viernes, 6 de febrero de 2015

LIN MANG [14.735] Poeta de China


Lin Mang

Originalmente llamado Zhang Jianzhong, nació en Xushui, Hebei, en 1949. Pertenece a la Asociación de Escritores de China, y fue miembro de la junta cuarta de la Asociación de Escritores de Beijing. Escribe poesía desde 1968. Ha sido profesor en la Escuela Media Beijing # 87 y en el Instituto de Economía de Beijing. Ha sido editor de Shikan (Revista de Poesía), miembro del consejo de la Asociación China de Poesía y del consejo de la Asociación de Escritores de Beijing. Libros de poesía: I have Flowed across This Land; Poems of Limang; Eternal Moment; Selected Short Poems of Lin Mang y Selected oems of Lin Mang. Publicó la colección de ensayos: Instants of Bygone Time.



AÚN NO HA NEVADO

No desde la métrica de la música
Sino desde un ritmo sin nombre y lo sombrío
Una voz más tentadora que el misterio
No necesitas saber quién eres
La fantasía no te encontrará en un bar atestado

Con aquella posibilidad aún no ha nevado
Nadie conoce el amor entre los melocotoneros
Gorriones vuelan desde la pared del patio
Después de la temporada de las flores intocadas
Todo el que pasa se sentirá diferente
¿Cómo se aman las personas entre sí?
A veces son más distantes que los árboles

Y aún no ha nevado,
Aunque inmerso en el cielo plomizo
El frente de la fantasía aplasta la pasión
Tal vez las nubes bajas de la nieve no caída
Nunca conocen
La sensación de dejarse ir
Tal vez no lo dirías entonces,

Pero aún no ha nevado






EL SONIDO DEL GOTEO

El sonido constante del goteo en la cocina
Y eres golpeado sin piedad
Ya fuera del sueño de medianoche

La muchacha que se extravió por calles grises
Traspasó el tiempo, verdores de fin de calle y se desvaneció
Agua que fluía
Y ya no es joven
Pero el brillo interior de un hombre puede iluminarla
Iluminando los años

Y el juicio imparcial de los otros
Te arropas bien y te apresuras por la niebla
De la lluvia de otoño derribado por el viento frío
Y su tráfico incesante

Y la familia en el rascacielos
Se queda quieta detrás de tu espalda bajo la lluvia turbia

La vida puede pellizcar ahora
Pero el agua gotea incesantemente por el intersticio
del destino

Y las conclusiones inefables
Siguen atormentando

Y quizá por ello
La gente te evitaba en los primeros días
Y él entendió bajo el paraguas abierto
La verdad del poema del anciano
Que la gracia de Dios fluye sobre un esqueleto de metal

Las personas difieren
¿Qué bloqueo el paraguas además de la lluvia?

Un tenue rayo de luz
A través de todo lo que es familiar produce angustia profunda
Y das vueltas mientras sueñas

Y entonces a menudo escuchas fuera del sueñode medianoche
El sonido constante del goteo en la cocina

Revista Prometeo






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada