viernes, 21 de noviembre de 2014

SAMUEL WAGAN WATSON [14.086] Poeta de Australia



Samuel Wagan Watson 

Poetas Indígenas del Mundo: Samuel Wagan Watson

Samuel Wagan Watson nació en Brisbane en 1972 y es un poeta indígena australiano, con antepasados irlandeses, alemanes, Bundjalung y Birri Gubba. Hijo del novelista y activista político Sam Watson, quien era el único estudiante indígena en la Universidad de Queensland, en 1971. Reconoce entre sus influencias las de Nick Cave, Tom Waits, Jack Kerouac, Charles Bukowski y Robert Adamson. Su poesía oscila entre la observación de la vida cotidiana y los efectos de la colonización en un lenguaje vívidamente directo, casi táctil. Ha publicado los libros de poesía: De Musa, Vagabundeo y Medianoche, 1999, Premio David Unaipon de poesía para jóvenes escritores indígenas; Blues Itinerante, 2002; Hotel Hueso, 2001; Secretos Encriptados en Humo, 2004, Premio de Poesía Kennett Slessor al mejor libro de poesía del año, 2005; Perros de Tres Patas y otros poemas, 2005. Entre otros reconocimientos recibió en el año 2000 un importante premio por sus contribuciones sobresalientes a la cultura australiana.



ARROJA SAL

Nuestros Sabios están bien familiarizados con la Mala Suerte,
Y reconocen la Muerte por su signo,
No cruces cuchillo y tenedor en la mesa de la cocina
Porque justo estás invitando al diablo a cenar,
Arroja sal.

Un búho es la pluma mala de la premonición,
Un gato negro puede leer sólo tiempos oscuros,
Mientras perros de ojos rojos merodean la encrucijada de la Misión y las colinas
Cuando alas de murciélago expresan fácilmente el brillo de la luna,
Arroja sal.

Para lo que nos aflige está el aceite de hígado de bacalao,
Habla de los muertos y se curvará tu columna vertebral,
Deje un vaso de agua protector sobre el alféizar de la ventana de la noche,
Apostar el sábado te volverá ciego,
Arroja sal.

Toca madera y arroja sal sobre tu hombro
Arrójala una vez al día y hazla divina,
Ser supersticioso es ser uno; con Dios y la naturaleza oscura,
Ser supersticioso es ser sublime,

Arroja sal,
Arroja sal,
Arroja sal...




MONSTRUO

No puedo hablar la lengua de mi abuela y nunca he estado en la tierra de mi abuelo,
He viajado aquí y allá,
mi cultura replicada en laboratorios financiados por el gobierno;
Soy un Frankenstein del Tiempo del Sueño,
Soy un Frankenstein del Tiempo del Sueño.

Carne reanimada que una vez cantó líneas de canciones naturales
extirpada quirúrgicamente mi alma cristiana y reparada con diseño indígena,
un patriota de bandera negra, amarilla y roja, sin embargo,
soy daltónico.
Soy un Frankenstein del Tiempo del Sueño.

¡Soy una mutación de la política de la Australia blanca!
¡Soy un Frankenstein del Tiempo del Sueño!
Soy la pesadilla viviente del sueño Australiano; ¡un aborigen educado!
Asusto a algunas personas blancas con mi inglés; ¡Soy un Frankenstein del Tiempo
del Sueño!
En la sociedad actual, mis vecinos cantarán, Adelante Australia Justa, y al igual que la abominación que soy Sólo puedo preguntar ¿Adelante Australia Hacia Dónde?
Pensar negro es un crimen de pensamiento, no necesito Reina o país profanado y sólo el nacionalismo australiano puede definir, que soy un renegado del contexto indígena; soy un Frankenstein del Tiempo del Sueño…




LOS HOMBRES TORCIDOS

Mi Padre enderezó a los hombres torcidos
En la vieja caseta de la lavandería
Sobre herramientas de pesca y botes de tuercas y tornillos
Donde sobre un escurridor
Sus formas desnudas y retorcidas colgaban del cuello,
El vello corporal como agujas de pino,
Restringidos por abrazaderas soldadas
Y dientes de trampa de acero
Brazos hidráulicos y poleas
Y una brillante bandeja de goteo en el suelo
Para recoger el expulsado odio ennegrecido

A veces ocho, a veces diez
Los hombres torcidos
Con caras como ciruelas pasas
Tatuajes y cicatrices
Y lenguas que ya no funcionaban
Inundadas por obscenidades
Mientras goteaban día y noche
En la vieja caseta de lavandería

Y fueran agradecidos o no
Los hombres torcidos,
Tampoco estaban en deuda con mi padre
Y su escurridor increíble,
En estos días en que su odio iba a chorrear por el refugio de mi patio trasero
Ahogando los olores de la tarde de sábado y la hierba recién cortada
Y el ladrido del labrador
Y la inocencia perdida
Por los hombres torcidos...




Samuel Wagan Watson

Worldwide Aboriginal Poets: Samuel Wagan Watson

Samuel Wagan Watson was born in Brisbane, Australia, in 1972. He is a poet, narrator, storyteller, academic, musician, artist and activist. Some of his books of poetry are: Of Muse, Meandering and Midnight, 1999; Itinerant Blues, 2002; Hotel Bone, 2001; Smoke Encrypted Whispers, 2004; Three legged dogs, and other poems, 2005 and The Curse Words, 2011. Among other important recognitions, he was the winner of the David Unaipon Award.




MONSTER

I can’t speak my grandmother’s tongue and I’ve never been on my grandfather’s land,
I’ve travelled here and I’ve travelled there,
my culture replicated in government-funded laboratories;
I am Frankenstein of the Dreamtime,
I am Frankenstein of the Dreamtime.

Reanimated flesh that once sung natural song-lines
surgically removed my Christian soul and repaired it with Indigenous design,
a patriot to a black, yellow and red flag, yet I am colour-blind.
I am Frankenstein of the Dreamtime.

I am a mutation of the white Australia policy!
I am Frankenstein of the Dreamtime!
I am the Australian Dream’s living nightmare; I am an educated Aborigine!
I scare some white people with my English; I am a Frankenstein of the Dreamtime!
In today’s society, my neighbours will sing, Advance Australia Fair, and like the abomination that I am I can only ask Advance Australia Where? Thinking black is a thought-crime, I have no need for Queen or desecrated country and only Australian nationalism can define, I’m a renegade of Indigenous context; I am Frankenstein of the Dreamtime . . .





THE CROOKED MEN

My Dad straightened out the crooked men
In the old laundry shed
Above the fishing gear and jars of nuts and bolts
Where on a rack
Their naked, twisted forms did hang from the neck,
Body hair like pine-needles,
Restrained by welded g-clamps
And steel-trap teeth
Hydraulic arms and pulleys
And a shiny drip-tray on the floor
To catch the expelled, blackened hate

Sometimes eight, sometimes ten
The crooked men
With faces like prunes
Tattoos and scars
And tongues that could no longer work
But engulfed by obscenities
As they leaked night and day
In that old laundry shed

And they were not grateful or ungrateful
The crooked men,
Nor were they in debt to my father
And his amazing rack,
In these days when their hate would trickle through my backyard haven
Drowning the smells of Saturday afternoon and freshly cut grass
And the yap of the Labrador
And innocence lost
To the crooked men...



http://www.wpm2011.org/node/581




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada