miércoles, 25 de febrero de 2015

NUVIA ESTÉVEZ MACHADO [15.060] Poeta de Cuba


Nuvia Estévez Machado 

Poeta y narradora. Es miembro de la Asociación Hermanos Saíz, del Grupo Iberoamericano Amigos de la Décima Espinel – Cucalambé y de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba.

Nació en Puerto Padre, Las Tunas, Cuba el 8 de diciembre de 1971. Procedente de una familia de profesionales, inclinados por el arte y la literatura. Cursó estudios de Licenciatura en Español y Literatura en el Instituto Superior Pedagógico Pepito Tey de su provincia.

Poeta y narradora, es miembro de la Asociación Hermanos Saíz, de la UNEAC y del Grupo Iberoamericano Amigos de la Décima Espinel-Cucalambé. En el año 2000 obtuvo la beca de creación de la UNEAC Ronald Leyva. Es miembro del taller del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Cuentos y poemas suyos han sido publicados en revistas y antologías de Cuba, España, México y Argentina.

Incisiva, de tono ríspido y filosófico, su estilo ha motivado a críticos como Rogelio Riverón, a reconocer su madurez e intensidad.

Premios y distinciones

Premio de la Décima Espinel – Cucalambé 1999 – 2001
Premio de la Ciudad de Puerto Padre Miguel Bruzón, 1998, 2000, 2002. (Poesía y narrativa)
Premio UNEAC Internacional de Poesía Villazul 2001
Premio de Poesía Erótica de Nueva Paz, La Habana, Cuba, 2000
Mención Farraluque de Poesía Erótica, Ciudad de La Habana. Cuba, 2001
Premio David de la UNEAC, Ciudad de La Habana, Cuba, 2001.

Entre sus antologías se encuentran:

Antología de la Décima Cósmica, Frente de Afirmación Hispanista A.C. México, 2000.
Árbol de Rimas, Editorial Vadeulter, Burgos, España, 2000.
Viajera intacta del sueño, Editorial José Martí, Ciudad de La Habana, Cuba, 2002.
Todos los astros sin paz, Corporación CIMEX, La Habana, Cuba, 2003.
Erodianas, Editorial Sanlope, Las Tunas, Cuba, 2004.
Yo, la peor de todas, Editorial Sanlope, Las Tunas, Cuba, 2004.
En la antología: Que caí bajo la luna, de Mayra Hernández, Editorial El mar y la Montana, [[]]Guantánamo.
En la Antologías mexicanas: A la sombra de un tigre, y de los participantes en el Festival de Poetas del Mundo Latino

Poemarios publicados:

Arrepentida de llamarme Circe, (Plaquette), Editorial Sanlope, Las Tunas, Cuba, 1998.
Claveles para Rachel, (Poesía para niños). Editorial Sanlope, Las Tunas, Cuba, 2002.
Penancolía. Editorial La Tinta del Alcatraz, México, 2001.
Últimas piedras contra María Magdalena. Editorial Sanlope, 2001.
Maniquí desnudo entre escombros (Premio David 2001). Ediciones UNIÓN. Ciudad de La Habana, Cuba. (Segunda Edición) Editorial Verdehalago, Distrito Federal, México, 2003.
y Preludio del Cuervo (Zignos, 2007).




DANZA DEL EQUILIBRIO

Mi hija baila rock montada en el equilibrio
se ha soltado el pelo
y rompe la cabeza contra el piso
es acróbata            malabarista
se empeña en domesticar leones
dice que son mansos
que ya no mojarán su barba en el estiércol
Mi hija huye de las manzanas
anda en busca de cardos para agujerearse la frente
ella            que un día fue Penélope
ahora se retuerce en una esquina
se esconde de los perros
de los transeúntes
lanza la piel contra el asfalto
y allí queda
allí queda mi pequeña
mi santa
mi maldita inocencia.



TOILETTE

Los hombres orinan el borde
nosotras
el fondo.



YO SOY LA PEOR

la única
Pola Negri su boquilla
humeando contra la astilla
del Hades (...)
Soy Pola Negri
Mastican
este verde que destilo
Soy la araña
Soy el hilo
Son ellos quienes claudican.


A VECES

Yo ni me entiendo
esta indentidad de espina
a veces soy la morfina
de los locos   soy estruendo
pobre lujuria   lo horrendo
agua sucia de los peces
tierra mojada   reveses
Soy un perro mutilado
Lucifer enamorado
Sólo a veces
sólo a veces.



ESE

Que fue mi canario
mi juguete    mi sosiego
a ese que cuando era ciego
enseñé el abecedario
Ese que fue mi rosario
donde contaba la gloria
el que rueda sin memoria
el de la sucia camisa
el del odio por sonrisa
ese fallecerá sin historia.



JUEGO DE AZARES

Rachel
Si pudieras, desde tu sitio pequeñísimo de flor, volar hasta mi árbol desgajado, no te asustara el grito del pájaro salvaje que canto cuando tengo frío.
La soledad se aparece llena de telas blancas, me toma de la mano, no me deja ir.
La muerte salta por una ventana y baila con un traje de colores púrpuras. Danzas de fuego. Entonces yo maldigo. Y tú, que juegas con azares, temes o vuelves la cabeza.
Pero no llorarás por mi aleteo. Echaré de la casa los graznidos y cantaré como un ave feliz.
Las plumas que floten en el aire
no te rozarán. 





ISLA NEGRA

Mientras enciendo este cigarro Neruda agoniza. Ama sus rostros, sus estatuas, sus máscaras, como a la ola perpetua que lo inunda.
Yo iría en una de sus botellas hasta la roca frente a su ventanal, pero mi hija tiene cinco años de palidez.
Mientras absorbo el amigo brota como el aguacero, se vuelve animal mío, dice que nada es un poema, que un poema es ser el loco de siempre.
Fumo.
Anochece.
Quién puede llevarme hasta su laberinto si es imposible armar otra emboscada.
Soy esa bailarina sin brazos. Estoy aquí junto a Simbad, con sus ojos hacia el pacífico. Me vuelvo su bigote, su ojo tuerto, su cojera. El mar es sólo mío, su brillo metálico que asfixia, el puro aroma del salitre hasta el fondo de la nariz.
Respiro.
Un cigarro puede ser la salvación o la muerte. Un cigarro puede ser odiar el universo, correr sobre la cuerda floja. Que nadie venga a soplar el humo. Que nadie rompa este fuego agradable mientras mi hija rifa una nostalgia, mientras mi madre apaga las lámparas de coca que ardieron sobre su juventud.
Que nadie venga. Ni mi padre con la trombosis golpeando los pasillos. Ni mis muertos con sus infartos y la impiedad del abandono.
Fumo.
Y me pierdo para siempre en la humareda. 



SIN TÍTULO

Toma mi vena es la verde
gota de sangre que cruza
por el cuerpo escaramuza
y ofidio que se me pierde
Fístula delgada muerde
el pincel de la palabra
Claroscuro Abracadabra
del destino a que me anudo
Canto azul si me desnudo
Canto rojo que te labra.

Pasaban todos los trenes
mientras tu lengua en mi boca
era una serpiente loca
desandando mis andenes.
Del silencio ya no vienes
a poblar la incertidumbre.
Anochece no es tu lumbre
quien atisba mi agonía.
Era una serpiente fría
lengua boca tren herrumbre.

Dime Kafka ¿Soy pretexto
de tu sombra? ¿Soy el chasco
de la vida? ¿Soy el asco
de la muerte? ¿Soy insecto,
metamorfosis contexto
vacío la incongruencia?
¿Soy tu padre -omnipresencia
maloliente del acoso-?
Di Kafka ¿soy un morboso
espíritu de inconsciencia? 











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada