domingo, 8 de febrero de 2015

LIGIA MOLINA [14.754] Poeta de El Salvador


Ligia Molina

Nació en la ciudad capital de El Salvador, el 21 de Octubre de 1985. Egresada de la licenciatura en Idioma Inglés opción enseñanza por la Universidad de El Salvador. Fundadora del “Taller de Experimentación Verbal Los Tímidos” y de igual forma, miembro y fundadora del Grupo Literario “El Perro Muerto”.

Ha participado en recitales universitarios como el Sensus Eroticus y el Poetonantzin en su edición de 2008. Así mismo ha publicado la plaquett  “La mandolina esquizofrénica”  que agrupa a las voces de su taller. Sus versos también se encuentran en “La Huesera Colectiva”  boletín ocasional del departamento Letras de la Universidad de El Salvador. Ganó la mención honorífica del Certamen Letras Nuevas de la Prensa Gráfica (2009) con su poemario “Universos arrítmicos”.

Se Cultiva también el la danza y el teatro y actualmente es miembro del grupo de teatro UTEC.  La mayor parte de su obra aún permanece inédita.  




Retrato de la respuesta primera

Es tarde y lejos
para arrojarme
al vacío de la cuidad
y la noche
Sola
La cama es un infierno
sin tu calma
Odio los girasoles las sorpresas
y el ruido
Odio las chimeneas
porque aquí no hace frío.
No puedo renunciar a ese nombre
sin perder toda inocencia
Ser incompleta y completa
desprenderme habitarme doparme
aniquilarme encarnarme infectarme.
Amarrarme una cinta al corazón
y apretarlo apretarte
Agonizarnos.
Arrojarnos al vacío de los girasoles.
Odio la cama sin tu infierno
Es tarde en la ciudad sin calma
La noche esta lejos de la chimenea.




Juegos peligrosos

Amarrado
a su mapa rugoso
un listón verde
pa u la ti na men te
se ata
se desata.
A la deriva
cerca del punto ciego
se desata
 se ata

En el nudo de esa tormenta
 ¡Un orgasmo! 





En tus ojos

Divino amor mío me dispongo
a dividir tu cerebro en sus dos hemisferios.
Sembraré una rosa negra en el centro
y en cada uno de tus ojos
incrustaré mi dolor
representado por dos patas
de la que fue nuestra cama.

Mientras la sopa esta lista
cantaré tu canción favorita
a tu oreja en mi mano
y me acompañaras
con tus gritos de agonía:

¡Hasta que la muerte nos separe!





Cuando quiera decir si pero no encuentre la palabra

inscribime en tus vicios
y practicame en tus insomnios
Pacta con tus silencios y gemidos
la sinfonía que obsequiaras a la noche
Exiliame del cosmos y recibime
en tu espalda
cerrá los ojos abrí la boca
rajame la frente con tu lengua loca
tocáme la sangre
coséme las heridas con las cuerdas
de tu voz
agarrame del corazón y arrastrame
por el verano de tu cuerpo
enrollame en tus guedejas
haceme nudo ciego con las piernas
Detené la lluvia
propicia otras tormentas
provocame ver otros rayos
 otras estrellas
fulminame con versos
y revivime con poemas
Aquí y ahora habítame
ocultame
troceame
ofrendame
nublame
intervenime
eclosioname
lustrame

Devolveme la palabra
para volver a callarme 





Suelo

En días como éste
insisto en ponerme el mar de camisón
sacarle punta a la ventana
cambiar la cama por tumba
flores cristales verdes
cambiar el número impar de tu nombre
por la enfermedad diagnosticada
 VOS
incrustarme un lápiz en la nostalgia
morir con lluvia correr con ganas
morir dos veces cuatro cinco
 seis
a veces suelo. 





EscriBrando 


                           A Manuel, Vladimir y Otoniel

Hay un lugar ominoso 
           para nosotros 
los que esperamos el bus 
al otro lado del océano. 
Hay un dios de humo 
que no nos genera dudas 
una diosa arrebatada 
que sale en puntillas 
a cualquier hora 
por la salida de emergencia. 
Los trampolines nos permiten 
giros saturnales 
           terminados en rima 
golpes sin cicatrices 
llagas azules en páginas amarillas 
           deslizarnos en paisajes ciclópeos 
escuchar nuestras vibraciones 
          en las aletas del tiempo...




SUCCUBUS

cinco pe eme
mariposas hermosas
sobrevuelan con vértigo
mi cabeza
agosto es una serpiente
levitándome en la boca
flores ilegibles
plumas sin venas
universos arrítmicos
horizontes sobrenaturales
a un lado
al otro
Doble filo
abajo
arriba
Yo
mórbida
sin intención alguna
de buscar el control. 






Caverna

Bebimos madrugada
habían imágenes abstractas
leyendas de antaño
herencias perdidas
naturaleza sin rostro
rizos que se burlaban de su sombra.
Volaban mosquitos tímidos
piojos muertos de hambre
y sonrisas
 cor ta das
 en trocitos... 


***

Estar en San Salvador sin vos
sólo me provoca ir a ningún lado
Invernar en verano
en las entrañas del volcán
ebullendo
Partir de nuevo hacia ninguna parte
estar con nadie y con todos
beber un tinto en la copa de un árbol
brindar por el sacrificio
de la herida que nunca cierra
de esa que se hará polvo
hasta la muerte.
Finalmente.





El asesinato queda impune

Busca una idea para aniquilarme
encuentro la palabra idónea para describirlo
me mira fijamente y con deseo
tomo un lápiz
se le ocurre decapitarme
trazo el sexto verso con angustia
decide que no debe ser demasiado sangriento
afilo la punta del lápiz para intimidarlo
piensa hacerlo con sus propias manos
escribo el décimo verso en defensa propia
extiende sus manos me ciñe
mi corazón palpita más fuerte y lo acentuó
me acaricia el corazón para luego arrancármelo
me sujeta me enerva
Silencio…
Durante el poema me mata
Silencio…
Despiadadamente, el poeta me mata
Chhhh...






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada