo
mantra como abrazos rompieron malezas
erosionas dejándome sana
ave de alas en lentejuelas
tu lame se desviste con mi auxilio
regando flores que ya estaban secas
primavera de amor,
no hay techo que limite tu ingreso
donde guardé nuestras lenguas
aguardan mieles para curar gargantas
y hacer suave el pronunciamiento
al mar no se lo duerme
a los bosques no se los quema
todo lo de adentro es nuestro
cuanto más me jales
somos cajitas musicales abiertas
que viajan por las constelaciones desnudos



Be my cowboy

hola imán del amor.
estás cerca, compartiendo este techo que necesita de nubes rellenas de jadeos y acá voy yo. sin pronunciarte un saludo directo a tu nuez, sin que sepas que llevo puesto.
la ropa interior se exilia. señora paqueta se espanta, una madre tapa los oídos al niño que seguramente droga esa noche al año que su marido la visita habilitando la salida de emergencia. las jóvenes lloran como en la playa cuando pasa el payaso con los pirulines y estaban estáticas lagartijas sacándose fotos entre ellas contándose tsunami el trofeo de la noche anterior. los pibes discuten a messi mientras sus madres sirven chocolatada sin darse cuenta que nada necesitan más que sacarla. pero ese mundo no es nuestro, cowboy piel curtida de sol renaciente y re poniente.
enamorás y entonces acá saboreo.
olfato de hembra que reconoce al macho: verlo, vibrarlo, sentirlo, cogerlo con tan sólo olerlo.
tu target jardinero me disuelve pero si supieras lo bien que vamos, primitiva y de raíz, haciéndonos el otoño abismalmente.
carne que frota carne, prende fuego y humedecidos tenemos casi todos los elementos.
sí, les dije lo hermoso que estaba el amor.
es amor.
pero el amor se hace, lo que se piensa así de instinto es el coger.
sexo permuta asteroide que pasa la música mientras abriéndome de posibilidades arder es un diamante.
dejé de fumar, no me prendo los puchos pero sí me prendo los thundercats en nombre de un mundo mejor.
entonces ya sabes como estoy.
una o dos escenas, garritas de llamas y garritas de karma que me escatimas en tu ausencia.
me decís linda y no es que me quitas el sueño, pero tampoco me quitas nada y no me dejas dormir niña exploradora de cuevas entre nieblas.
las luces bolicheras y los cazafantasmas se desvisten para ponerse el nuevo traje de cazacaretas.
pero ese mundo no es nuestro, cowboy piel curtida de sol renaciente y re poniente.
entonces te hablo de ciencias exactas: cogeme por favor, así cogible como sos y con ese miedo que me da saberte adentro dejándome desnuda de imperfecciones.
la estrella gime y late, quiere ser penetrada por tu providencia.
lo piden las cebras que peligran de extinción acurrucadas en el orgasmo que no llega, el orgasmo que mi lengua dibuja en la mano como un boceto para luego tocar propias profundidades que enfrentan la guerra histérica de querer hacerlas unicolor. no, no puede ser, las cebras son cebras, blancas y negras. dios mío y déjanos caer en la tentación.
no sos quién para tapar este cielo, rescate y salvadora juguera de algo que pasa entre nuestras piernas. inquebrantable, imparable.
las pequeñas muertes presas son el ataque respiratorio de los animales que cabalgan las venas de la humanidad. por eso compensan el desplante a la fauna andando en bicicleta. humanos, mortales, para ellos no hay mucho que vos y yo solos podamos hacer. pero sí por ellas, las rayadas y rayas.
es un manifiesto único que nos regala el Universo de ser héroes. compartámonos los carruajes, llevame por tus espermas y al unísono será la libertad la que nos manche a los dos juntos nuestras caras mientras guardamos en barcos de papel las posiciones que las medusas sueñan alcanzar de noche en verano con las olas más inmensas.
y aquí ya cogida, rodeada de energía galopante gracias a la emancipación de nuestros asnos salvajes,  me pregunto qué mal se querrán hacer algunos como para irse a dormir tan secos.
porque ante todo soy un unicornio, así que también pienso en el amor pero siempre después, siempre más tarde. me han acusado por demorarme y he sido mula de esas acusaciones, pero nadar en la propia sed me enseñó a que no es tarde pensar en el amor después, es nutrición en polvo. por eso primero habito la fantasía y desde ahí vuelo a lo real.
y ahora en un punto medio, le ruego a las tres vírgenes de Orión lo que sé que así es y será: vos mojado cerrando los ojos y teniendo dulces sueños. y yo en el punto medio, con gratitud hacia Orión por lo que sé que es y que así será: mojada, voy cerrando los ojos sabiéndote que para mí vos sos hermoso en los dos tiempos. por eso primero soy devota desde la fantasía y luego verbo carne de lo real.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada