miércoles, 8 de octubre de 2014

VLADIMIR BAIZA [13.584]


Vladimir Baiza

El Salvador. 1970.
Nació en Sensuntepeque, Cabañas, El Salvador, el 24 de febrero de 1970. Perteneció al Taller Literario Xibalbá en la Universidad de El Salvador. Actualmente es miembro de Metáfora y del Comité Organizador del Encuentro Internacional de Poetas, desarrollado desde el 2004 al presente 2013. 
Ha participado en recitales y diversas actividades culturales coordinadas por diferentes entidades salvadoreñas; invitado además en Guatemala, Nicaragua y Puerto Rico. Fue responsable de la sección Aula Abierta, del Suplemento Cultural Tres Mil del Diario Co Latino, un apoyo a los programas de enseñanza de Lenguaje y Literatura de Educación Media.

Ha publicado en el 2011 la antología “Escrutador desde la arena” (Colección Metáfora) y la plaquette “Perros del diván de feria.” (Edit. La Chifurnia). Posee inéditos: Náufrago en la bruma y La Hojarasca raída (2º lugar Juegos Florales de San Salvador), El Libro de la Sed y Los Comics (poesía); y Bestiario (Narrativa). Además sus trabajos han aparecido en diversas revistas centroamericanas (ArteFacto, Realidad), Suplementos Culturales y Periódicos de El Salvador y Nicaragua (Tres Mil, La Prensa Literaria) y en boletines culturales: Hoja, Catleya; desde 1993 a la fecha.


 POEMAS
------------------------------------------------


NO, EL BÉISBOL NO SÓLO CONSISTE 
EN BIENROBAR LAS BASES

Snoopy conecta un hit, 
mientras Lynus enreda su vista en la mantita, 
corre Charlie Brown al límite del comic, 
olvidándose del juego, preguntándose el sentido del brillo 
del diamante entre la arena. 

El lápiz del autor se turba, detiene el tiempo, 
pasan inviernos e ideogramas musicales, 
y le concede el lapsus, 
toda la creación del mundo 
que cabe 
en la punta de un grafito.




CHARLIE BROWN INCREPA A SNOOPY 
POR UN BESTIARIO EN COMICS.

Luego inventarás dragones 
gárgolas azules, caricaturas japonesas 
con estrellitas y bidones de violencia.
Es mejor ahorita un pajarillo en el espejo, 
el eterno otoño de mi barrio en los suburbios. 
Préndete a mis ojos, 
y verás la vida entre perreras y sonrojos.





SED DE SANGRE

Desierto, 
arena es mi sed y mis pájaros salobres 
no soy aurora ni le canto a las dunas 
de lejanas playas que te esconden. 
Mejor ser caracola, guijarro o grava 
entre tus espinas, Reina de las Flores.





EN LAS CIUDADES DE LOS PERROS PELONES (ITZCUINTLIS)

"unos pequeños perrillos se criaban para alimento" 
(Hernán Cortés, 1519)

Entre los Meshicas,
-ante el vacío en sus desiertos,
al pie de los ahuehuetes gigantescos,
entre fronda y pinares-,
ante su crueldad manifiesta
fui vendido y mercado 
en el tiangue de la Estrella Caída
destinado al caldero 
del señor de la Oscura Primavera.
Mi piel, 
mi piel de barro lampiño,
mi voz de un cadejo ancestral,
conservaba tantas marcas,
que la tiña no pudo, 
no pudo, jamás ocultar.
Ahora vago hacia un jacal,
entre hierbas y pócimas sagradas,
donde el ocote resplandece,
lejos de mi feraz patria,
la perdida Cuscatlán de los orígenes,
Estrella Distante 
en su maldad.





MARCO POLO TOMA EL YANT-TSE 
EN UN CUENCO DE ARROZ

Mi boca es el Yant Tsé 
y en el limo se lían las algas y 
las sandalias del mandarín 
del Templo del Abeto.
El sampán boga hacia las Bocas del Dragón 
mientras garzas pliegan sus alas al recodo. 
¿Quién viene a darme soledad y amargos riscos 
y se lleva el fango amarillo hasta el salobre mar 
de peces voladores eclosionando entre galeones portugueses?
En Venecia un asesino escupirá de mis memorias 
y nadie rabeles dará a la felicidad lejos de las 
barcazas...
Pero soy el Yant Tsé 
y muevo la placidez desde los bosques 
en la Umbría del Este, Cielo en el Estanque 
de Cipango y las Especierías. 
Alegre está mi corazón de sangre y viento 
Alegre la mirada oblicua de mis dioses.





HASTA EL VIENTO NOS IGNORA EN LA BAHÍA

Triste opulencia, 
y prístinos vientos. 
Nadie escucha nuestro aliento.
En la rama caída se aferran los cangrejos, 
en un dejo de polvo se van ahogando los deseos 
cayendo pálidos, cálices al viento.
Rezuma la bahía su desfruta, 
cerezas de la fe, resabios de un dolor 
prendido entre las maderas del encono, 
barrial breviazul, librado de libar en las pocilgas 
paladar de fiebre entre las espinas de la piel atribulada.





LAS NUBES DE LI PO

Pasaron las nubes de Li Po sobre el remanso 
y los altares del Palacio Imperial refulgían en dragones. 
Lloré ante el precipicio decantado 
del vellocino del temible y negro manto.
Era la luz una vieja afrenta 
lindero de armas, 
leve, cencerro de cerezos 
como la arena del Gobi en tus desiertos.





ROSSANA VEN, COMO AROMA DE FLORES. 
(A ELLA LE EXPLOTA EN AGUA EL ROSTRO.)
141203

Subir, para sorber el agua 
esa que sale de tu rostro.
Beber, gotas de sal de los cenzontles 
brevisal sin alegría, espanto atroz 
entre los trinos salvajes de la aurora
Ya no llegas melodía 
entre las rocas, fracturadas de la yerba, 
los celajes se mojan y lloran 
se remoja el torreón en los trigales 
avante el cielo, llueve, llora, al corazón de los cristales 
los celajes se mojan y lloran.
A ella le explota en agua el rostro 
se tapona los oídos para no escuchar 
el clamor desde las islas y maizales:
Sirenios anclados sobre espejos, 
multicolores, 
quemados por la sal.





RÍO DEL OLVIDO.

Sumergirse en El Leteo, bajar a los recuerdos y los sueños,
destrozar del ayer los cauces que te infectan, 
las aves que volaron ya no existen, ya no sienten, 
no palpitan, 
quemar las naos y estandartes.
Borrarme de tu mente, ser como las piedras apabullantes, 
cantar que es mejor la muerte, 
lo has pensado, 
herir con graffiti y arcoíris tu semblante,
luego el silencio, 
la nube brotando en el roquedo.





CANTIGA.

“Ojos de profunda miel, de miel oscura” 
R. D.


1. 

Pero quiero reír y soy rosario 
a veces quiero amar y soy un vaho.


2. 

Enmulquitado el sueño de las cañas 
se derriten las piedras por doquier. 
Río arrastrando cantos viejos 
estanzuela de pecados, aguasangre de venados, 
terrón reseco aventado a los caminos 
corazón hecho pocilga cerca de los enjambres 
bañado en garúas funestas de los cauces amarillos 
dulce trago manchado, derrámase la copa 
no merezco tu piel, pero te amo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada