sábado, 10 de enero de 2015

ALEJANDRA LLANQUIPICHUN [14.448] Poeta de Chile



Alejandra Llanquipichun 

(Osorno, CHILE 1985) es estudiante de Pedagogía en Lengua Castellana y Comunicaciones en la Universidad de los Lagos y madre de Daniel. Ha participado en las antologías GRAMA (2002), Cadáver en la mano (2006), Sombra(s) bajo el paragua (2006) y Kümegungun/ Kümewirin. Antología poética de mujeres mapuche (2011). 


"Mi poesía tiene mucho que ver con el cuerpo visto desde lo femenino siempre. La femineidad, la maternidad están muy arraigadas a lo que soy yo como poeta, a lo que es el hablante lírico en los textos. Tiene que ver con la naturaleza, con una conexión directa, y también tiene que ver con un elemento que sirve para crear historia, para concebir mitos. Todas estas cosas que cuentan las historias mapuche, por ejemplo el Shumpall de la Roxana Miranda, todo tiene que ver con los cuerpos, todo tiene que ver con formas. La historia del abuelito Huenteao, los mitos que se cuentan en San Juan de la Costa, siempre tienen que ver con cuerpos, con hombres y con mujer, el hombre pez, el hombre animal. Yo creo que eso tiene que ver mucho. En la poesía mapuche, el cuerpo del ser humano está visto no solamente como ser humano sino como si tuviera un instinto de la naturaleza y de los animales que los rodean, como si el cuerpo fuera la concepción del entorno hecho uno." (A. Llanquipichun, entrevista personal, 12 de noviembre de 2013).




Atardecer

Ardes en el universo sin fin de nuestra historia,
los troncos de los árboles huecos
anidan el alma de la lluvia
que se escondió huyendo del rocío.
Eres tú huyendo del río que se seca en verano,
camuflándote los ojos con tierra colorada
y la boca negra de maqui recién cortado.
Sonríes espléndido, te miro y sigo creyendo que te adoro,
te quiero besar y sales corriendo detrás de las ovejas
los treiles enojados se levantan y emprenden el vuelo
con destino a tu cabeza colmada de polvo.
Otra vez llegaste llorando y te quedaste dormido entre mis brazos,
con las rodillas peladas de tanto caerte de los árboles
y tu sonrisa de maqui






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada