jueves, 30 de octubre de 2014

LORENA TIRAFERRI ARCE [13.891]


María Lorena Tiraferri Arze 

(Santiago de Chile, 1965). Poemas suyos aparecen en algunas revistas y antologías como Nunca/nunca (2008). Publicará próximamente su primer libro de poemas; La cuerda al cual pertenecen los poemas seleccionados a continuación por Ricardo Willson. Y, actualmente trabaja en un segundo volumen; Cama de arroz. Psicóloga, egresada de Arcis, cantante.




La Cuerda
Lorena Tiraferri Arze



Es mejor no vernos más
toma tus aves nocturnas,    el eslabón        la sal que nos une
que el gato elija al amo.
No olvides tu colección de palabras recitadas
como beso en la entrepierna
guarda también tu pastilla de medianoche.

Para estos casos es bueno
llevar la mitad
mitad de la cruz

quien desee puede pisar el suelo
usar objeto antibalas
llorar a horno tapado.
Los otros que se dediquen todo el tiempo
a tirar
estirar  estirar

la cuerda.



El corte

La cuerda se cree mujer   se hace la soga
zurcida de negro pasea sin membrana
abre la pierna que le falta
reclama el ausente
con su nervio con las ganas vuelve a ser vena

Se  to   ca
despacio
mueve un pie desnudo de muerta.
Cocina arroz
cocina arroz
no sabe más.

Ella se amarra en la cama con caballos
que la montan
se corre    salta
duerme enterita    quebrada
sin entender si tuvo
cuáles fueron, un día
los nombres.



Juego

No me sueltes
no me sueltes
HAGAMOS como dicen los niños
hagamos
y que era una casa rellena de nosotros
siéntate ahí
tengo una sopa caliente
te sirvo de lo más mío

Jugamos a que no
que no es
así se juega
no hay discurso
sólo agua como cosa de perro

Y te vuelves cuerda
me amarras
soy silla para ti
un segundo todas las mujeres que soñaste

Tengo un plan para tenerte
pierdo la memoria
hago el mismo gesto que hizo mi madre       que hizo mi abuela
y sólo deseo poner mi cabeza
diez años en tu hombro.



El refrigerador (6 am)

Hace falta un bozal
que me cubra la catástrofe de los labios
para no       de cuajo         arrancarte

Hablo en lenguas
no te vayas protagonista
que siga el baile como cumbia de casamiento
hasta eso de las seis

Alargo el trasnoche para tragarnos
una cruz de carne descosida
como espejo del año 40.
Ya no te quiero   dios se ríe
mientras me como el refrigerador

Te veo pálido
como geisha maquillada
que se tira la última línea
antes que vengan a cortarle
por enésima vez
a luz.



La voz                            

El cordel dejó de tirar
igual que perro guacho que ve su hembra morir
la teta seca la cuerda floja.
Ella escribe en una silla espejismo
desde su colina redondeada más ausente.

El hijo el hijo se estira con elásticos de agua
parecido a las cuerdas los cordeles
los amarra en la manito de un árbol cojo
grita a los abdómenes
ve pasearse barcos por su nariz
rema fuerte rema aunque nunca navega
le dice a la cuerda: en la proa no hay cordel
juega con los piratas perdidos
mientras escucha la voz del padre:

Decide con quién te vas.



Miembro ausente

Soy el hombre de la casa
la miembra el miembro ausente.
Reviso toda la noche    con una vela
huellas que caen al suelo
boto basura
acumulo cuentas
me hago el lindo en la calle
vuelvo siempre cansado
le pregunto al aire     qué hay de comer
me miro muy poco al espejo

Aún así tengo codos vacíos en la mesa
imagino volver a tocarte la espalda
llover dentro de una enagua
escuchar que en la cama alguien más
respira fuerte se mueve se levanta
a veces hasta olvida poner candado a la puerta

Entonces ya no soy la última que cierra los ojos.





En la capacha

Ninguno para mí
ni uno ni uno
ni el mil de los doscientos
dice la tirada
la flower adicta
niña sin pestaña guardadita en su carrusel
se conversa en posición para dos
con la ventana en el espacio
trizado

Te fuiste cuando yo cuerda no era cuerda
clavado a tu muro de lamento
mientras doblo tu última camisa azul
no por azul sino por tuya

Y sigo no estando cuerda
luego te lo digo como última mala idea

Ninguno para mí      ninguno
daddy i lost you
escribí en la cocina
tráeme un labial para marcarte entero
con un número
on un fuego de ganado
para que nunca te vayas siempre te sepa
y no puedo seguir en este rincón
onde paran las cuerdas
respiro polvo   tanto
nada de olor    nada
que sea tuyo.



Los cordeles no necesitan cuerda

Se suben solos a la cama con rejas
y un megáfono grita por ellos
porque eligen ser un animal      que se desnuda y llora

los cordeles no necesitan   me acuerdo del desprecio de mi madre a mi padre
y él brinda por un pasillo: no te necesito
los cordeles van en fila se depositan como hormigas estrujadas
que se necesitan

y mi padre es el megáfono hace fila    enciende un cigarro    se parte como río
también a veces se desliza

también siempre se hace el idiota.



El cuerpo perdido de Rapunzel

Un cabello    uno más que no es mío
lo extraño en tu chaqueta

Nada sabes de las mujeres que los juntan.
Yo junto cabellos
Día cincuenta    otro    otro     Otra

Los crines no se adelgazan con la lluvia
se pegan a la lengua
te esperan en un cajón
y aparece la fémina
que anoche te besa

Junto junto ventosa
la extraviada en tus axilas de macho
que muere sin ser reina
aprieto las piernas
separo a gritos de tu ropa
los mugidos de esa Rapunzel
que tú no sabes
la tengo
la llevo
la guardo
no me atrevo a     pre-gun-tar-te.
Sólo siseo con las manos
y te la tiro
toda juntita
como mechón en la cara.



Vienen más

Una selk`man
soy ella    soy ésta
bailo al polvo del fuego
pinto la tierra con una sola nota: Ona
me cubro con guanaco para que entre aire por el corte
escurra la sangría
estoy rodeada de hijos que crecen sin tu piel

tú tan atrás   con tu lanza
como si todavía vives dentro de la postal
y esta vez soy la que afloja resina de la más pura
que te suelto Hombre del Sur
ándate para que tengas otros hijos y mis hijos que van a tener hijos jueguen
jugarán también pequeñitas lanzas    besando la guerra     su mujer parida

y vienen más mujeres más    sostenidas todas a una cuerda
como ropa colgada que grita a cerro abierto:
Temaukel
el hijo que te espero que te espera
ya nació.



T.V.

No sé por qué cuando lloro
me voy al baño
así pongo la cara en la rodilla
ella mira a los ojos
como cuando pequeña
te miras en tu espejo
para llorar más     más
llena de sal
ponerte doblada
como escena de televisión

Me gusta quebrarme ante ti
como el espejo que tiramos al Mapocho
sentir que te devuelves
tocas despacito
la puerta
que no te abro
entonces te estiras
con ese modo tuyo
en la cama.



Para las bolsas y las ojeras

Compro lágrimas artificiales
tengo seco el lagrimal
nadie me lo dijo
se siente como un veneno
pegadito   que chupa la pared
como el primer robo que le haces a tu madre.
Aprietas la mano en la cuenca de un juguete que no quieres soltar.

Sirven para esas veces
para esos besos
esos que no te dan
esos que das sin querer
para decir
BE SO

Entonces compro lágrimas
las compro todas juntas     vacío la farmacia
para caerme al suelo
y gritar que estoy llorando

Después me hago adicta

Lo bueno
vienen sin receta.



Coreografía para cuerdas-cordeles

Volvíamos    volvemos
volvíamos a volver
como la cuerda los cordeles
al pie de un bailarín

Nos alejamos diestros de la gravedad
soportando minutos     un silencio
con la pirueta del no equilibrio
del no puedo más
decir  te
un demi plie cuerda cordel

Temblamos redondos largos
como espuma de mares muertos
no marcamos escenario
quedó sin territorio

Hermafroditas a quienes les cuesta
retomar posición
quién es ahora ella
quién él la postura más difícil de ejercitar:
volver a pararte como cuerda
abrochar tu sostén sonreír por la noche
cuando tiendes ropa limpia
y lo haces como siempre
tocando suave
el mismo cordel.



Vértigo

Soy un cuerpo de cuerda que alza la pelvis a tu cuello
estoy guardada sin maquillaje     tirada en lo crudo
espío tu equilibrio de cordel
tan sensato en el territorio del extremo
directo a la vacante del trapecio
con la tensión perfecta necesaria
entre el primero segundo enésimo
pasos    ninguno en falso que das

Un día estuvimos cruzados estrechos
tú soñaste que eras cuerda yo usé pantalón de cordel
ahora te elevas con mariposas negras
abrochado a tu zapato intransigente de dar atrás vuelta

Soy una cuerda que quiso ser corista de piernas hinchadas   tatuaje de estrellitas
tú majestuoso cordel desparramas la última hilacha bajas el telón
y entonces cada vez que puedo te muerdo
como muerden las cuerdas

como lo hace un animal que no quiere verte más.



Jazmín

Primer turno
jugar a las muñecas
vaciar ideas a una olla no voy a la farmacia
busco paracetamol mientras arreglo una mochila
me dice: no puedo arreglarte
un café no viene mal
a media maña (na)
aunque me recomendaron té jazmín
los orientales saben de esto
pero estamos tan lejos d
ijiste voy a ir con una mariposa riéndote
vienen los turnos
estoy de turno
recuerdo a la niña casada
sin aviso
sigue jugando aún no cocina
ya es la hora
entrego las llaves
antes de saber AM o PM
nunca lo discuto
vuelvo a mi turno
vuelvo
pienso en los nocheros con turnos
que no terminan
no sin sentir el mismo frío
que siento
cuando no te veo más.



Alcantarillado

Me arranco de tu ropero
lúcido perverso ordenado
del mentol enjuague bucal
de tu espermio que circula
para limpiarme igual que cloro

Me arranco casi no puedo correr
la sonajera del colchón fue mejor que tu tratado con globos
muy arriba en tus circunvalaciones
muy abajo en tu cuero que se hace  el glande    el grande
me arranco con las llaves que perdí
con el baño saliendo por toda la casa
sin que encontremos nuestro alcantarillado

Me arranco de decir: te quiero
del vecino que atina una vez al mes
Ayer soñé que era libre
me arranco como lo hace el loco
no sé por qué lo hago

por qué corro si tú te fuiste primero



El guerrero

Aunque sé    no eres tú,
acuéstate en mi vientre justo aquí
en la herida del guerrero que no sabe perdió.

Sangra sangre   sángrala a mi lado
no importa que las lobas amamanten tu sexo
te engendren por la noche como recién nacido

Ahora escribe en mi cara tu palabra: Mentira.
Igual a los juegos de infancia, no llevamos trofeos.

Sólo aliento que traspasa el muro
de la boca.



La botella

Vuelvo a ese sitio que no quiero volver
toco como mujer parida la memoria de la primera
que lo hizo me hizo
Útero frazada caliente
me empapo

Agárrate a mi punta
dale vuelta más más
la costra no se mira se busca el tejido
su gusto
besitos de barro salado

Dime cómo te tragaste el adiós
igual que las pisadas    los revuelcos.
Aún así nos caen perlas por las manos
gotas de botella que parecen lágrimas
compradas para llorarnos      nosotros mismos
por los mismos

Y la pobrecita cuerda tirana
repite el gesto de pintarnos todos los cada
trozos de carne
un labio    un látigo
besamos el vidrio para mirar la boca de lejos

No te voy a pedir pedir
pedir no te vayas

Es mejor vernos así
dos espaldas de muerto
sin amarra
sin maquillaje.



Del reino de los arrepentidos es la cuerda

Llega antes la novia como buena fea
se arregla la cola
construyen juntos castillitos
patrimonio sin matrimonio

De tanto saltar la cuerda las presas se caen
como mujer de hospicio
sostén sostenido    al gancho puro

Tirémosla de nuevo    con taco roto
a ver si te arrepientes cuando te miras al espejo
que corta la garganta y no dices más

El fotógrafo nos registra en una fosa común.
Ausentes de velo    pisoteados con las propias manos
en la calle principal
cada uno     en su cada

extremo.



La cuerda: última tirada

Estiré la cuerda hasta
la molécula médula
nudo marino.
Tú en el otro extremo me amarras a una muralla
nuestros RHs eyaculan
como si todavía fuéramos
el polvo salta.
Olemos vapor
orín de perro, que no escribe libros de historia.

Ella reza sobre sí     lenguaje de cuerda
sólo pide un corte digno
digno en el sentido:
sin comerciales.



Cero

Me dices que no tienes plan alternativo
sí   existe el fin de las lágrimas
recordamos entonces que las olas del mar se mueven solas
como en esa habitación de miel en que te duermes y sólo despierto
para prestar mis tetas a la luna.

Después nos quedamos absortos
miramos el caballo que se viste de eucaliptus
sin embargo no nos sirve el fojas cero
no hay certezas verdad no hay certezas
por las noches pienso que no habrá más día viernes
que nuestro departamento lleno con pintura quebrajada es una mentira
por lo tanto tus ojos tampoco son
y me entusiasmas a encontrar tesoros

Voy como una nómade gastada a la que no le sale el grito
recojo la ropa sucia    y me lavo en silencio.





Frente al espejo

La mano cuerda
mano chueca
se arrastra     reina cíclope
te fuma desnuda frente al espejo
para que vuelvas ciego
colgado entre pañitos percudidos

Te lavo el cráneo con mi champú     te doy te doy
arrugo la foto la tomo la beso
subes la escalera con la inocencia del niño
que en batalla perdió su único ojo de gato

Y te fumo te fumo para que me trepes
dislocado en la saliva
sólo el humo negro así redondo en mi boca
sabe que esto no es más que una vendetta.

La cuerda lo espera quieta con tiempo de bailarina rusa
lo espera un pedazo de carne con un gran plie demiplie
fue adiestrada en la inocencia aún así sabe quién es él
de su costilla rota de la muela que lo molesta en invierno
lo tiene aguachado en sus fotos de primera comunión
luego hacen juntos el nudo más certero se sacan la lengua
no olvidan para el espectador usar el mejor traje
y solemnes    colgados de un ojo ven pasar toda la historia
antes se arreglaron torpes el pelo con lengüetazo de vaca

ella dicen está dura más bella que nunca.





Cuerdas

Tú como cuerda
yo como cuerda
miramos como a lo lejos nos dan uso
nos amarran       alguien se cambia de casa
o se ahorca de nuestro cuerpo
para colgarse toda su historia de una vez

Tú eres mi cuerda
soy la loca que no lograste atrapar
Todas las cuerdas caminan sin saber
que lo son que algún día se cortan
duran menos de lo que habitualmente dura el día
o sea once nueve horas

Y frente al espejo simulas no serlo
simulas que tu anatomía se aleja de la tentación
de estirarse y apretarse y enrollarse
porque somos el apetito de la manzana que te regalaron
para que compres más

Tenemos esa naturaleza esa génesis de lazo
que junta  separa
esa materia circense de animal sucio
que se pone brillitos cuando lo miran
igual que una cuerda soporta peso hasta el último aplauso

después se queda sin cama sin cédula de identidad.



http://www.cactuscultural.cl/la-cuerda/


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada