jueves, 5 de febrero de 2015

SANTIAGO ESCUTI ORREGO [14.713] Poeta de Chile



Santiago Escuti Orrego 

Fue un poeta chileno de ascendencia vasca, nacido en Rancagua en el año 1855. Empezó sus estudios en su pueblo natal y los concluyó en el emblemático Instituto Nacional, a pesar de haber recibido el título de Abogado el 9 de enero de 1883, se dedicó a las letras y la pedagogía, ejerciendo durante toda su vida la docencia. Ya en el año 1871, impartía clases como profesor de gramática, Literatura y filosofía. Fue Catedrático de Filosofía y Literatura en diversos establecimientos de Educación, así como fue también creador de los Institutos de Libre Enseñanza en Copiapó, Ciudad en la cual es hijo ilustre.

Nació en Rancagua el 25 de septiembre de 1855. Cuando sólo contaba con siete años de edad, escribió una tierna poesía dedicada a su madre. Sus creaciones lo identificaron como un poeta sentimental e inspirado, con marcada tendencia al romanticismo. Entre sus numerosas obras se destacan “Nueva Revolución”,”Contemplaciones”,”La Caridad”, “El Credo Republicano”, “Mis Dos Maestros” y la “Batalla de Sempach”, esta última destinada a cantar la independencia de Suiza . En 1879, formó parte del Comité Oficial encargado de levantar el espíritu y encender la llama del patriotismo público ante el fantasma de la Guerra del Pacífico. En 1884 publicó en “ La Lectura” una biografía del poeta Eusebio Lillo. Ha prestado su concurso a la Revista “Artes y Letras”, “El Imparcial”, “Los Debates”, “El taller Ilustrado”, y a la “Revista Chilena”. En el certamen Varela de 1887, obtuvo el éxito su canto titulado “ A las glorias de Chile”. Ha escrito diversos estudios sobre la mujer, ya sobre su enseñanza, ya sobre su glorificación. Durante la epidemia de cólera (1887) , auxilió a los pobres y desempeño importantes comisiones oficiales de interés público. En el certamen del periódico “ El Pan del Espíritu” (1888) obtuvo cinco premios con sus composiciones tituladas: “Dura Prueba”, “Un Beso”, y el “Político y el Poeta”. Igual distinción alcanzó una colección de poesías suyas en el Certamen de la Exposición Nacional de 1888. En 1892 fue nombrado Miembro de las Comisiones Universitarias, por el consejo de Instrucción Pública. En 1902 funda la tercera compañía de bomberos de Quillota, junto con Andrés y Enrique Miller. En los certámenes del Centenario (1910) el Consejo Superior de Letras y Bellas Artes le otorga el primer premio, medalla de oro al mérito por su colección de poesías líricas, concediéndole la más alta distinción que lo consagra como uno de los más grandes escritores Chilenos. A su vez en (1925) le es otorgado el premio de literatura “ El Ateneo”( equivalente en esos años al premio nacional de literatura.) En 1890 fue nombrado rector del Liceo de Constituciónl y el 30 de noviembre de 1893 pasó a desempeñar el mismo cargo en el Liceo de Hombres de Quillota, el cual desempeñó con singular éxito hasta 1922. Posteriormente , como una forma de retribuir la inmensa obra desplegada a favor del Liceo Fiscal de Quillota, en particular y en la educación en general, le fue colocado su nombre al plantel que dirigiese por tantos años. Don Santiago Escuti Orrego falleció en la ciudad de Santiago, en febrero de 1930 , a la edad de 75 años.




Decreto Nombramiento Rector, Liceo Fiscal de Quillota, con el cual fue nombrado Don Santiago Escuti Orrego.

                                Poema de Santiago Escuti Orrego


Análisis de la obra poética

La obra poética de de Santiago Escuti Orrego debe ser interpretada como una reacción del espíritu romántico, de raíz Española, frente al influjo de la literatura de corte realista y costumbrista promovida por el liberalismo. Así frente a la tendencia liberal, positivista y anticlerical, que reniega de la matriz española y que impone claramente su hegemonía durante la segunda mitad del siglo XIX, Escuti se identificará crecientemente con la corriente espiritualista, hispanófila, cristiana y mística, propia del romanticismo español de la primera segunda mitad del siglo XIX. Romántico, por temperamento y formación, Santiago Escuti encontró sus paradigmas o modelos de composición poética en los cásicos del romanticismo español: Espronceda, Zorilla, Campoamor y Gustavo Aldo Bécquec. Su poesía tiene un claro trasfondo filosófico cristiano y Tomista, que se le lleva a poetizar las ideas – fuerza del cristianismo y a exaltar la figura de Cristo, en que visualiza al hombre-Dios y el educador moral, como lo manifiesta claramente en su poema “ Al maestro de los maestros” 

Legado

La obra poética de Santiago Escuti Orrego contribuyó a una revalorización de la poésia lírica en el ambiente literario de fin del siglo anterior. Fue uno de los pilares del renacimiento poético que Chile experimenta en las últimas décadas del siglo XIX. Prueba de ello fue su activo concurso en la revista "Artes y Letras" y a la "Revista Chilena", así como los numerosos premios que obtuvo en ese período en diversos concursos y cértamenes literarios.


A Quintero

Quintero, lugar de ensueños,
de belleza singular
en tu amoroso regazo,
ríe y canta alegre el mar.

Junto al embrujo y leyendas,
que a tus playas, fama dan,
rodeada de verdes bosques,
se levanta tu ciudad.

!Oh, lugar maravilloso,
cuanto me place admirar,
de tus risueños parajes,
la dulce, inefable paz.

Y en la quietud de tus noches,
cuan grato a mi alma, es soñar,
mientras la luna proyecta
su blanca estela en el mar.

Libro: Rosas Pálidas /Autor: Santiago Escuti Orrego





Ofrenda, por Santiago Escuti

CRÍTICA APARECIDA EN EL MERCURIO EL DÍA 1927-06-19. AUTOR: JUANA QUINDOS



“Sé que no pueden mentir
ojos que saben, al par,
con el que ríe, reir;
con el que llora, llorar.
Si triste a solas suspiro
ellos consuelo me dan
adonde quiero que miro
allí sonriéndome están”…



Todo es paz y silencio en la casa. La huerta es amena y frondosa. Crecen las rosas a par de los jazmineros.

En el silencio se oye –al igual de un diamante sobre el cristal- el chiar de las golondrinas que cruzan raudas sobre el azul del firmamento. El poeta está en el jardín sentado junto a uno de los balcones. Tiene el codo puesto en el brazo del sillón, y la mejilla reclinada en la mano…

Se necesita la complicidad milagrosa de Azorín para comentar a quien, en 1927, distrae su cansancio con la cajita de música -1830- de don José Selgas.

Firmado como Ginés de Alcántara.











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada