domingo, 7 de diciembre de 2014

YVONNE AMÉRICA TRUQUE [14.195] Poeta de Colombia


Yvonne América Truque

Nació en Bogotá, Colombia en 1955, su familia es de Buenaventura, Valle del Cauca. Murió en Montreal, Canadá, 2001.

Yvonne América Truque comenzó a escribir poesía desde muy joven. A partir de 1982, da a conocer su obra al leerla en diversos auditorios. Realizó, antes de lanzar su primer libro, cuarenta lecturas en salas culturales y universidades colombianas. La primera edición de su libro Proyección de los silencios, se hizo en Bogotá, en 1983 (Árbol de Tinta). Ya en Canadá, se publicó en Montreal, en 1986, una edición bilingüe francés-castellano (Centre d’Etudes et de Difusión des Ameriques Hispanophones). Textos suyos figuran en varias antologías, como Poetas en abril (Luis E. Sierra, recopilador. Bogotá: 1982), Integrarte. Poesía colombiana contemporánea (José Luis Días Granados, compilador. Bogotá: Cámara de Comercio, 1984), Momentos de poesía nueva colombiana (Orlando Barbosa, compilador. Bogotá: Alianza Colombia-rda, 1984). Poemas suyos han aparecido en diferentes revistas, tanto en Colombia como en Canadá y Estados Unidos.

Como dice José Luis Díaz Granados en la presentación de su libro:
Yvonne Truque demuestra […] una constante preocupación por encontrar la palabra precisa […] Conoce el secreto de la construcción poética y […] va armando el juego, las imágenes, la rueda […] Su dimensión urbana, cruda […] honda y dramática […] la hermana con Whitman y la emparenta con Baudelaire […].





Poema 4

Éramos tan frágiles y livianos
como una gaviota en el aire
o como la hoja que en otoño
el viento arrastra… y cae.




Mujer batalla

Era ella. La vi un día
parecía la misma y yo…
y yo no la conocía.

Venía de los años
desnudándose los pasos.

Su vientre inflado como mundo,
era un ¡tan! ¡Tan! de Libertad
ausente
y un entonar su iracunda rebeldía.

Venía del tiempo y en sus ojos
se habían instalado el sol,
la luna, el cielo
en un infinito desear vivir su vida.

Entonces, la vi correr las calles
con la rabia albergada en sus entrañas
rompiendo Silencio-Ataduras,
Institución-Hogar.





De esta maraña que nos ha atrapado

Camino
solitaria, paso perdido
por las entruncadas calles
de la ciudad dormida.

Respiro
aire de bocinas y coches,
humos nauseabundos,
pestilencia de canecas.

En un viejo bar de esquina
se escucha un tango.

Portales
acunando niños, vagos y borrachos.

Un hombre oculto como lobo hambriento
acecha el paso de su presa.

¡¡¡Alguien acaba de ser acuchillado!!!

Prostitutas
maleantes y señores
todos confundidos en la noche.

Semáforos, calles,
calles, ruidos,
ruidos, bares,
bares, militares.

¡Balas!
Sigo
caminando silenciosa
pisando asfalto húmedo,
reloj del tiempo detenido.

Mañana
leeré los diarios y en página primera
a gran titular veré:

«elegida la reina del café».




Hasta desgarrarme

Me pregunto,
os pregunto a vosotros,
parte de mí.

Todos, cristales rotos
subterráneos sin salida,
engranajes no encajados.

Mundo cárcel.

Cárcel mundo:

dónde hay un sol
que a nuestros ojos brille.

Que a nuestra pupila asome
camino sin cadenas.

Dónde el viento
levantando polvaredas
pueda llevar mis sueños
de vida infinita,
a verdes campiñas florecidas
a domingos de risas y alegrías.

Me pregunto, os pregunto,
es mi vida este interrogante.





Poema 5

Navegar… siempre navegar
el mar abierto de la vida.
Y cuando llegue la tormenta
encallar plácido en la muerte.




Tu rostro

Tu rostro, en mi recuerdo
niebla densa que figura
un vago amanecer.

La caricia
de un horizonte perdido
se dibuja en la transparencia
de una mirada que insinúa
posiblemente el equívoco
del instante repetido
a un silenciado corazón.

… la noche se aparea con el mar…

La sombra que proyecta
cada estrella
deja escapar su luz acuosa
de llanto tragado en los latidos
y la tremulés de un presentimiento.

Tu rostro en mi soledad
se desdibuja y no es.

… tus ojos apareados con la noche…

figuran profundidad marina
y qué envidia del mar,
¡tengo miedo a navegar!



“Hojas de Sol”: Yvonne América Truque, poetisa afrocolombiana.


Por Luis Ibarra Wharton


“Hoy”, escribió la poeta, “sera un ayer en mi camino”. Yvonne América Truque nació en Colombia en 1955, llegó Montreal en 1984 y vivió en esa misma ciudad hasta el 2001, año de su fallecimiento”. Hija de Nelly, activista social del movimiento sindical colombiano y de Carlos Arturo Truque, conocido escritor afrocolombiano.

Un fragrmento de su poema Espejo de Luna (1982) nos dice:

Pero si fueras luna y yo espejo
Si fuéramos espuma y un solo cuerpo
Astros silenciosos en una noche de enero
Entonces…tranquilos, serenos
Podriamos decir al mundo:
Todos nuestros momentos pueden ser eternos

En el texto que presentamos Hojas de sol y Recorriendo las distancias, los cuarenta poemas escritos originariamente en Español, son inéditos. Según su costumbre, había organizado el contenido en dos partes: Hojas del sol y Recorriendo las distancia.

Confió los poemas a su amigo Jean-Pierre Pelletier, que realiza una traducción al francés acertada y sensible.  Este poemario bilingüe nos advierte de lo maravilloso, humano y profundo de la poesía de Yvonne América Truque. Este suceso editorial contó con la experiencia en el campo editorial del Profesor Hugh Hazelton de Concordia University a través de la editorial Enana Blanca, así como de Adage; ambas editoriales localizadas en Montreal.

Hazelton poeta, académico y editor ha conocido la obra de Yvonne América Truque por mucho tiempo. Ha promovido la obra de la poetisa, no solo en Montreal y Toronto, a través de círculos literarios, sino también ha publicado sobre la vida y la obra de Truque en su libro Latino Canada: A Critical Study of Ten Latin American Writers in Canada.

SABE MÁS QUIEN LEE MÁS

En Marzo celebramos el Día Internacional de la Mujer (8 de marzo) y el Día Internacional de Lucha contra la Discrimación Racial (21 de marzo). Ambos fechas me traen a la memoria la obra de justicia social y literaria de la poetisa afrocolombiana Yvonne América Truque. Aquí los dejo con uno de sus poemas recogidos en Hojas de sol y Recorriendo las distancias, y escrito en Bogotá, Colombia, el 6 de noviembre de 1982.

Nada está vedado

…Nada está vedado
Cada sueño es un poro en la piel
Cada piel es un camino largo a recorrer
Cada ser lleva oculta su tragedia
Tras una mirada limpia
Abierta al porvenir
En las noches la magia se abre al pensamiento
El corazón vuela hacia claridades insospechadas
Y las flechas del anhelo apuntan sus dardos
Al horizonte del sol que emerge radiante
A sosegar día tras día las batallas



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada