martes, 24 de febrero de 2015

RICARDO GONZÁLEZ ALFONSO [15.049] Poeta de Cuba


Ricardo González Alfonso

Ricardo González Alfonso, (1950 nacido) es una Cuba (Cuba) periodista n. Se detuvo en el marzo de 2003 y se condenó a 20 años en la cárcel. Los reporteros Sin Fronteras (Reporteros sin fronteras) llamaron a Alfonso Reportero del Año 2008.

Ricardo González Alfonso nació en 1950. Hacia 1995, Alfonso había comenzado a trabajar para la Prensa de Cuba, una agencia de noticias (agencia de noticias) independiente, y hacia 1998 se había hecho un corresponsal (corresponsal) para Reporteros Sin Fronteras. También publicó historias en la vida cotidiana en Cuba para salidas extranjeras.

Además de su periodismo, González Alfonso publicó un volumen de poesía, Los hombres pecan Rostros (Hombres Sin Caras). y trabajó como un guionista para la estación de la televisión estatal Televisión Cubana (Televisión Cubana).

Encarcelamiento

En 2003, González Alfonso se detuvo en su casa durante el primer día de las medidas enérgicas de la prensa nacional que se llamarían más tarde la Primavera Negra (Primavera negra (Cuba)). Las autoridades cubanas le acusaron de estar "en la paga de" y "minar de los Estados Unidos la independencia de Cuba y la integridad territorial", y recibió una condena de prisión de veinte años. La Amnistía Internacional (Amnistía Internacional) le llamó un preso de la conciencia (preso de conciencia) y pidió su liberación inmediata.

En 2009, se relató que estaba en la salud declinante mientras sostenido en una célula de aislamiento.

En un acuerdo hecho corretaje entre el Gobierno de Cuba y la Iglesia Católica Romana (Iglesia Católica Romana), Alfonso y otra 51 "Primavera Negra" los presos políticos y sus familias se liberaron y se enviaron a España. Alfonso y otros 6 presos liberados llegaron a España el 13 de julio de 2010. A su llegada a España, Alfonso dijo que “Esto es una continuación de la lucha".

Premios

González Alfonso fundó la revista De Cuba (De Cuba), que recibió una cita especial del premio de Maria Moors Cabot (Premio de Maria Moors Cabot) de la universidad de Colombia la Escuela de posgrado del Periodismo (Universidad de Colombia escuela de posgrado de periodismo) para "informar excepcional sobre América Latina".

En 2008, Reporteros Sin Fronteras llamadas a González Alfonso "Reportero del Año" para 2008, citándole "para ayudar a una prensa independiente a sobrevivir en Cuba". Aunque en la prisión, González Alfonso fuera capaz de enviar un mensaje a su esposa, la periodista Alida de Jesús Viso Bello. El mensaje fue leído en la ceremonia de premiación por Alejandro Gonzalez, un amigo y el colega de González Alfonso. González Alfonso dedicó el premio a 22 reporteros encarcelados en Cuba.




DESPUÉS

Cuando el futuro arribe adolescente
con la esperanza desatada
—mas sin augurio de traspié—
y sonreír no sea el milagro
y mentir sea pecado,

quién recordará
las aceras inválidas
el asfalto lunar
las fachadas demacradas.

Quién extrañará
el curso de los discursos
el desatino de los destinos
la osamenta a ras
de tanto habitante
deshabitado.

Quién añorará
El andar al borde
como equilibristas de la torpezas
de adversidad
en sueño
ignorando ser
prohombres
o
pronombres
descoloridos
como moho
de arco iris.



CON EL PERMISO DE NADIE

A mí me ha correspondido servirte cantando.
Rabindranath Tagore


Los hombres
desde las piedras escritas
cantan
aman.

Así,
a golpes de piedra
y en el nombre del amor
han cantado su historia.
Yo también
—compañeros de senda—
desde ese amor
canto.




Poemas de su libro Hombres sin rostro, Ediciones Plantados, editado por Ángel de Fana y con prólogo de Ángel Cuadra.

“Al lector

Los poemas de Hombre sin rostro los escribí clandestinamente en una celda de aislamiento en la prisión de Kilo 8, en la provincia de Camagüey, Cuba. Pero Testimonio está inspirado en una vivencia sufrida en el Centro de Investigaciones de la Seguridad del Estado cubana, en La Habana, donde conviví con varios presos comunes.”




FICHA

Dieron la orden.
Hurgaron ojal
                    a hoja
en mi árbol ideológico
desde Adán a mi silueta.

Dieron la orden.
El fígaro en su afán
rozó mi raciocinio
para despojarme de ilusiones
y cabellos.

Dieron la orden.
En un cementerio de papel
con mortajas de tinta
sepultaron mis huellas.

Dieron la orden.
Captaron mi semblante
para capturarme mejor
como en el cuento del lobo.

Dieron la orden.
Me asignaron una cifra
para descifrarme
en esa ecuación
donde uno es ninguno.

Dieron la orden
desde siempre:
durante dos décadas
recluirme.

Dieron la orden.
Estoy sin libertad.

Mas soy libre.





CROQUIS

Del ártico al antártico
cuatro pasos.
Del poniente al levante
dos y un suspiro.

Siempre en el norte
quince barrotes
con vocación de puerta
y un candado.
Siempre en el sur
una claraboya
enrejada
indiscreta
como una anciana soltera.

Empotrado el camastro
solitario.
El lavadero empotrado.
En un rincón del horizonte
un orificio melancólico
y un tubo cabizbajo
se disfrazaron de baño.

Y bajo un cielo de hormigón
iluminado
por un astro
de cristal
yo canto.





AISLADOS

Sólo la voz.
Si acaso un pliego furtivo.

Sólo el sol
los ojos hablan
                 cantan
si la lluvia no entona
su             concierto
de desconcierto.

Solos.
Imaginar la mirada
                    el gesto ajeno.
Como ciegos de tanto ver.
Como hombres si rostro.





REQUISA

Como relámpagos sin nubes
llegan.
Palpan la sábana
en busca  -quizás- de mi alma.
Releen mis manuscritos
con ojos de críticos
                         crónicos.
              Ojean
y hojean los libros
por si son
                         libres.

Bajo el camastro registran
en pos de fierros
                     fieros.
Escudriñan la almohada
por si dejé algún sueño.

Sus miradas dialogan:
-Nada.
-Nada.

Y se marchan
como nubes sin relámpagos.




BON APPÉTIT

Ni china ni francesa
la destreza culinaria.
Ni española ni árabe
la cocina.
Sólo un huérfano
de paladar
no sufre
el menú de los penados:
manjares
de azufre.





JERGA

Nacen huérfanas
las palabras
del presidio.
Nacen huérfanas
y homicidas.
Ay de los años sombras
        de los años jerigonzas
donde yace
sin paz
la magia
tremenda
                         del idioma.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada