sábado, 31 de enero de 2015

LUIS FERNANDO GÓMEZ [14.633] Poeta de Costa Rica


Luis Fernando Gómez 

Nació en San José, Costa Rica, en 1971. 
Ingeniero y empresario. Publicó el poemario La vida de las cosas (Perro Azul, 2008). Ha
sido miembro del Taller Literario “El Guapinol” y el Taller de “Poesía Artesanal” de Luis Chaves. Ha leído en el contexto de Lunadas Poéticas (Casa de Cultura Popular José Figueres Ferrer) y en Lire en Fête (Fiesta de la literatura organizada por la Alianza Francesa). Textos suyos aparecen en la revista electrónica Ping Pong, y en la colección Cuadernos de Poesía “Mono a Cuadros” que edita el escritor Armando Rodríguez.




ASALTO 23

¨Al terminar la calle, todo me faltará¨.
En lugares de delicados pastos tuve que echar,
junto a aguas de reposo me impidió gritar


Contra mi voluntad me guió por sendas
de injusticia,
y aunque ande en el valle sombreado,
peor temeré mal alguno, porque estará al acecho,
su vara y su cayado me sacaran el aliento

Sacás un spray delante de mi
en presencia de peatones angustiados
unges mi cabeza, 
mi cuerpo está temblando


Ciertamente el bien y la misericordia me
olvidaron esos días de mi vida, y en la
resaca del pavor moraré por largos días.




TELETUBIES

Si la edad entre los victimarios es limitada, se crean jaurías como la de los teletubies, entonces una fila de chamacos que no sobrepasa los 120 cm se abalanzan como albatros en las paradas de buses sustrayendo cardúmenes de cadenas y carteras, dejando al antiguo dueño una sensación del soplo del espíritu santo pero al revés.





Y AHORA.....................?

Como si tuviera antenitas,
detecto la presencia del enemigo
segundos antes de que mi billetera
cambie de dueño

La primera vez me sorprendió el despliegue
no era necesario el machete
La segunda, sí.
La tercera, no sabía si la vecindad era cómplice.





LOS CHICOS DEL VERANO

En la antigua China
la holgazanería era virtud.

En los ochentas fue culpa
del Atari del vecino,
la antena de canal 19 del otro vecino,
los Pinball camino a casa,
del cubo de rubik no,
sí del yo-yo, 
ula ula, cromos y brincar suiza
también, pero sombreado,
llenar álbumes, por supuesto.

Todos ellos escoltando al grande:
el futbolín de clavos.





LA GENERACIÓN DEL 87

Casi nos graduamos.
Preñamos primero.
Eso fue lo último que supe.





MOTEL CALIFORNIA

En el filo de la cama
sostenemos el pulso
como en un trial

Hasta que una cosquilla
me lanza a la alfombra
igual de peluda.





OFICINA
03 DE DICIEMBRE

Desde mi cubículo
la veo haciendo papelitos
con la alegría de un recaudador
de impuestos.
En uno de esos está mi amigo secreto,
sinceramente espero que sea ella,
a ver si el año que viene
desiste.





ARI

después del coma
se levantan los pandas
en sumo ritual



soñé de rojo 
en toda mi sábana
geishas al dorso




2 o 3 sakes
liberan la tinta
en el hentai



saluda al sol
de izquierda a derecha
yukio mishima




Vaivén 1

Es mi segunda mudanza en seis meses y a menos de veinticinco metros. Suena fácil, no tienes que presentarte y el carro se conoce los huecos. El problema: llevarse en hombros la casa mientras la vecindad metiche solo mueve el pescuezo de un lado a otro como diciendo qué necio.
En estos barrios de alamedas donde no hay camión que llegue al frente, la cruzada es un legitimo Pret a Porter, mostrando al público camas, televisores, jol comedor, la refri y el dividi que más tarde van a pedir prestado.




Vaivén 2

Me agrada esta vecina
desde la acera
el pacholí
cobija mi cuarto
de intensiones
que repaso
hasta llegar al sueño

con el alba
Sus tacones arrastran
versos de una esquina
que no duerme.





Vaivén 3

de pie en el bus
me separan siete paradas
del siguiente
que sí va directo
En la zona franca
labora medio barrio
nos hemos especializado
en pegar zippers
que otras abren
buscando el sueño
americano.






Vecino

a Cristian A. V.


½ nutella en el dedo
La refri me observa
medio abierta
golpeada por el fin
de quincena

Hurgo los detalles:
tres botellas de cerveza
aceitunas de mi casa
jamón dudoso

no reparo en la cuenta
ni en fechas de vencimiento
poco sabemos de números
menos de profecías
nada de respeto.





Incidentes

La casa tiene dos hamacas
En medio del jardín y de
una tarde que no promete
más que un monólogo
me acuesto en una de ellas
donde el tiempo no pasa
o pasa al revés
atando cabos

En la otra
se observan las nubes
algún pájaro
la tierra barrida
por el dedo.





Ánimas

Para el desenfreno cualquier escenario era excusa
Encontrarnos años después en aquel bar camino a Santiago
un día en que mi horóscopo falló

Inevitable apartarse de los amigos
buscar la orilla más tenue
como perdiendo sombras

De pronto la curiosidad
juego preliminar de mesa
muy atento a la zancadilla
pero también al fisgoneo

- Ahora vuelvo - dijiste

Tu media sonrisa obligó a algo más
no sé tal vez alcohol , un poco de baile
tomar confianza en cada gesto
sintiendo la trampa

Al filo de las tres
con el recuerdo batido por la aventura
dejamos el sitio
directo a un lecho
cubierto de calas.





Irak

20 de marzo 2003

Te invadieron por el sur
como ramera en fiesta pagana

Las guerras modernas
Dan un plazo
No más allá de su decencia
Después
Todos al tele
como recibiendo el 2000.





Indonesia

26 de diciembre 2004

En butaca de madera
La rutina dominical
Deja cicatriz en mi oído

El diezmo como palabra
O teoría económica nunca entendí
A veces se me va la mano
Creo que al de arriba también.






Live to tell


No es tu sexo
lo que en tu sexo busco
sino ensuciar tu alma
-Leopoldo M. Panero

En la intimidad
Candelas
Champaña
También poesía
Pecarnos a fuego lento

pero esto no es telenovela
aquí se fornica
con Panero
guaro de caña
y poniéndole
unas fruncen el ceño

otras
ven en la imagen cierta clase
de voyerismo
que las ata

la más agradecida
sospecho
en su boca guardará los versos
para conquistar nuevos falos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada