martes, 2 de diciembre de 2014

JORGE LARGUÍA [14.161] Poeta de Argentina


JORGE LARGUÍA

Nace en Rosario, Argentina, en 1966
Estudia las carreras de Maestro Nacional y Profesor Nacional de Música en la especialidad de Flauta Traversa.
Brinda su primer concierto a los dieciséis años.
Con Javier “Chino” Fioramonti, conforma el dúo “Palo Borracho”. Tiene el honor de tocar con Raquel Escalante durante muchos años y de producir sus discos. Acompaña a cantantes “líricos” y “populares”. Integra agrupaciones de “cámara”. Se dedica a la docencia tanto en organismos estatales como en forma particular. Propone, dirige y graba “Hacemos Música” trabajo creativo junto a sus alumnos de escuela primaria. 

Aborda  el proyecto “Manufactura Limitada” (grupo de experimentación vocal e instrumental de raigambre folklórica). Inmediatamente lidera el trío eléctrico “La Napa”. Simultáneamente propone el espectáculo “Afónico”. Se aboca a la grabación de “Otro Fénix”.
En la actualidad se encuentra escribiendo su primer poemario: “Canciones instrumentales”





Dormito
río y declamo /
encuentro en tus relieves
compresas que alivian
carestía
inquietud
mis manías

Respiro fascinado
la autenticidad de habitarte






COLLAGE PARA MI PADRE
y presentí cual era tu misterio
tu ternura inconfesa, tu deseo
el resquemor de un signo indescifrable
bendito sea el material cuidado
acróbata del tiempo y del espacio
cada poema una sublimación





Desde que amaneció
ensayo no extrañarte tanto
por eso restriego mis dientes con tu cepillo

Embelesado con el abrazo de tu vulva
yo bailoteo  feliz por el mundo /
estoy acostumbrado a mis dolores
y me niego a marchar contrariado

¿Y para qué saltan si no son langosta?
¡cuánto fracasado añora lo que no conoce!





Conoció un buzón la noche de un sábado. 
Sin importarles los indiscutibles peligros de tamaña situación - copa va, carta viene - no tardaron en enamorarse. 

Disfrutaron mirándose uno al otro. Durante las tardes conversaban con alegría, por las madrugadas estallaban en carcajadas. 

Quiso cuidar ese amor, darle luz, filtrarle el sol directo, hidratarlo con agua blanda, renovar su sustrato, abonarlo y garantizar un rango adecuado de temperatura.

Extraña posición ¡un ser humano con un buzón!





instalarme
arrullarte
hundirme en vos
comulgar compartiendo este presente
y fusilar uno a uno tus temores





EL MALESTAR
Descubro esta bola de mundo 
y no me gusta, 
envenena.
Entretanto
sicarios del saber - poder
celebran tamaña putrefacción




La realidad 
con su demencia 
nos extinguirá
¿será por eso 
que al despertar 
tengo pesadillas?

El deleite de la lluvia 
no me permite mecer 
un corazón cerebral
sumergido en Coca Cola.

Al mirar con los labios
comienzo a pensar
si dormiré plácidamente
o descansaré en paz.





Suave y tónica mirada morena
humedece sus pequeños ojos
Vida ¡ese es un regalo exquisito!





Dibujo la tarde con sus sonidos:
la visto de rojo, ocre, violeta
la beso, le ruego que no se marche…
- oropel de artesano, dice y se va






Bordes
deseo y espero
esa lluvia compartida
ese enredo de lenguas
ese cuando tu vida y la mía se topan
ese gustito que estremece




Aunque amanecimos un poco nerviosos, comprobamos que el tanque tenía agua y muy contentos pudimos darnos una ducha. 
Nos vestimos con nuestras “ropas de gala”, nos despedimos por un rato de nuestros perros, entrelazamos nuestros dedos, nos tomamos de la mano, caminamos un par de cuadras y llegamos al registro civil donde una simpática jueza nos declaró “marido y mujer”.
No hacía ni frío ni calor. El cielo tenía un color rarísimo, chispeaba dulcemente.






PENÚLTIMO VERSO
Acaricio / beso el pasado
y deduzco, no será futuro
por más que la ausencia lastime
lo irrisorio que me queda de cuerpo.

Todo es un eufemismo
el apego, un desvarío,
egocéntrica flamea tu victoria
ceremonia o ritual de “Nadidad”.






Si tu silencio transfiere
una increíble sonrisa
o mi inquietud encaja
como hojas de otoño
toda vacía brisa concluirá
destrozando al deseo.

Por el momento te regalo
flores de palo borracho,
verde amarillos en fresnos
y este amor que no es querer.







Desembarco en la niñez 
escapo de los zumbidos
alzo plumas en el parque
ofrezco cipselas al viento
y agradezco cuando dicen
que mi letra es amorosa
que mis días de re cuerdo
emocionan otras almas







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada