sábado, 10 de enero de 2015

JUANA MIRIAM LANCAPICHÚN VERA [14.449] Poeta de Chile


Juana Miriam Lancapichún Vera

(1969)
Poeta mapuche de Valdivia, Chile




Mamá Abuela

Abuela, ahora que llegó el otoño
y las oxidadas hojas
se dejan caer,
entonces te extraño,
si supieras que la tierra se está
cobijando con los cálidos colores
de esta cautivarte estación,
si supieras cuanto te extraño,
si supieras que párese que fue ayer
cuando te di mi ultimo
adiós.
he recorrido todas las calles,
de palmo a palmo, para ver
si encuentro en alguien
un gesto, una palabra, algo que se
parezca a ti.
Si supieras la falta que me haces,
que los días son eternos
como las noches, y yo aquí sola,
sin verte, ni oír tu querida voz.
¡Ay abuela! Hoy observe un gorrión,
una loica, aquella del pecho rojo
esponjado que tanto admirabas tu.
me quede sorprendida, me sentí
tan pequeña ante los recuerdos
cosas, vivencias que no se
apartan de mi.
porque las llevo gravadas
como plegarías, como tinta indeleble
no se pueden deslucir,
a veces cuando viajo a niebla
a contemplar el mar
a la distancia veo tu imagen
allá en aquel cerro de corral,
me dijiste un día, cuando siendo Yo pequeña:
“hija aquí me tienes que enterrar…
no te olvides nunca de esto
quiero quedarme aquí ara siempre,
mirando mi querido
y generoso mar”
ahora ya sabes
estas allá, en aquella tierra húmeda
y sagrada que tantas veces nos dio de comer,
estas bajo diez palmos de ella,
en su vientre amoroso que como madre abnegada
para siempre te acogió
ahora que llegó el otoño y las hojas van
cubriendo los campos, los caminos, las praderas,
ahora es cuando te extraño,
si supieras que la luna ha dejado
caer su manto sobre tu eterna morada
y las pupilas del día te miran con afección,
hoy te dediqué mis palabras,
te hable del otoño y de mi eterno mar,
no puedes imaginarlo siquiera la falta
que me haces.
tu figura se pierde a la distancia,
transfigurada en ave
o en mariposa, aquella que entró
un día en mi casa, esa blanca mariposa,
como tu nombre,
aquella que a mi lado pululó.

Abuela tú no te has ido, bailas
a mi lado como ave, como viento,
ninfa o flor, mi cariño grande,
desmesurada por todas estas razones
te dedico este homenaje, por que madre como
tú hay sólo una
y eres la que no me engendró.




Encuentro

El mar es mío me dije
me recuerdas, dice mi nombre,
juega
en azul, en verde,
en blanco como la enagua
de mi abuela
luego avanza, me abraza,
me dice, ven, soy tu amigo
la reconocí,¿sabes?
si tú eres la niña que amo,
has cambiado, ya no tienes
trenzas y no te quitas
los zapatos como antes,
tus ojos me rehúyen
agachas la mirada
temes que descubra
los secretos de tu alma,
cuéntame, recibiré
tus palabras, tus quejas, tus lamento
como en tu niñez
que yo recuerdo
mírame, escúchalos, aquí están
no te he defraudado,
de tus secretos otros, no se han enterado,
ven, ven, acércate,
dame un abrazo, reconóceme,
fundámonos
que los peces se sorprendan
de lo que te amo.
ven, te llevaré en mis brazos
por caminos blancos
y pececillos celestes jugarán a nuestro lado,
nos llevarán en su ocupa a ese reino de nácar
que te he preparado,
ven, niña, ven que la suavidad del alba
no se entere que te amo.



DESAPARECIDOS 

Se domandassero di noi, 
dite loro che siamo via, 
scomparsi 
caduti 
dentro una lottare che non ha rifugio 
trascinati dal vento 
che c'ha lasciato sommersi 
nell'attimo
di uno spazio incoerente;
mormorii
- non più voci -
sbigottiti nel tempo.
Non c'è rimedio
per l'anima del popolo,
per lo smisurato stendersi del suo pianto
interno.
Non siamo che spirito buono,
trasparenza,
acqua alla sorgente
che a righe scende per le nostre valli
percorse un giorno da quei nostri passi
che ora lì giacciono
come piedi
mozzati
dai nostri corpi vittime dell'oltraggio.
Perché?
se siamo tutti fratelli
perché poi farci danno?
Modo non c'è
per uscirne,
ma abbiamo perdonato.
Alla fine,
siamo come tanti Abele
nel disegno voluto da Caino. 

© traduzione Michele Metta




L'AMANTE IMMAGINARIO 

Così tanto lo sentiva
che una donna, al vento,
andava ripetendo
voglio narrarti
che io tengo un amante;
non ha corpo
né viso
perché è immaginario,
ma al calar della notte
basta chiudere gli occhi
e il suo corpo
al mio fianco s'accosta,
e il suo corpo compare.
Reale, 
da poterlo toccare!
Mi sussurra all'udito
parole che son carezze:
parole con sentimento,
te l'ho detto ch'è immaginario!
Non può nemmeno tradirmi,
perché io l'ho creato,
e perfetto,
a misura per me
perché è immaginario.
Così tanto in comune noi abbiamo
che pensiamo lo stesso;
e ama la natura
la vita a tal punto
che nell'uscire con lui
mai nessuno lo vede,
tanto a me sta congiunto.
Mi protegge,
e che m'ami così
mi dà solo allegria.
Così uniti che,
al morire,
giungeremo assieme a Dio,
che ci darà perdono
d'ogni pensiero mio,
per queste fantasie,
per questa mia delizia.
Perché lui, il mio amante,
è immaginario! 

© traduzione Michele Metta






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada