sábado, 28 de febrero de 2015

WALTER FRANCO SERRANO [15.104] Poeta de Ecuador



WALTER FRANCO SERRANO


Poeta ecuatoriano nacido en Quito, en 1932.

“Franco Serrano, “Umbral”, fue siempre un poeta de forma limpia, de gran transparencia. Su maduración siguió la línea de una creciente tensión lírica y condensación idiomática.  Franco Serrano trabajó la metáfora con fuerte carga emotiva y rica sustancia humana, y algunas de sus metáforas tuvieron extrañas y hondas resonancias. El amor y el dolor humanos le sedujeron como temas, y les dio notas  tiernas y graves, y cierta dimensión transcendente.” Hernán Rodríguez Castelo.


De
EDADES TRANSPARENTES
Quito: 1991


9.

ORFEBRE

Como río hinchado por la tormenta
corre mi sangre
— serpiente luminosa en busca de su nido —
y, cual leños en el fuego,
crepita mi pensamiento.

¡Supremo instante!
El don divino
se manifiesta en su doble
condición humana.

¡Príncipes del Fuego,
del Aire, del Agua!
Aqui estoy junto al deseo de Twashtri
que adquiere forma
en el universo finito de la perla.

¡Gozo total!

Entre mis dedos
el hálito divino.





10.

ORFEBRE

¡Cuán vano
es el esfuerzo del hombre!

Toma formas de aire,
escribe sobre la arena,
dibuja en el agua,
de este modo piensa
agradar a los dioses
y eternicar el instante
pecario de su vida.

Cuan poco sabe en cambio
del fuego interior
de los elementos,
de cómo se purifica el carbón,
se embriaga el topacio
y Twashtri se convierte
en un hálito
cuando renace la mujer
en cada alumbramento.





MARINA

         Corren los niños hasta el mar,
         le enmarañan las olas
         como al cabello de un abuelo
         y el oceano piensa
         en las nostálgicas ciudades
         que llevan los niños por la sangre.

         Después me entierro en la arena
         y me finjo muerto,
         para sorprender esos pequeños
         destrozos de veleros y ensenadas,
         de gaviotas degolladas por el viento.

         Una gran ola se rompe en la playa
         y naufragan mis pupilas.





ORILLAS

Ardo lentamente.
A la noche una luz muy débil
me llama a la distancia,
y es mi alma que piensa y mira
a la orilla de ese río
espejeante de la vida.

¿Qué árbol me puede dar
la señal exacta, el límite
preciso del pueblo que yo busco
y no encuentro en mi desvelo?

Altas montañas de mi pena,
cordilleras inmisericordes
de tu ausencia.
¡Cómo se fatiga el cuerpo
a la sombra de todos los caminos!

Escucho una música
y es tu voz la que me circunda,
entonces mi soledad
ya no es la misma,
mi sangre toda
es arena nueva. 

                           
TEXTOS EN PORTUGUÉS
Tradução de Antonio Miranda


OURIVES

Como um rio inchado pela tormenta
corre meu sangue
— serpente luminosa em busca de seu ninho —
e, como lenha no fogo,
crepita meu pensamento.

Supremo instante!
O dom divino
se manifesta na dupla
condição humana.

Príncipes do Fogo,
do Ar, da Água!
Aqui estou junto ao desejo de Twashtri
que adquire forma
no universo finito da pérola.

Gozo total!

Entre meus dedos
o hálito divino.


         10.

            OURIVES

         Que inútil
         é o esforço humano!

         Assume forma de ar,
         escreve sobre a areia,
         desenha na água,
         desta maneira acredita
         agradar aos deuses
         e perenizar o instante
         precário de sua vida.

         Sabe tão pouco, porém
         do fogo interior
         dos elementos,
         de como se purifica o carvão,
         se embriaga o topázio
         e Twashtri se converte
         em hálito
         quanto renasce a mulher
         em cada deslumbramento.




         MARINHA

         Correm as crianças para o mar,
         se emaranham as ondas
         como nos cabelos de um avô,
         e o oceano pensa
         nas nostálgicas cidades
         que carregam crianças no sangue.

         Depois me enterro na areia
         e finjo estar morto,
         para surpreender esses diminutos
         destroços de veleiros e enseadas,
         de gaivotas degoladas pelo vento.

         Uma grande onda quebra na praia
         e naufragam minhas pupilas.
        



         MARGENS

         Ardo lentamente.
         Pela noite uma luz tênue
         me chama à distância,
         e é minh´alma que pensa e mira
         na margem desse rio
         espelhante de vida.

         Que árvore pode me dar
         o sinal exato, o limite
         preciso do lugar que eu busco
         e não encontro em meu desvelo?

         Altas montanhas de minha pena,
         cordilheiras impiedosas
         de tua ausência.
         Quanta fadiga no corpo
         à sombra de todos os caminhos!

         Escuto uma música
         e é tua voz que me envolve,
         então minha solidão
         já não é a mesma,
         meu sangue todo
         é areia nova.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada