viernes, 20 de febrero de 2015

PEDRO VALLE [14.981] Poeta de El Salvador


Pedro Valle 

Nació en La Palma, Chalatenango, El Salvador en 1965.  Miembro fundador del Taller de Letras Gavidia (TALEGA) en 1993. Tiene publicados los libros"Habitante del Alba" en 1998, "Juego Infinito" 1999, Plaquette Antológica de TALEGA y "Del deshabitado y otros poemas de  la ciudad invierno" en 2005.
Forma parte de Antologías  "Poesía Salvadoreña del Siglo XX" por María Poumier, "Literatura Salvadoreña" por Jorge Vargas Méndez, "Los Angeles también Cantan" y "Los amantes llegan al Puerto" 2006 en Perú, "A la Izquierda del corazón"2014 por Jorge Canales, también de las antologías
"Artepoetica" por André Cruchaga,"Palavreiros" por Geraldo Neres (electrónicas), y el "Indice antológico de la poesía salvadoreña" 2014 por Vladimir Amaya.



ALGÚN RÍO

Desde la fronteras del odio
vienes
trepidante en tu furia
silvestre en tus antiguos muertos
Río de voces
voces de un río
elevando dolores y aguaceros
Cada vez te descubro
como caudal de fuego entre las venas
como pájaro de la ternura
como palabra




TÚNEL

En negro fue entrerrada la travesía
duro el sobrevivir
con la hiedra de la noche
enredándose en la mirada
con todo el llanto
de las madres o las viudas
emergiendo
como río cabalgador de luz
como camino desenterrado del amor.




PASOS NUEVOS

Emprender la ruta de otra historia
es amar el verde en su lujuria tropical
es adivinarse el color de la sangre
en dolores ancestrales
es dibujarse el júbilo
en los caminos de la sed
es desnudarse en nuevas voces
como ríos cabalgando la llama
es olvidar los puñales del odio
entre grises aguaceros
Emprender la ruta de otra historia
es nada más
trepar por la terrible noche hacia el futuro




MONÓLOGO DEL VIAJERO

Un hombre
se refugia en un cuarto
porque en las calles
sólo hay monólogos
de medianoche
Un hombre vuelve
Y en su mirada trae
La flor de la nostalgia
No hay nadie
y en las mesas del tedio
humeantes cigarros
se confunden
con la sombra
de extraños habitantes
Pareciera
se olvidaron las palabras
y los viajeros presurosos
ignoran el idioma
de otro tiempo
Cae la noche súbita
y el silencio es un puente
hacia un poema triste
en la estación de los sueños



A PIE

Tiempo caballo desbocado
sombre noche terrible
sólo el silencio solo
en la secreta voz

Los días que en marejada
llenan de dolor el pecho
tropel que pinta de luna
el río de los recuerdos

Cómo no encontrar tus pasos
en las huellas del que ama
cómo no vestir la aurora
con el cielo de tus ojos

Vamos a cruzar la vida
por la esquina de la muerte
vamos a encender los sueños
con la guitarra del llanto

Pasos de la única selva
del dolor y la esperanza
en que vamos desnudando
una sed debida a mares.




MALAS NOTICIAS

El estado del tiempo
es un periódico
hojeado a la siguiente página
Días que como nubes negras
cabalgan hacia el país
de los sueños
Rutina asfixiante
de presagiar goteras
en el tejado del pecho
Hijos del odio los hombres
sólo enarbolan
la canción triste de la muerte



OSCURO OSCURO

Voces como ríos de sangre
en la inmensa noche del poder
En el pecho del hombre
sólo escombros
geografía mustia que se yergue
dejando tras su paso
la única flor de la tristeza.



BÚSQUEDA
               
Entonces
vieron en cada hombre
un enemigo
Le midieron sus pasos
y su hambre
Preguntaron
por el color
de los sueños
con la sombra
del odio
inquirieron
Con extraños idiomas
condenaron
su manera
digna
de ver
mas allá
de los ojos
Era imposible
los terroristas
eran ellos.



ENCUENTRO

Hoy hablé con un hombre
que habitaba la noche
Era triste
ver en sus palabras
fantasmas
con oscuros puñales
Gesticulaba
y a tientas repetía
pasos ajenos
Era sencillo
adivinar su vestimenta
Le hablé de fechas
y de viajes
tan oscuros
como la guerra
Le conté de un país
que se erige
en el pecho triste
del exilio
Era imposible
en su rostro
no había un horizonte
sólo lluvias
y caminos intrincados
Luego de balbucear
alcanzó la otra orilla
y desapareció
como si nada.



MANO DURA

Bajo la sombra pulcra
hay otros
Ellos nunca dibujan grafitos
nunca dicen la verdad
se atavían de amigos
y tiernamente aman
llevan en el pecho
un tatuaje de odio
le inventan
recodos al tiempo
para saludar la historia
con la opulencia y el poder
no pueden vencer la muerte.



RÉQUIEM

Te llamo río
cuando las puertas
de la nostalgia
se abren
Te llamo tierra
donde
con palabra certera
se canta
al odio y al dolor
Quiero llamarte fruto
en la aridez
de la noche
donde cimbreantes
caballos
sólo dejan
desolación y muerte
Hijo pródigo
nunca
los caminos de la vida
extinguieron
el necesario fuego
del poema exacto
Nunca el amor
a este país hospital
al origen
sólo tu verso es luz
sólo tus asesinos sombra.



JUEGO

La alegría salta
en el mundo del asombro
Eterno niño
cronopio de sueños

Palabra certera
en el ring de la vida
dolor que acecha
con sus sombras terribles

La calle del tiempo
nos brinda su abrazo
en esta orfandad
donde todo es tormenta

País que se alarga
en el  jazz de la historia
donde descubrimos
la raíz del llanto

Pasos que se acercan
al libro futuro
en que el hombre llame
libertad el canto



POETA

Hoy
no tengo nada que decir
me quedaré ausente
con mis manos  
prometiendo nuevos versos
Hoy
quiero abandonarme
a la música de tiempo
Reuniré tus pasos
y mis pasos
para que el polvo
y el viento
me cuenten
las tristezas las distancias
Hoy solamente
hablará la tierra
de prodigios y fábulas
Hoy encontré
los poemas
que la ciudad escribe
en los rostros anónimos
Me sumergiré
en la noche
y desde su frío
regresaré
negando libros
y descubriendo silencios




ESTACIÓN CENTRAL

Voces lejanas
enjambre
Diálogo de tiempo

Escuela
que dibujo
Manos tejiendo y destejiendo

La película
también es una estación
Vida / pasajero triste
               
En blanco y negro
mis zapatos de polvo
mis ojos de viento

Mi nombre es Gerardo o José
y en las cartas de los días
leo misterios y lágrimas




PEZONPOESÍA

Quiero en tu redonda música
olvidar largos silencios
y como un niño desnudo
naciéndole a la vida
descubrirme febril
en la piel de tus incendios.




POETA/2

A deshoras
el poeta deshoja sus recuerdos
se encuentra
en cada palabra
llueve
como un augurio
de días
que en el pecho nacen
               
¿Bajo qué nombre guarecerse
cuando un café
no ahuyenta soledades?

¿Qué cuidad me otorgas
si aquí no hay rostros
que le arrimen
presencias a este invierno?

La gélida noche
es solamente
una casa grande
donde alguien escribe
un poema olvidado.



UN HOMBRE SE ESCRIBE

Un hombre se escribe
con su estatura de niño
y hay países blancos
mágicos cuentos y misterios
Un hombre se escribe
y hay noches de insomnio
heridas y tierra que duele
Un hombre se escribe
y la hoja queda en blanco




SIEMPRE EL HOMBRE

Con tu mano abierta y tu oído
con tu rostro de náufrago
con tu mejor estrella

El espejo y tu cara
tu cara en el espejo
soledad y lluvia necesaria

En el camino desandado
otros zapatos
otros ojos
donde también está mi rostro.



PRESENCIAS

Entre la noche y el día
la raíz de tu palabra
el follaje de tu canción

Entre el día y mi sueño
la frontera que ignoro
el cielo que me abraza

Entre tu mano y mi pecho
el río que descubro
la poesía que me salva




ESTANCIAS
               
De pronto
vas hacia la noche
que te engulle
con sus fauces
como un náufrago
de la primera estrella
Intento retenerte
y la soledad
crece en mis ojos
disfrazada de libro
o de poemas
Toco puertas
Derribo paredes
en vano
los caminos
no tienen alfabetos
para una canción
Los zapatos
no tienen caminos
las esquinas
sin faldas ni bullicios
son un dibujo
de Van Gogh
y no se por qué
sigo viviendo
A lo mejor
soy fantasma
y te nombro
con la incierta esperanza
de recuperar tu luz
y de nuevo
sólo el viento
con su golpe de sueño
sólo el tiempo
y sus terribles manos
donde condenado
bebo el vino
en la mesa negra de los días
Llueve
y la tarde muere
sin horizontes



CHALATENANGO

                            "Canto a mi tierra 
                            y seguiré cantando 
                            mientras me quede aliento, 
                            mientras le quede voz 
                            al hombre que sostengo". 
                            Vicente Cano.

Me dueles en cada paso
en cada ternura
en cada amanecer
Me dueles en tu historia
de sangre chorti violentada
en los ojos huérfanos
de horizontes
en las bocas habitando
geografías de sed
en las manos impregnadas de añil
que sólo conocieron
el alfabeto sonoro de las milpas
Me dueles en último invierno
donde la muerte fue
esa extraña flor
enredada al árbol de los días
despetalándose de canciones
Sobre tus cerros y montañas
donde crecen los poetas
en cada piedra
en cada río
también tengo mi piel
también tengo mi voz
olvidando dolores
fertilizándose de sol
son mis abrazos como Lempa
y el Sumpul
abrazando esta tierra
eternamente inaugurando
el milagro de otro amor



MUCHACHA

                            "Siempre habrá una muchacha 
                            que consuele una frente pensativa" 
                            Roberto Armijo.

Yo no sé si tu camino
viene hasta mí
para unir geografías de montaña y mar
Yo no sé si tu sueño
asciende hacia la misma estrella
para volver invictos bajo cualquier invierno
Yo no sé si tu amor
será otro río
para esta sed unánime de eternos caminantes
Yo nada más sé de tu palabrabrigo
y de tu presencia vigorosa de semilla
y de tu canto al borde del amanecer
y de tu oleaje tierra adentro del pecho
prolongado para siempre en mis venas y versos



MI LIBRO

Lo escribo con calendario de los árboles
y con los pasos de salvajes inocencias
y con un canto primigenio hecho de semillas y miel
Tiene hojas donde un río cabalga mis andares
y ortografías inventadas en la palabra amor
Tiene entierros madurando nuevos sueños
y lluvias que reclinan en mi sangre sus ventanas
Inconcluso de silencios risas y luciérnagas
lo abro ala vida y de la cintura de los días
nacen versos como pájaros






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada