jueves, 5 de febrero de 2015

ERASMO BERNALES GAHETE [14.714] Poeta de Chile


Erasmo Bernales Gaete 


1906-2003
Poeta, escritor y músico, nació en Chañaral, Chile el 6 de agosto de 1906. Fue reconocido como uno de los mejores escritores del país. El 2002 el Gobierno de Atacama, a través de SECREDUC le concedió el Premio Regional de Literatura

Su infancia transcurrió en el bello puerto de Chañaral, en una época de bullante actividad minera, con fundiciones del metal cobre y veleros que daban un aire romántico a una ciudad pequeña, muy activa y dotada de una atractiva arquitectura de madera. El Chañaral de su niñez tenía un gran movimiento cultural.

Erasmo Bernales estudió en Antofagasta, Taltal y Copiapó. En esta última ciudad se recibió de profesor en la Escuela Normal "Rómulo J. Peña". "Soy un atacameño neto. Me titulé de profesor en 1925 y mi carrera como docente la realicé en Taltal y Vallenar".

Su vida, desde muy joven, la hizo mucho más interesante al volcar su enorme sensibilidad artística en las letras y en la música. Muy conocidos son sus himnos oficiales de Taltal, Vallenar, Freirina y Diego de Almagro. También fue autor de los himnos de Colegios de Vallenar, Chañaral, El Salado, Barquito y Diego de Almagro. El himno del colegio Santa Marta se canta en todas las ciudades donde esa congregación tiene establecimientos educacionales.

Vinculado a su quehacer literario recorriò numerosas ciudades de Chile, otros países de Sudamérica y Europa.

Fue miembro de la Sociedad de Escritores de Chile (SECH) de la Sociedad de Escritores de Atacama (SEA). Tambièn fue sido invitado de honor, en varias oportunidades al Encuentro Internacional de Escritores que se realiza anualmente en Chañaral. En esta ciudad el Círculo Literario lleva su nombre, lo mismo el Centro de Extensión de Cultura de la I. Municipalidad. La sala comunitaria de la I. Municipalidad de Taltal también lleva su nombre, lo cual tuvo el hermoso mèrito que se lo dieron en vida

Bernales Gaete ganò numerosos premios regionales y nacionales en poesía, cuento y novela. Entre estos destacan: Primer Premio Nacional de Novela Breve con el trabajo "La orgía del oro blanco" (inédita), Primer Premio de Novela Norte Grande con "Fulgor y Angustia", (inédita). Segundo Premio Nacional de Ensayo con "Mario Bahamonde" (Inédito).

Ha sido distinguido como Hijo Ilustre en las siguientes ciudades: Vallenar, Freirina, Taltal y Chañaral, por las municipalidades respectivas. También fue condecorado como "Ciudadano Distinguido" por la I. Municipalidad de Diego de Almagro y le otorgaron el Premio de Literatura Cuarta Región, otorgado por el Círculo Literario "Carlos Mondaca" de La Serena.

Erasmo Bernales brilló como maestro cuando ejerció, preocupándose siempre de superarse como docente a través de cursos. En poesía ganò numerosos premios en el país, desde 1930 en adelante. Notables son sus versos del premiado libro poético "Motín de sal y rocas".

Su fallecimiento, tras prolongada enfermedad, fue muy sentido y su simpàtica figura es echada de menos en las calles, encuentros literarios y en las letras de Atacama.

Libros:

La Clorofila en la piedra (poesía), edit. Por Arancibia Hnos., Santiago, 1966
Motín de sal y rocas (poesía), edit. Arancibia Hnos., Santiago, 1978
La estampida rota (poesía), edit. Raúl Vásquez, Vallenar, 1982
La canción del regreso (poesía), Imp. Karun, D. de Almagro, 1995
Cancionero Rotario

Además figura en varias antologías regionales.




FOGONAZO DE NOSTALGIA

Aquí estoy otra vez, pueblo mío,
contemplando tu rostro febril,
ese mar con azul atavío,
esos cerros de recio perfil.
Suelto rienda al corcel de mi infancia
y se llena de euforia mi ser
al cruzar y sorber la distancia
con tajadas de cálido ayer.
Escudriño brumosos videos
entre rondas de yodo y de sal
y me asaltan crispados deseos
de quebrarle a los años su andar
Y aparece -indeleble - la escuela,
su graznido de bronce y de sol.
la nostalgia me clava su espuela
y me tiembla la angustia en la voz…
Aquí estoy, otra vez, pueblo mío,
empapado de ensueño y de amor.
El arado de el tiempo me ha herido,
pero tengo el espíritu en flor.
Y te ofrendo, extasiado, mi verso,
mi latido y mi clara efusión,
mientras gira en mi oculto universo
como anillo nupcial la emoción.





MIRO LOS DÍAS MUERTOS

Miro los días muertos, enterrados
en esa soledad tan descarnada.
Mi infancia se escurrió por la aspereza
Me bebí a borbotones la distancia.

Estrujaba las noches con sus lunas
mojadas por vellones fugitivos.
Las tardes me vaciaban sus peroles
repletos con la furia de verano.

Frente a mi, la inflamada comisura
del horizonte hirsuto y desafiante;
arriba, siempre un corro de alas negras,
abajo, cal y muerte repartidas.

Infancia desteñida en sequedales
donde rumié las horas atezadas,
letárgicas de polvo y ventarrones.
Se me arrugó la voz entre quebrantos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada