domingo, 15 de febrero de 2015

VILMA OSORIO [14.887] Poeta de El Salvador



VILMA OSORIO

Nace en 1981. Ha pertenecido al Taller Literario La Casa del Escritor.Sus poemas aparecen publicados en la página web “Voces Amigas” de la poeta argentina Graciela Kiriadre, 

También ha sido publicados en el Suplemento Cultural Tres Mil de Colatino. 

Participó en V Festival Internacional de Poesía de El Salvador.

Fijación De la Costumbre edición I fue lanzada a Latinoamérica en el 2013 ,Actualmente Vilma Osorio , está trabajando en la segunda edición de su poemario.











Esta noche huele a pasado,
pasado en frasco pequeño.
Las historias frotan el pecho
El aceite de mirra es escaso,
porque los detalles están gastados
y han perdido la fragancia.
El por qué se ha evaporado
y solo queda la etiqueta.
Esta noche brilla el sol
y es hora de embalsamar las historias



***


Un silencio ensordecedor
perturba los laberintos
que inundan la crisis de ignorar
por qué existo.
Y si no existo, quién escribe en este
momento
molinos de insurrección
contra todos y todo
y a la vez, pasiva.
Sin voz.



***


Sin identidad.
Sin ningún reflejo en el espejo.
Con huella digital transparente.
Carente de latidos,
colmada de fantasmas que atraviesan la
espalda
y se mofan de mi aspecto borroso,
de mi risa forzada.



***


Amanezco, encarno a la luna.
El menguante no perturba.
El creciente invade
el espacio
saturado de negrura,
negrura teñida de verde
de verde pálido,
de pálido cielo.
Y soy la inexistencia viviente,
viviente leyenda, leyenda ceniza.
En el espejo se congelan los reflejos.
Los reflejos de madrugada
meditabunda.



***


Quiero:
un eco
una mano
un roce
un destello
quiero



***



Hoy desperté dormida:
con el velo del sol y la cara ensombrecida de pájaros rapaces

ayer todo era verde
(y sigue siendo verde)

el beso de la nube desintegra el aliento
no existe calma, solo delirios ciegos
obscenos
que despojan de lunas la noche

las preguntas, la furia, el pan
saturan de veneno la garganta

los amantes son cadáveres
ruidos
sonrisas que duelen en exceso
y el sol está desnudo
(los pájaros desistieron)



***


[Ayer, trituré las raíces de tu imagen
y la piel reclamó tus manos tétricas]

[Mis labios recobraron la memoria]

La boca seca
el recuerdo musgo
de tu voz muerta

Regresaste del misterio verde y estabas llorando
tu vientre salpicó un rostro
(eran muchos quizá)

Seguiste llorando, me acerqué
tus brazos desaparecieron
el espejo estaba sucio, demasiado borroso
Respiraste
tu aliento explotó los cristales
deseaba limpiar los vestigios y aparecieron mariposas aplastadas

Ahora entiendo tu locura por las mariposas
tu obsesión por el vino
el rencor de tus dientes
Te convertiste en niña y tenías brazos, un antifaz, una camisa de fuerza.
gritaste.
Hoy, eres la veterana de la esquina
de un lugar desconocido
rindes tributo a las mariposas
ya no las aplastas. Te cansaste, se cansaron.

Cada tarde buscas un espejo
en el reflejo miras el cielo
la luna se apodera del espejo

Te fuiste, no estás. No hay cielo, no hay mariposas, no hay reflejo.

02/03/06



***


Carnadas valientes se resisten
se retuercen, se encogen
Los gritos, las señales de humo:
se deslizan.
La corriente no parpadea
Un efecto, ¿un triunfo?
No
Hay burbujas
Aguijoneadas por algas osadas

No importa la metáfora ni la denominación
Pero, ¿quién les sacia la sed, alivia los vacíos o, por lo menos,
tapa la boca de los anhelos?

¿quién calma los rugidos de sus estómagos?
Ni siquiera jugar a los dragones,
ni siquiera recoger latas huecas

¿qué necesitan?
Todo
¿qué reciben?
Lo único que tienen

Niños cometa, ojitos carrousell
Un chocolate es el tesoro, una moneda el mapa; pero no lo encuentran,
se les deshace con un no
Comen grillos, piensan que son camarones
Y qué más da

qué más da.

02/02/2004



***


Las lentejuelas parpadean
y las quejas se evaporan
cerca del manto negro.

Los meteoritos
cantan, queman, barren
los recuerdos
cerca del manto negro

El ayer escabroso,
el presente de polvo

cerca del manto negro.



***


Flor obsesiva que recuenta sus pétalos caídos
y enjuga el rocío
que la acompaña en sus madrugadas.



***


Quiero que los recuerdos se estampen en la médula.
Sueños, no se estrujen,
páginas, no se despedacen.

El espíritu férreo se oxida.



***


El viento huye, el sol da la espalda.
Las arenas discurren nómadas, sin mochila.
Suplico que llegue la noche,
que las estrellas se opaquen
y se desprendan las sombras de los cactus.



***


Roca, te conviertes en arena.
Abro la mano, esperanza en flor.
Te desvaneces.



***


Laberinto, cárcel, cueva.
Caricatura, isla, cavernícola.
Coloreo la imagen.
Ahí estoy.


***


Hay escasez de arena en esta playa.
La sal es débil y carece de un cielo que cubra las lágrimas del sol

La lengua del mar está seca,
el estómago de los peces rompe las rocas
y los partos de las tortugas son aterradores.

No existe calle que nos lleve a la calma
Las olas son lentas
Despierto.


***

A veces piensas que tocar fondo es la solución.
Pero bajas
y bajas
tocando el ahogo

y te asfixias en el descenso.



***

Los rincones de esta casa están quebrados, carcomidos
Las hormigas escapan sin equipaje, con los ánimos rotos

El olor a pasto despierta las ganas, los pies dudan, los ojos deciden.
Las ardillas y la velocidad: asustan, asustan

Inundan el estómago de miedos.

La madera está húmeda y ennegrecida:
No hay reparación que valga.



***



Una aurora tatuada en el hombro izquierdo anuncia el sol.
El calor germina gota a gota amaneceres rojos-naranja.
Las gotas sacian la sed y los viajes sin retorno
son un círculo donde el inicio es el fin,
donde el fin es un latido, una sonrisa, un abrazo.
Un abrazo de lino fino, de lino blanco y perfumado.
Perfumado de brisa, de orquídeas.

Lleno de música
de riachuelos
de riachuelos coloreados de peces
de peces que son besos:
besos de madres
de niños dulces
de dulces ecos.
Ecos de libertad
de fulgor
y de Dios que renace de un botón de rosa.
De rosa roja
de rojas risas
que anuncian de nuevo
más vida.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada