lunes, 16 de febrero de 2015

RODRIGO HERNÁNDEZ PICEROS [14.893] Poeta de Chile


Rodrigo Hernández Piceros 

(Santiago de Chile,1974). Es Poeta, Periodista, Gestor cultural y Licenciado en Comunicación Social. En 1997 junto a Aldo Alcota funda la Revista Derrame que es la publicación oficial del Grupo Surrealista Derrame que integran poetas y pintores.
Junto a ellos ha organizado una serie de eventos tanto a nivel local como a nivel internacional, entre ellos varias lecturas poéticas, lanzamientos de libros, perfomances, exposiciones, etc.

Es así como participó en la organización de la exposición internacional “El Umbral Secreto” (noviembre 2009) que reunió la obra de más de 200 artistas de todo el mundo en el Museo Salvador Allende y también en la muestra-homenaje "Roberto Matta: Au milieu des fauves” presentada en el diario "La Nación", de Santiago en noviembre del 2004. En el 2008 es invitado a colaborar en la exposición surrealista ‘O Reverso do Olhar’ en Coimbra, Portugal. Y en el año 2005 escribió dos textos para el catálogo de la exposición “Derrame Cono Sur o el viaje de los argonautas” de la Fundación Eugenio Granell en Galicia, España.

‘La Perseverancia del Sueño’ es su primer libro y fue publicado en noviembre del 2006 (prologo de Marie- Dominique Massoni, e ilustraciones de Romual Roudier), bajo el sello de Ediciones Derrame. En marzo 2011 La Editorial "Brumes Blondes" (Holanda) publicó un booklet con 8 de sus poemas traducidos al holandés por Laurens Vancrevel. En esta colección se han publicado 21 cuadernillos y sólo dos chilenos figuran: Ludwig Zeller y Rodrigo Hernández Piceros. En 2012 publica: "Pasajero de la eternidad", Ediciones de la Anjana Suta Academy Chile, Santiago de Chile.  

También parte de su obra poética ha sido traducida al francés e inglés y holandes y sus poemas han sido publicados en revistas y catálogos de Francia, Colombia, Holanda, Portugal, España, EEUU y Chile. Como periodista en los años 2002-2003 fue colaborador del área de comunicaciones de la Dirección para la Comunidad de Chilenos en el Exterior (DICOEX) del Ministerio de Relaciones Exteriores. También escribió para la revista “El Volantín” y el boletín de DICOEX. Desde hace cuatro años practica bhakti yoga en ISKCON Chile. Es editor de la revista Utsaha de la Anjana Suta Academy Chile. 
Actualmente Hernández Piceros se encuentra trabajando en tercer libro de poemas: "Las reglas del infinto" , en un libro sobre Joaquín Edwards Bello y un libro homenaje al poeta Armando Uribe.




EN LA VÍSPERA DE LO PRIMITIVO

Mi cerebro era la serpiente que carcomía las fronteras del sueño
Lejano país por donde permutaban aves
Había todo un aislamiento que la incomprensión 
Era tan sólo una cábala
Las armonías se constataban en acertijos de infancia
La búsqueda era penetrada por los ojos de un jabalí
Había tanta espera concentrada en los párpados de un ciego
Un disparo sintiéndose víctima de la sin razón
Y un sin fin de niños jugando a incendiar el planeta
Por donde pasaban ritos e invocaciones
Bajo viejas danzas sumadas al eje de la existencia
Había todo un porvenir en el color de los caracoles
Una tregua esfumada de la boca de un arácnido
Que hacía más deliciosa esta apertura de las cosas
Tan semejante a una crucifixión en día domingo
Había un compás derramado en alquimia
Paralelos atrapados en el ojo del tiempo
Cordura anticipada por el huracán del silencio
Bestias entregadas al olor de la noche
Había un gesto provocado por la indiferencia de la muerte
Bajo señales divinas grabadas en piedras
Pasatiempos inventados en la juventud del mundo
Que conducían a la búsqueda del rinoceronte
En la víspera de lo primitivo y su esplendor.

Había un desayuno que latía en borbotones
Mientras las miradas golpeaban los frutos lunares
Y caía un agua incandescente que desarmaba todo
En una esquina la palabra ‘español’ era sacada de su contexto
Para columpiarse en el sueño del tigre
Había bellos recuerdos acogidos entre la niebla
Cual ciego que reconoce su propio rostro
En el fermento de los líquidos uterinos.

Las esferas juegan a ser nudos de olas
Mientras yace la quietud del fuego
A través de visiones antiguas
Como un recado de la niebla
Aún cuando todo es mito
Perros envueltos en siglos
Comparaciones perfectas
Entre la noche y su reflejo






Aún es Ella la que contiene el mar en sus rodillas
Ignorando todo el pasar de los sueños
Caminos vestidos de albatros y paisajes lunares
Una mansión que recupera su identidad
Con el armario puesto en luna llena
En la hora de la avispa vigilante
Mientras se clava la estalactita en el ojo del mundo
Precisamente era necesaria esta canción
Con sus cuerpos tan cubiertos de besos y amapolas
Para descifrar los enigmas de la pureza
Pureza encontrada en una sola pieza
Radiante como un muro sin fondo
O una tempestad en medio de una lágrima
Que ruega beber de lo más profundo
Mientras los duendes cosechan su propia fortuna
En este apartado que resalta las camisas pardas
Y los temblores de otoño.

De La perseverancia del sueño






     Para Artur do Cruzeiro Seixas

Rompe la palabra al desnudo que se cruza
Cada luz venida en vano
Por donde van los ojos del sueño
En perfecta armonía baja la sangre
Más allá está toda la obra abierta
Como huella sin nombre en la altura de Dios
Pájaros errantes se multiplican en cada hemisferio
Será el dolor la punta de todo
Bajo paracaídas envueltos en la comprensión
Centinelas bosquejan el panorama a seguir
Mientras la hora se somete a la idea que penetra
La locura de los ciegos en medio del sol.







LOS DESPOJADOS

Los ojos se cultivan como enredaderas que crecen del hábito de una monja
La espera de la mano de la cordura rompe el equilibrio en la ciudad de Dios
El tráfico del agua pone en peligro los planes del planeta
El pensamiento de un tigre es tan irreal como una mordida gigante
Los placeres de Edipo son embotellados uno a uno
La relación entre dos principiantes es en los acordeones del sueño
Un lago traga relámpagos al final del tiempo
Hay tantos transeúntes como se pueda imaginar
A un costado, una antigua iglesia evoca partituras de Bach
Los labios se dirigen al espejo en busca de la mirada interior
Caen todos los sueños como un diaporama encendido
Caen las señales nobles de los aprendices y sus maestros
Caen en recuerdos atónitos de la primera edad
Caen los murciélagos y sus reputaciones adormecidas en llantos
Caen los misántropos y los vestidos de novia
Un palpitar se enriquece con la mirada de Dios
Un calamar se envuelve en los pañales de un niño
Un boxeador recoge sus cenizas en un cuadrilátero
Un avión enloquece de tanto ignorar el mar
Había tanto ruido en las esquirlas del corazón
Y tantas palabras repetidas sobre el diván del mundo
Que no encontraba las directrices que me llevaban al mapa de la inocencia
Bajo el signo de Mercurio escondido entre los brazos
Pensé en escribir con las cuatro plumas del firmamento
Pensé en la agonía que hay entre tanta guerra
Pensé en dormir en una mañana sin fin
Pensé en la oportunidad de salir del destierro
Pensé en todos los hijos del mundo
Y ahí estaba vacío,
Dormido entre tanto llanto
Quizás habrá otra vida
Quizás habrá otra vida para los despojados.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada