miércoles, 28 de enero de 2015

PAI CHU YI [14.598] Poeta de China



PAI CHU YI

Bai Juyi (also Bo Juyi or Po Chu-i; Chinese: 白居易; pinyin: Bai Juyi; 772–846)
Poeta chino. Nació en 772 y murió en 846. Después de haber ocupado un puesto en la Corte, fue expulsado de ella por causa de sus críticas. Tocador de flautas y erudito se retiró a una aldea, solitario. En sus poesías buscaba la sencillez en tal forma que las leía a su sirvienta, y si ésta no las podía comprender las desechaba. Influyó en los poetas japoneses del haiku.



EL BAMBÚ EN LA VENTANA DE LI TS'E YUN

No lo cortes para hacer una flauta, 
no lo cortes para hacer una caña de pescar. 
Cuando sus hojas y flores estén marchitas, 
aún será hermoso bajo los copos de la nieve.

(Traducción de Rafael Alberti
y María Teresa León)





MI CORAZÓN EN OTOÑO

Escasas visitas trasponen mi puerta.
Frente a las gradas
crecen pinos y bambúes.
La pared oriental
me resguarda
del frío de otoño;
Desde el patio que da al oeste
sopla una suave brisa.
Siento pereza
de tañer mi laúd.
Tengo libros, pero carezco
de tiempo para leer.
En este espacio
de una pulgada cuadrada '
Sólo existen la quietud
y el gozo. ¿Para qué habría de agrandar
mi casa?
No tiene objeto hablar mucho.
Un cuarto de diez pies cuadrados
es suficiente para mi cuerpo;
Dos medidas de arroz me bastan
para saciar el hambre.
Eso aparte, sin habilidad
para manejar negocios,
Permanezco ocioso mientras recibo
el salario del Emperador.
Jamás planté una morera;
Nunca abrí un surco para el arroz.
No obstante me alimento
todos los días
Y ando bien vestido
durante el año.
Sin escrúpulos de conciencia
y sin deseos ni ambiciones,
¿Por qué habría de estar triste?

' Es decir el corazón. (N.del T.)

(Traducción de Raúl A. Ruy)





LLUVIA AL AMANECER

Al amanecer zumban los grillos
luego el ruido cesa,
La moribunda llama del candil
vacila bajo el alero.
Aunque la ventana impide
la entrada del polvo y la lluvia
Oigo gotear incesante el agua
sobre las hojas del bananero.

(Traducción de Raúl A. Ruy)





POEMA

Sentados, bajo la sombra
que los bambúes
Proyectan sobre el tablero,
Dos monjes de la colina
juegan a las damas.
No se los puede ver
a través de la espesura,
Pero de vez en cuando
se escucha el ruido
de una pieza jugada.

(Traducción de Raúl A.Ruy)





LA VIDA

El pino muere a los mil años,
la flor del hibisco no dura un día.
Ambos se hunden en la nada.
¿Por qué envanecernos de nuestros meses
y de nuestros años?
P'eng Tsu prolongó su muerte;
pero murió al fin como nosotros.
Más vale aprender a no nacer,
no nacer es asimismo no desaparecer. (1)

(Traducción de Álvaro Yunque)

(1) P'eng Tsu es el Matusalén de los chinos. Según la leyenda vivió cien años.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada