jueves, 26 de febrero de 2015

CALIXTHE BEYALA [15.080] Poeta de Camerún


Calixthe Beyala 

(Duala, Camerún  1961) escritora camerunesa instalada en Francia.

Calixthe Beyala es originaria de una familia de Camerún, donde pasó su infancia. Su hermana mayor la crió y sufragó sus estudios y con diecisiete años se fue a Francia, donde se casó, aprobó el «baccalauréat», estudió gestión y letras y ha tenido dos hijos.

En 1995, Le Canard enchaîné afirmó que la escritora había plagiado la novela The Diamond Bikini de Charles Williams. Poco después, Pierre Assouline, de la revista Lire, identificó similitudes en una treintena de pasajes de cuatro autores diferentes. Fundándose en este trabajo de comparación de Pierre Assouline, el sitio web Télérama la calificó en julio de 2008 de «reincidente cleptómana literaria». Según le Monde, Calixthe Beyala se defendió en noviembre de 1996 de las acusaciones de Pierre Assouline, declarándose víctima de « persecución/nes]» y del « odio racial » de los « periodistas de izquierda»». Acusó además a Ben Okri de haber plagiado su primera novela después de que el traductor al alemán de éste coincidencias asombrosas entre las dos novelas.

En mayo de 1996, el tribunal de grande instance de Paris juzgó que su novela Le Petit Prince de Belleville es una « falsificación parcial » de una novela de Howard Buten, When I Was Five I Killed Myself. Calixthe Beyala no apeló.

Según Hélène Maurel-Indart, Calixthe Beyala habría plagiado igualmente La Vie devant soi de Romain Gary (Goncourt 1975), y otros de sus textos son sospechosos de tener similitudes con los de Ben Okri, Paule Constant, Charles Williams y Alice Walker. Según una entrevista de la periodista Catherine Argand para la revista Lire, la escritora Paule Constant declaró: « no es la única que me ha plagiado·».

Activismo y altercados judiciales

Calixthe Beyala critica la infrarrepresentación de las minorías visibles en los medios audiovisuales franceses, es la fundadora y portavoz de la asociación Collectif Égalité (Colectivo Igualdad), fundada en diciembre de 1998, de la que son miembros también el humorista Dieudonné, el cantante Manu Dibango y Luc Saint-Éloy. En 1998, puso una queja contra los medios franceses y el gobierno por la ausencia de negros en televisión que llevó a una serie de marchas hasta que el gobierno los atendió en octubre de 1999, con el presidente de la CSA de entonces, Hervé Bourges. En 2000, subió con Luc Saint-Éloy al escenario de los Premios César para reivindicar una mayor presencia de las minorías en las pantallas francesas, y además para rendir homenaje a la actriz Darling Légitimus, fallecida en diciembre de 1999, que los organizadores del evento no habían citado en su homenaje de actores desaparecidos el año anterior.

El 22 de febrero de 2005, intervino en Le Monde poupara refutar toda « jerarquía en el sufrimiento », hacer un llamado para el diálogo entre negros y judíos y condenar las posiciones de Dieudonné. Dans le Figaro du 12 décembre 2007 en el programa Revu et Corrigé de France, se distinguió por congratularse de la visita de Muamar el Gadafi en Francia, y de sus acciones como dirigente libio y africano.

Se implica además en la lucha contra el sida y la promoción de la Francofonía y es miembro de la Coordination française pour la Décennie de la culture de non-violence et de paix (Coordinación francesa por el Decenio de la cultura, de no violencia y de paz), su acción como activista fue recompensada con el premio de la Acción comunitaria en 2000 y el premio Genova 2002.

Calixthe Beyala acusó a Michel Drucker del que dice fue su instructora sin que le pagara por su contribución en un libro del presentador. En primera instancia, en junio de 2009 perdió el proceso, pero en enero de 2011, , Michel Drucker fue condenado a pagarle 40.000 euros.

En enero de 2011, apoyó a Laurent Gbagbo que había sido declarado perdedor de las elecciones de Costa de Marfil de 2010 por las Naciones Unidas.

Obras

C'est le soleil qui m'a brûlée, París, Stock, 1987, 174 p.
Tu t'appelleras Tanga, París, Stock, 1988, 202 p.
Seul le Diable le savait, París, Pré au Clercs, 1990, 281 p.
La Négresse rousse, París, J'ai lu, 1995.
Le Petit Prince de Belleville, París, Albin Michel, 1992, 262 p.
Maman a un amant, París, Albin Michel, 1993, 352 p. Gran Premio Literario del África Negra ;
Asséze l'Africaine, París, Albin Michel, 1994, 352 p. Premio François Mauriac de la academia francesa; Premio Tropique.
Lettre d'une africaine à ses sœurs occidentales, París, Spengler, 1995, 160 p.
Les Honneurs perdus, París, Albin Michel, 1996, Gran Premio de Novela de la Academia Francesa
La Petite Fille du réverbère, París, Albin Michel, 1998, 412 p. Gran premio de Unicef ;
Amours sauvages, París, Albin Michel, 1999, 251 p.
Lettre d'une Afro-française à ses compatriotes, París, Mango, 2000, 96 p.
Comment cuisiner son mari à l'africaine, París, Albin Michel, 2000, 170 p.
Les Arbres en parlent encore…, París, Albin Michel, 2002, 412 p.
Femme nue, femme noire, París, Albin Michel, 2003, 230 p.
La Plantation, París, Albin Michel 2005, 464 p.
L'Homme qui m'offrait le ciel, París, Albin Michel, 2007.
Le Roman de Pauline, París, Albin Michel, 2009.
Les lions indomptables, París, Albin Michel, 2010.





DINQUINESH

Soy negra, tan negra que todo se ve más claro.
Negra como las pavesas azuladas que ninguna estrella despide.
Negra de las Áfricas, de los deseos exaltados,
de las sombras esculpidas.
Negra de mis sueños.

Mas de esa Presencia Negra brota el oro
de los universos cálidos entre las ruinas.
Las muchedumbres acuden prestas
a contemplar el primer templo de los dioses.
En los esplendores de la embriaguez,
tropieza el profeta de la palabra,
el órgano del trovador se desnuda,
la paleta del pintor, por fin, enmudece,
la vida, toda la vida de los demás se desmorona.

Entre Diosa y mujer
mis días se equilibran.
Soy el principio, los Dioses navegan entre mis olas.
Omega de los sueños inconfesos.
Estoy desnuda y, no obstante, vestida de virtud.
En la medianoche de los soles
mis pies reclaman grandeza.

En las olas, la espuma y las llamas,
algo resplandece, algo brilla:
grabado en el cuerpo del cielo centellea el ojo adorador de las multitudes
que acuden a verme desnuda y a conocerme
en los espejos carnales de los horizontes quebrados.

Despierta, ¡oh, guerrero de los templos vudú!
Ensarta tu azagaya.
Vuelve hacia mí tu rostro infantil.
Se me escapan las palabras que se amontonan.
Dibújame el fuego, la tierra y la revolución estelar.
Ven a mí, embelesado, altivo, honrado por lunas y lanzas.
Bate mil vientos, haz que tu sangre corra, más sangre.
Vuelve tu sexo, devuélveme tus ojos en los que se perdieron
los miedos y los odios.
Adoro ese azul del alma en el que cabalga tu orgullo.

Magníficos son mis jardines, allá abajo, alrededor de tu muerte,
donde los rumores palidecen, dando vida a su sombra y a su sol.

Concluye la estación y el árbol sigue repleto de pájaros cantores y de flores.

De la cavidad más sombría de la tierra,
soy la estación sin pesadumbre, un anillo en el dedo del cielo.





Apareció recientemente en Ecuador la antología La muchedumbre de tu risa. La mujer negra en la poesía, que recoge poemas de autores de distintas tradiciones líricas, autores que van de Rubén Darío a Derek Walcott. El libro fue recopilado por Carlos Garzón Noboa.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada