miércoles, 22 de octubre de 2014

NIVARIA TEJERA [13.787]


Nivaria Tejera

Nivaria Tejera es una poetisa y novelista cubana nacida en 1929. Fue galardonada con el Premio Seix Barral Biblioteca Breve en 1971 por su novela Sonámbulo del sol. Tejera vive actualmente en París.

Nivaria Tejera, hija de madre cubana y de padre español de las Islas Canarias, concretamente de la isla de Tenerife, nació en Cuba en 1929. Antes de cumplir dos años, se mudó con sus padres a Tenerife, en las Islas Canarias, donde su padre fue hecho prisionero tras el estallido de la Guerra Civil Española. No fue liberado hasta 1944. Tras su liberación, la familia regresó a Cuba, donde Tejera comenzó pronto a escribir y publicar poesía.

En 1954 se fue a París y ha continuado viviendo en esa ciudad, a excepción de breves períodos-por primera vez en 1959, cuando regresó a Cuba para trabajar para el gobierno cubano como mediador cultural agregado en Roma. En 1965, rompió sus lazos políticos con Cuba y regresó a París.

Obras

Luces y piedras (poemas, 1949)
Luz de lágrima (poemas, 1951)
La gruta (poemas, 1952)
El barranco (1959)
Innumerables voces (1964)
Sonámbulo del Sol (1971)
La barrera fluídica o París escarabajo (1976)
Rueda del exiliado (1983)
Y Martelar (1983)
Fuir La Spirale (1987)
Espero La Noche para soñarte, Revolución (2002)




LA HABANA UN DÍA

Un día
         mi palma crecerá hasta la Manchuria
un buen día
         pueblo mío
                            tú crecerás sobre el mar...

de pronto un día
los obreros felices pensarán en su ciudad
inventarán rampas infinitas
                                      parques transparentes
                            para que los niños corran
                            por el espacio libres
                            extraños a los ruidos de la ciudad
                            a la impaciencia de la ciudad...
Un día
         mi ciudad
         te cansarás
                            de esa rigidez ajena
                            de los dominadores...

(Mi ciudad de La Habana
         engarrotada
                            no se parece al mar
                            no se parece al cielo
                            ni a la palma
                            ni al Cauto
no se parece a mi isla
                                      despejada
                                                        serena
ni al ser isleño
                            vegetal
                                      sonriente...)

Un día
         mi ciudad...
                                      el mar te cubrirá
                                      crecerá sobre ti
                                      el mar...

Y tus obreros
         te construirán en el mundo.





Champ de Mars

Luces en la ciudad gris esta ciudad lechuza
           todo gira
Las primeras hojas otoñales caen penetran en
            mis ojos cerrados
Su sombra de miel cerca de la arboleda musgosa
Desnudez del movimiento este trazo visible del
            éxtasis

Mientras camino por el Champ de Mars detengo
            el ritmo de todo
¿En qué puedo pensar sino en mi vida y en mi
            muerte
Viendo las ramas engendrar su renacer?
Las dos imágenes inseparables figuras sugieren
La imposible inmortalidad que la nieve
Fija un instante ahí

Un cuerpo atraviesa Champ de Mars reniega
            la gravitación cae
Reaparece al fondo de la avenida colgado entre
            dos balcones
Ya no pienso en la vida ni en la muerte erro
            hacia abajo
Los ruidos de las hojas como los pasos de un
            amor que empieza
Mira busco indago alrededor de ese sol que no
            nace
Un páramo Champ de Mars

Las hojas de otoño se siembran al fondo de mis
            manos
Secreta alianza para volver ilegible sus heridas
Desde su vientre para volver el polvo levanta una música
            agazapada
Es el instante en que la torre Eiffel se acuesta
            en mis brazos
Una hemorragia su esqueleto de sal

Desde su coche un niño explica que Marx ya
            pasó
El barrendero sigue aplastando hojas
Ignora el malvado que soy
Una rama de aquel eucaliptus











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada