viernes, 6 de febrero de 2015

ZHANG QINGHUA [14.738] Poeta de China


Zhang Qinghua

Nació en octubre de 1963 in Boxing, Shandong. Poeta, crítico literario, editor y profesor universitario de Literatura China moderna y contemporánea en el Instituto de Literatura de la Universidad de Beijing. Dirige las comunicaciones internacionales en el Centro de Literatura China Contemporánea en la Universidad de Beijing. Algunas obras publicadas: Polymorphic and metamorphic malware detection, 2011; Best poems, 2012; Winter Sun: Poems, 2013. Como crítico literario publicó las obras: China’s Contemporary Avant-Garde Literary Movement y Critical Literature Abroad: Historical Accounts in Contemporary Chinese Literature. Editor del Periódico Literario Chinese Literature Today. 






PROFECÍA

Tiempo vendrá para nuestro extenso sueño subterráneo
Querida, ¿cuándo tu barro se mezclará con el mío?...
Como cuando el corazón se apretaba contra el corazón y la mano
 estrechaba la mano

Tiempo suficiente para recordar un verano de hace muchos años
Una tragedia representada, una terrible tormenta
Con escenas de amor que advienen y se desvanecen,
De flores brotando luego siendo sopladas en el barro
Tiempo vendrá para que compartamos
Al fin una larga conversación, querida
Nadie para interrumpirnos, nadie
Escucha la red de palabras que tejemos
Pero ahora vivimos cada uno en una celda
Con paredes endurecidas y cuerpos frágiles adentro

Tiempo vendrá para la satisfactoria cercanía
Como si nunca hubiéramos llegado a este mundo
Como si nunca hubiéramos perdido una oportunidad especial
O encontrado uno al otro en medio de desastres
O quedado con estos recuerdos de vida y muerte
Como si nunca hubiéramos tenido
Un sueño de felicidad y plenitud






UN VIEJO SEPARADOR DE LIBROS

A los cuarenta, el calcio de mi cuerpo se erosiona lentamente
Como un salón de té en la tarde, buen gusto en su decoración
Fina demostración de plantas en maceta; puente con piscina
 burbujeante

Hay música y pasos de mujeres
Elegante oscilar de detalles, rebeldes trenes de pensamiento...
En medio de actitudes agotadas. Descuidados momentos
 a la deriva
 A los cuarenta, no puedo recordar aquellos primeros deseos
fervientes

En el campo de un país mirando hacia la ciudad
No puedo recuperar el sabor de mi primer beso

O el primer sabor tembloroso de fruta prohibida
La memoria se desvanece, como las puntas amarillas
de los árboles en septiembre

Hierbas de otoño escasean en la fisura de una roca

A los cuarenta, como un libro de lectura para los años
El hilo se pierde a veces, acertijo irresoluto
El Capítulo Uno se desvanece, detalles monótonos se recuerdan
Los ritmos se retrasan, sin olas para arrebatarme
Pero leyendo una tarde caigo en trance
Un viejo separador de libros cae de las páginas, borrando
 mi mirada






SOPLA UNA RACHA DE VIENTO

La abuela se sienta en la sombra vespertina
Agitando un abanico de hoja de plátano
Sus pechos sueltos, caídos

Sopla una racha de viento

El abuelo teje una canasta bajo el alero
Tarareando la melodía que se sabe tan bien
Desafinado como un grillo al final del verano
De prisa en su camino a una cita

Sopla una racha de viento
Mira la revista amarillenta, el viento la ojea sobre un taburete
Anteojos que les falta una sien
El humo que aún se eleva de una colilla de cigarrillo
alumbra y se atenúa en el crepúsculo como la memoria

Sopla una racha de viento



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada