miércoles, 18 de febrero de 2015

NOEMY ANAYA [14.947] Poeta de El Salvador

Noemy Anaya

Escritora y Poeta contemporánea Salvadoreña. Nació un día 3 de octubre de 1953, en San Salvador. 
Es difícil escribir datos biográficos para quien leerá la poesía de una, porque realmente la poesía no siempre tiene que ver con el “trabajo que paga” (los ratos para escribir), con los voluntariados y con otras áreas de la vida. Así que tal vez esto sirve; Gladys Noemy Anaya Rubio, Licenciada en Letras, a punto de graduarse como  Maestra en Metodología de Investigación Social, conocida socialmente como Noemy Anaya, hija única de su madre y de su padre, cosechó experiencias desde muy joven en el campo del quehacer social: a los 14 años inició sus andanzas, acompañando las huelgas del magisterio nacional de aquella época, saboreó los aplausos del público en sus andanzas teatreras en la época del auge del arte en El Salvador, casi llegando a los setentas. Sabe de la militancia y el compromiso político por haberlo vivido.

Qué más? Trabaja como Consultora en las áreas de Educación, Género, y Desarrollo Local y la Interculturalidad (mejor conocida como el tema de los Indígenas) y por supuesto cuando es, aspectos relacionados con la Cultura y el Arte. Ha ganado el 2do Lugar en los Juegos florales de concultura en 1994, ha participado en diversos recitales y ha sido jurado en algunas ocasiones para otros concursos literarios sobre poesía, cuento y ensayo. 



AL AMANECER

Tuvimos en nuestras manos el inicio de un amanecer
enredado en la demencia de las palabras que nos dijimos,
con el aroma de los labios cabalgando en los minutos,
escasos en la duración de ese día,
duradero en el futuro de nuestra vida,
eterno para la memoria.

No hubo segunda vez para las palabras dichas,
no hubo próxima vez para la caricia que no nos dimos,
sólo hubo presente: ese amanecer.

Ahora, dame el minuto, dámelo pronto,
no sea que se nos acabe el tiempo.

3 de Febrero 2006





EL TRABAJO DEL SILENCIO

El silencio, misteriosa presencia entre vos y yo,
terminó por fin con su trabajo:
Le dio a mi pasión por vos,
un sitio de descanso
que se lleva la tristeza y me roba las alas
para volar adonde estés.

Tu silencio, le ha devuelto a mi corazón.
el ritmo armonioso y tranquilo de un reloj,
y un espacio de flores y duendes
para volver a enamorarme.

27 de Febrero 2006






DEMENCIA

Has dicho que estoy loca y lo estoy.
Tanto,
como para desear tener tú deseo, durante años,
de esos años, que por ser tuyos son de mil días
ese deseo tuyo que se vuelve espejismo en tu vorágine,
involuntario animal fiero, que veo en tus ojos,
mirándome cuando no estoy, y se te vuelve
deseo infierno en la indecisión de buscarme,
                en la certeza urgente que tenés de mis labios,
                negándole a tu cuerpo la entrada
                a la profundidad de mi piel en las tardes a las seis en punto,
hora que se acaba con prisa
llevándose minutos de nuestra vida,
pero más de la tuya que raciona la palabra,
más de la tuya que encarcela el lenguaje de tus manos,
apura de un sorbo el beso, la caricia y los vinos
para que no se escapen con tu buen juicio, 
en la necedad como yo, tan loca.

Estoy loca y más que nadie lo sabes,
por ofrecerte sin medida, el mapa de mis venas
señalado los sitios en que tus pulsos juegan con mi razón.

Loca, por desear que tu deseo preso en un reloj de arena,
implacable carcelero de tu vida,
te ofrezca de cuerpo entero bajo mi piel
por un instante, a las seis en punto.

Yo estaré siempre loca, es el estado perfecto
para descubrir lo invisible:
Ahora, desear tu deseo sigue siendo un espejismo
y la sed ya no existe.

9 de marzo 2006





CAMINO DE HIERBAS

Sabe a hierba el lento palpitar del corazón
al amanecer,
mientras la palabra es cascada
en el canto del pájaro desconocido.

La mañana es recuerdo
de mi viaje como mariposa azul,
cuando revolotea en sueños
sobre la piel de tus labios
sin que te des cuenta
enredando las alas
en tus ojeras,
aleteando levemente en tus pestañas.

Marzo 2006





CANTO DE LA MARIPOSA AZUL

He estado allí, anoche
retozando junto a tu almohada
envuelta en mi manto azul de mariposa
cerca de tus labios,
enredando tu respiración agitada,
en cada uno de los pliegues de mi sombra
y fuimos un concierto fiero de sonidos
anoche que estuve contigo,
mientras dormías.

24 de abril 2006




¡Dulzura de ciudad por las mañanas!

Estas en la mañana de mi primavera,
Dulce, aparecido en la nube de vapor de sueños con café,
Esperando a que me empiece a acordar de vos
Sin palabras para echarlos a volar.
A veces no es necesario siquiera volver a verte
Los sueños se acercan uno a uno
Y así estás cerca en la mañana de primavera.
Que poco a poco se va transformando
¡Protesta!
Porque dejas de ser presencia acogedora,
Te apareces en el mortal olor de gasolina de la ciudad
En las mañanas grises aderezada por motores
En medio de un sol creciendo, rabioso en la humareda
Intensa según la hora, los modelos y el año de los carros.
Es diversa y abundante la competencia
por llegar primero o morir más rápido,
Aún sin saber si alguien que cruzó la calle
Es un caminante o suicida,
Así voy entrando en la realidad
En el primer espejismo de la avenida constitución,
Pensando que falta la 75 avenida norte,
y se me va olvidando
Tu dulce recuerdo en el primer café.

Abril 06





CONFESIONES EN EL ATRIO.

Las mujeres son seres cotidianos
que inventan el amor,
tejiendo palabras, imágenes y mentiras,
cuyo aroma en su piel es la verdad.

Las mujeres hacen de la fantasía
una larga trenza de amores
perdidos, platónicos, no por vicio,
es casi la razón,
llega a ser la verdad,
por herencia, por repetición,
es aquel ejemplo vivido, es aquella palabra
que oyeron como secreta
entre mujeres adultas
que hablaban del amor,
con distancias medidas, entre ellas, 
canas, arrugas y amores.

A todas oyeron fantasear, inventar
pelear por el amor, como si no hubiera
nada más importante en su historia.

Las mujeres son seres cotidianos, ordinarios
gestando verdades cambiantes en su germen,
abriendo su fantasía a los mundos
más remotos de su piel y de su alcance.

7 abril 02





VERBOS PLATÓNICOS

¿Confesar lo deseable dentro del corazón,
es avivar la primavera guardada en vasijas
al calor de un concierto de verbos
afortunados y exaltados,
que llegan con granos de anís
a encender un fuego lento,
que caliente las pieles sin fin?

12 MARZO 02





LUZ DE VELA

Déjame poner la esperanza en una vela de colores
colocarla a la entrada de mi puerta,   
los movimientos de su luz
me dirán el rumbo de tus andares.

14 Marzo 02





SELVA

Los sueños son pequeñas bestias
que nos dan a veces, cariño;
Se vuelen amorosas tiranas
algunos días en que no pueden venir
los recursos de carne y hueso
a saldar cuentas pendientes.

16 Marzo 06





TRINCHERA

No te esconderás de mi angustia
en una sombra sin nombre
por que te encontrará mi pasión,
que te hará surgir el presente
entre memorias del pasado,
ese que te esfuerzas en mantener alzado
como un estandarte de aquellos
despues de una emboscada
o ponerle nombre a tu escuadra,

No te escondas de mí
que el asombro se hará temblor,
como nunca frente al peligro,
en tus manos cuando abras mi piel
y la encuentres como un pétalo gigante
y dejes volar hasta tus sienes,
un enjambre de abejas, mis pezones;
enjambre de ideas las palabras,
para acariciar historias que somos vos y yo,
historias que fui yo con ellos
historia que fuiste vos con ellos
Y que harás plegaria entre mis labios

Así que, no te escondas de mi angustia
que mi pasión por la vida, todavía
es una guirnalda de cantares
en el que se me crecen las ideas,
aunque la realidad esté hecha un desastre,
como las historias aquellas
en que actuamos por años
Vos y yo, nosotros y ellos.

No te escondas, que te falta
Encontrar los pétalos y mi flor.

Noviembre 99




PARA QUE LLEGUE EL BUEN AMOR

No he podido acercarme a vos,
a pesar de haberle pedido a la virgen María,
que me tome en cuenta
en su camándula de milagros
al final del milenio.

No he podido acercarme a vos,
a pesar de los baños de ruda,
los ajos con sábila
entre mis sábanas,
y  miel dentro de la calabaza
por una semana

Me iluminé con candelas rojas de amor
de esas para colores y hechizos,
divagué noches enteras entre incienso
y oraciones extrañas... y nada

Acércate a mí,
Que no quiero que venga el fin del mundo
y me encuentre sin el gusto,
de tenerte al amanecer
pidiendo el canto de mi caracol nocturno.

Noviembre 99






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada