viernes, 16 de enero de 2015

CRISTINA TORO [14.502] Poeta de Colombia


Cristina Toro

Cristina Toro (Medellín, 16 de mayo de 1960), es una actriz de teatro colombiana, la cual forma parte del grupo teatral El Águila Descalza.

Desde 1980 hasta 1981 fue monitora del Centro de Investigaciones de Eafit, donde participa en la investigación sobre la Historia del Comercio en Antioquia, dirigida por Santiago Londoño Vélez.

Trabaja como investigadora en el Instituto de Integración Cultural Quirama 1982 - 1985, donde realiza una investigación sobre la Historia del Teatro en Antioquia , escribe la monografía sobre el Panorama Teatral en Antioquia 1982 y participa de la investigación sobre la Historia de las Mentalidades en el Oriente Antioqueño. Premio al mejor guion por el documental sobre Débora Arango realizado con Iris Producciones. Medellín del año 1984.

En 1986 se une al grupo teatral El Águila Descalza.

Ha participando en las siguientes obras: Tanto Tango, Boleros en su ruta, Filomena la vaca filomenal, País Paisa, Pues Antioquia vos, Medio Medellín, Trapitos al Sol, Chicos malos S.A., Medellín en cartel, Colcha de Retazos, Pecao Mortal, Vida de Perros, Cosas de la vida, El sueño del Pibe, La Patria Boba, Matando el tiempo, Historia Clínica, Su mamá…¡La suya!, San Gardel de Medellín, Ambiente familiar con cantaleta, Llevando del bulto, Mañana le Pago, Coma callao, Chupe por bobo.

Premio Simón Bolívar con equipo de El Colombiano por la investigación sobre la Historia de Antioquia, donde participa en el capítulo sobre la Historia del Teatro. Bogotá del año 1988.

Participa como invitada al Encuentro Iberoamericano de Escritores convocado por el Instituto Distrital de Cultura y la Casa de Poesía Silva. Bogotá del año 2000.

Realiza una lectura de poemas en la Casa de Poesía Silva para el lanzamiento de su libro “La Humedad del fuego”. Bogotá, Octubre del 2001.

Realiza una lectura de poemas en la Sede del Festival Internacional de Poesía para la presentación de su libro “La humedad del fuego”. Medellín, Noviembre del 2001.

Sus poemas han sido publicados en periódicos y revistas literarias colombianas, como el Boletín Bibliográfico y Cultural del Banco de la República y la Revista Casa Silva.

Obras

Como escritora ha publicado los siguientes libros de poemas:

Cosas de Mujeres, Ediciones La Pluma del águila. 1995. Nueve ediciones
Telón de Fondo, Ediciones La Pluma del águila. 1999. Dos ediciones
Apuntes de errancia, Ediciones La Pluma del águila. 2000. Dos ediciones
La Humedad del fuego, Ediciones La Pluma del águila. 2001. Dos ediciones
Obsesiones Nocturnas, Ediciones La Pluma del águila. 2005. Única edición

Sus poemas también han sido publicados en:

De Panidas y Poetas, Segunda Muestra Antológica Antioqueña. No 10. Selección: Omar Carrillo. Benedán 1995
La Mujer y el Amor. Antología Poética. Compilación Marta Inés Palacio. Fiducafé 1996
Ellas escriben en Medellín. Poesía. Varias autoras. Hombre Nuevo Editores. 2007
Antología de Poesía Erótica Colombiana del siglo XX. Juan Manuel Roca. 2006
La mujer rota Literalia Ediciones. Guadalajara, Méjico, 2008. Homenaje al centenario de Simone de Beauvoir




Laderas

Para Víctor Gaviria 
(Fragmento)

La ciudad humeante
como una taza ennegrecida
se abandona a la tarde.

La náusea del río se desliza
por su lecho áspero,
se pavonea
como el ciego orgullo
de la prosperidad,
deja su rastro de escombros
a lo largo de la antigua villa.

Atentos, desde su palco,
los habitantes de las laderas
ven pasar el despojo del agua.

Por callejones de lodo
transitan sus sombras

desordenadas en la noche.
Bailan la estridencia del abandono.

Abajo Medellín.
La luz titila en la distancia.
Arriba ellos, miran
sin que nadie lo sepa (...)
Existen sólo para su miedo.
Son los hijos del pánico.
Nacieron huyendo de la muerte.

Tras la premonición 
vendrá la certeza.
El aviso de la suerte.

Mientras el barrio llora
un 'pelaíto' menos, 
en la acera, al acecho,
nuevos 'pelaos' esperan su turno
para seguir el rastro
de los que ya no son





Sala de espera

¡Ay, las mujeres!
Siempre esperando algo,
siempre en silencio
con ese temblorcito
que da la incertidumbre,
siempre pensando
si será o no será,
si vendrá o no vendrá.
Siempre en secreto
cavilando dudas.
Mujeres niñas que esperan crecer.
Mujeres que ya crecieron
pero esperan lo de siempre
con pánico de amor.
Mujeres solas
esperando al fin
ser esperadas.

"La mujer rota"





DIAS DE SANGRE

Esto no lo entiendes.
Nunca te pasará.
Es cuestión de cuerpo,
de ciclos que no imaginas.
Son cosas de mujeres,
tal vez por eso forman parte de los secretos.
De estas cosas no se habla.
Son asuntos de resolver en el baño,
a solas,
con sigilo,
con discreción
para que no se note
ni por fuera ni por dentro,
que no se sepa,
que no se sienta,
que no se vea,
que no se huela;
que pase
como si no pasara
aunque pase,
y nos asalte puntualmente
cada vez que no somos madres
y nos imponga a veces
su cuota de dolor,
acaso como precio por elegir la soledad.
Debemos ocultarlo
con culpa,
con pulcritud,
aunque nos marque con escándalo,
aunque nos haga sentir diferentes.

Estas son cosas que no entiendes,
tal vez porque nunca hablamos de eso,
porque es un asunto de sangre
sin herida visible.
Es nuestra sangre inútil,
la que el cuerpo desecha,
esa que nos recuerda
nuestra esencia animal,
esa que nos distingue como hembras,
es el grito del cuerpo
que nos conecta
con las demás animales,
con las gatas en celo cuando gritan,
con las yeguas que esperan la luna,
con los ritmos de los mares,
somos marea alta
y marea baja,
tenemos menguantes y crecientes,
somos luna llena.
Nuestros senos lo saben,
nuestra piel.
Somos hembras:
Sexo femenino,
sexo interior gigante e invisible,
maquinaria atada al reloj planetario.

Esto no lo entiendes.
Nunca te pasará.
Son cosas de mujeres.

"La mujer rota"




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada