miércoles, 14 de enero de 2015

GERMÁN COIMBRA SANZ [14.469] Poeta de Bolivia


Germán Coimbra Sanz

Germán Coimbra Sanz (Santa Cruz de la Sierra, 01 de octubre de 1925 — Santa Cruz de la Sierra, 15 de enero de 2007. Fue novelista, poeta, dramaturgo e historiador.

Nació el 1 de octubre de 1925 en Santa Cruz y falleció el 15 de enero de 2007 en la clínica Niño Jesús debido a un cáncer hepático. Casado con Ana María Molina, tuvo cinco hijos.

Sus poesías, cuentos, novelas y dramaturgias siempre rescatan las tradiciones del oriente boliviano. Su última obra fue publicada el 2006 bajo el título de “Historias que parecen cuentos”.

Participó del Teatro Experimental Cruceño donde puso en escena varias piezas de su propia creación.

Coímbra es denominado por otros escritores y ensayistas cruceños como “literato tradicionalista, comprometido con su comunidad y su época” (Pedro Shimose), esto debido a que en su literatura y poesía, Coimbra se encarga de resaltar los cuadros y características propias del lenguaje de la región del oriente.

La Sociedad Cruceña de Escritores que lleva su nombre instituyó la medalla que con su nombre. La distinción reconoce la obra y méritos creativos de las personalidades que aportan a la literatura cruceña. La primera medalla fue otorgada a la esposa de Coimbra bajo el título de “musa inspiradora”.

Creación literaria[editar]
Coimbra se dedicó a rescatar las tradiciones y costumbres orientales de Bolivia, las cuales tradujo en diferentes obras literarias.

Entre las leyendas se pueden destacar a La viudita, La Casa Santa y El Bibosi, leyendas que fueron adaptadas a la televisión a finales de la década de 1980.

Sus obras poéticas más destacada son: Mientras tanto (1960); Romances del camino (1987); La canción que tú cantabas (1990); Chaquiras (1996); Pedrería (2003); Gotas de poesía (2007); Estrellas del amanecer (2007).

Entre su obra dramatúrgica se puede citar a: Diego de Mendoza (1974); Obras teatrales que contiene: El Bibosi, La viudita, Cambas Patazas, Buscando estrellas (1981); Cese de fuego (1986); La monja Siracua, La maldición, Cese de fuego, las tres editadas el 2010, junto a otras publicadas en la década de 1970.

Su labor también la dedicó a la investigación etnográfica, de allí sus estudios sobre Mitología Sirionó, escrita mediante recopilación testimonial (1981); Los actuales indios de San José de Chiquitos (1961); Relatos mitológicos (1986); Supersticiones y refranes de la ciudad de Santa Cruz (1976); y El castellano de Santa Cruz (1992); El Santuario de Cotoca (1998).

Entre sus cuentos escritos destacan: Bajo la luna menguante y otros cuentos (2001); Historias que parecen cuentos (2006).

Coimbra también escribió libros sobre Hernando Zanabria y Lorenzo Caballero, además del Diccionario enciclopédico cruceño (1992) y Crónicas cruceñas (1961).

Aportes a la institucionalidad cruceña[editar]
Coimbra fundó el Comité pro Santa Cruz y la Casa Municipal de Culturas, fue Director del Jardín Botánico, Presidente Vitalicio de la Sociedad Cruceña de Escritores y profesor universitario en la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM).



Las vistas

Aunque no crean soy flecha        
pa despacharme una palta          
Y tampoco nunca falta              
un tiesto para una mecha.          
                                  
Pillé una flor nada mala          
en el tambo Muchirí                
y usando el modo de allí          
le estuve arrastrando el ala.      
                                  
Alisté mis pacumutos              
pa zamparme ese manjar            
y en cuanto tuve lugar            
le largué todos los chutos.        
                                  
No jue más. Cayo en el pozo        
y al rato estuvo amansada,        
que no hay corcovos ni hay nada    
cuando uno es tigre y guen mozo.  
                                  
La convide a ver las vistas        
que tienen los Echazuses,          
que disque a punta de luces        
jacen ver a los artistas.          
                                  
Me dijo que no salía              
a ninguna parte sola              
y que perdone la cola              
que con nosotros iría.            
                                  
Al final jui yo y la negra,        
las dos hermanas mayores,          
lo mesmo las tres menores          
y atrás el suegro y la suegra,    
                                  
las hijas de la vecina,            
el cuñao de la cuñada,            
una vieja enmantonada              
y una cunumi barsina.              
                                                                    
Con todo mi regimiento            
jice cola pa la entrada            
siguiendo de disparada            
pa poder pillar asiento.          
                                  
Topamos con un balcón              
y las dos filas llenamos          
y apeninga nos sentamos            
se prencipio la junción.          
                                  
Por el cuadrado de trapos          
vide brincar los letreros          
y anunciando un aguacero          
una tonada de sapos.              
                                  
Yo no puedo suponer                
si esta es cosa de la trampa      
pues siguieron las estampas        
de un gringo con su mujer.        
                                  
Era choca y bien plantada,        
le digo que era un antojo,        
la mire de cotiojo                
descuidando a mi pelada.          
                                  
Mas advertí que ella estaba        
comiéndoselo al gringazo          
le pegue pa su codazo              
pa que no tumbe la baba.          
                                  
"Respetos guardan respetos",      
le dije bien despacito,            
"y acordate pajarito              
que yo pague los boletos,          
                                  
y si seguís con tu afán            
mi cinturón no es de adorno        
que yo no caliento el jorno        
pa que otros coman el pan!"        
                                  
En ese preciso instante            
un ventero impertinente            
se me planto frente a frente      
con su cajón por delante.          
                                                                    
Como hambrientos mariguises        
las manos, de un santiamén        
limpiaron el almacén              
y yo pague las perdices.          
                                  
Y pa completar el bloqui,          
aguelas y muchachuelas            
daban trabajo a sus muelas,        
tororoqui, tororoqui.              
                                  
Mientras duraba la minga,          
cuasi me quedo pasmao              
porque el gringo condenao          
le daba un pico a la gringa.      
                                  
Otro beso como aquel,              
torcido como un tornillo,          
si haiga sío un amarillo          
me reventaba la jiel.              
                                  
Pero si usté  me pregunta          
el tema de la función              
no doy cuenta ni razón            
aunque pase por butunta.          
                                  
Cuando encendieron las luces      
de lo visto no había nada,        
ni una figura pintada              
ahí si me eché cruces!            
                                  
Y no es motivo de risa,            
porque yo siempre he creído        
que es alguien que esta escondío  
y al que mira lo innotiza.        
                                  
Y todo lo que parece              
de verdá, solo es de pliqui,      
nos jace tiqui-miniqui            
y dispues desaparece.              
                                  
Si quieren tomar el pelo          
estos puebleros ladinos            
sepan que los campesinos          
no tragamos el anzuelo.            
                                                                  
Cuando a la chica lleve            
y a todos sus colgandijos,        
al despedirse me dijo:            
"Mañana a la matine".              
                                  
Al cine? Antes me muero!          
Si me gaste en la junción          
el flete del carretón              
y el jornal del carretero.        





El entierro

Cierta vez que con mi perro
iba siguiendo un tatú
cuando en un motacú,
¡helay la luz de un entierro!

Como era treinta de agosto
en que todo entierro arde
me acerqué medio cobarde
jaciéndome el angosto.

Que si se va con empeño
y ambición tras e la plata
y el fuego se desbarata
y se le aparece el dueño.

Cuando tuve por llegar
a señalar el tapao,
dos tipos me habían ganao
y estaban ya por cavar.

Como nunca se me van
del todo las bailadoras,
los dejé pa sus tres horas
que trabajen con afán.

Y conteniendo la risa 
que el asunto me causaba
al perrito que llevaba
lo vestí con mi camisa.

Le desprendí la cadena
y sin decirle ni cuje,
el perro que era de empuje
les salió como alma en pena.

No se imagina el puchero
que les jizo aquel espanto,
dejaron todo y de un canto
patitas pa que te quiero.

El hombre sin un distingo
no sabe pa quen trabaja
pues topé con la tinaja
escarbándole un poquingo.

Más la cosa se me endura
cuando agachao sobre el joyo
vide sin ningún apoyo
a la fantasma de un cura.

Todo el cuerpo me temblaba
pero no quise aflojar,
otro hombre en mi lugar
le digo que se chilcheaba.

Y sin perder los estribos
me encomendé a Santa Rosa,
pa que me aparte esa cosa
que no era asunto de vivos.

Y que le pondría al cura
las velas que me dijiera,
pero que pronto se juera
a ocupar su sepoltura.

No hay caso que mi lamento
hasta el cielo lo mandé
pues el dijunto se jué
como llevao por el viento.

Me salí pa refrescar...
y a punto de haberme ido
porque a mas de tanto ruido
mi perro se puso a aullar.

El Chiñi volaba inquieto
y el tiempo conjeturando,
con razón taban andando
los espíritus de asueto.

Cuando junto a un sumuqué.
¡helay un hombre con cuernos!
era el rey de los infiernos
y es de veras, ¡creame usté!

"¡Válgame Virgen sagrada!"
clamé cuando vi al maligno,
y al jacerle el santo signo
la emplumó por la cañada.

Ya estaba claro, y por ésto
los bultos se sosegaron
y tranquilo me dejaron
pa me llevara el tiesto.

Al tratar con mucha pena
de levantar al fulano,
se jue y se jue de mis manos
hasta perderse en la arena.

Desde entonces yo destruyo
cualquier laya de ambición
pa que en alguna ocación
no me dejen a piyuyo.





En la fiesta de Porongo

Una vez que al Piraí
con otros me fui a bañar,
un camba cantó al pasar
la copla que dice así:

"Vámonos pallá pa’ Porongo
que la vida es bien barata:
cuatro quesillos por medio
y una pelada de yapa".

No puej lo que oí, bastante ‘jue’
y sin que nadie me ataje,
y antes de que el sol se abaje
en Porongo me encontré.

Llegué como hecho el turista
cabalingo a la procesión
que ‘jue’ muy buena ocasión
pa’ poder pasar revista.

¿Qué será que las devotas
sean de cualquier lugar,
por una que es regular
hay unas veinte chototas?

Una encontré medio medio...
aunque bastante gordita,
la cara sí, muy bonita,
lo demás ni pa’ remedio.

Le ‘jice’ pa’ su gambeta
y ella ‘jue’ puro sonrojos,
‘Haiga’ visto ‘usté’ esos ojos
que servían de receta

Y pa’ dejárselos descritos,
como expresión no dispongo,
eran sus ojos grandongos
como un par de huevos fritos.

Este piropo janucho
le despaché a la pelada:
"este, me da el fuego ‘e su mirada
para encenderme yo este pucho"

Por poco de allá me escurro
al ver que se ‘encororó’
y su boca ‘e pororó
contestaba: "¡No sea burro!"

Pero ej como dice el refrán
que el burro consigue todo
por persistir a su modo,
yo continué con mi afán.
La tenía ya media controlada,
y ya esa noche ya ‘jue’ poqui!
mas después en el foqui-fofoqui
se le acabó la burreada.

Así empezaron, no miento,
a florecer los camotes
y a esperar que de mis trotes
saliera su rendimiento.

La mujer que entrega entero
al hombre su corazón,
es digna de compasión
porque el hombre es muy matrero.
 Y aunque el mal es la cosita
que hace perder la conciencia,
sin mirar las consecuencias,
ahí nomás me dio una cita.

"El viejoso no va a estar" me dijo, 
y que no aparezca hasta 
después que anochezca 
sin ser visto en el lugar. 
 Tras que la noche tiñó
me fui caminando a gatas
a esperar entre unas matas
que había ‘e macororó.

Aguardé pa' su hora entera 
más larga que una cuaresma 
y ‘dejle’ yo ahí en la ‘mesma’ 
espiando pa’ la tranquera. 

Aburrido y ‘aguazapao’ 
al final salió la gorda 
gritándome: "Sursum corda, 
que ya taita se ha marchao"

Crucé sunchándome el cuero
en un cerco de cuguchi
más contento que un tiluchi
cuando pasa el aguacero.

Pero el mal puej nunca dura
cuando se tiene una rana
que le haga sana-sana
encima ‘e la matadura.

Al decirle que la amaba,
ella contestó: "Ja jay!
vos sos de lo que no hay
y a mí me creés una taba"
Yo le dije: "Estoy perdido
por tu boquinga ‘e melao"
y me dice: "Malcriao,
me estás rompiendo el vestido"

"Y decime si no eras vos
la que quería este encuentro".
Y me dice: "Ejej vamos pa' adentro".
Yo le dije : ¡Cómo no!.

Así como se lo cuento,
le saqué hasta las zapatillas
y nos fuimos en puntillas
hasta dar con su aposento.

Cuando en eso bororón!
el viejo se había volvío,
yo salí como escupío
disparando ‘pal’ canchón.

Atropellé en mi carrera
una saba de barreno,
metí la pata a un chipeno
y me enredé en una estera.

Y encima ‘e los encontrones
que a cada paso me daba
a una perringa llevaba
prendidinga de mis garrones
Al verme tan acosao,
a un ‘jorno’ me ‘jui’ a meter...
y de ande puej yo iba a saber
¡que esa tarde habían jorneao!

Un infierno, viera usté,
lo que le cuento no es nada,
hedía a carne quemada
por poco me achicharré.
Y aquí se acabo el bailongo
porque nunca más volví
a cruzar el Piraí
pa' llegar hasta Porongo. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada