miércoles, 29 de octubre de 2014

JOSÈPHINE BACON [13.882]


Joséphine Bacon

Canadá, Nación Innu
Nació en Pessamit, Nación Innu, en 1947. Es poeta, traductora, cineasta, compositora y cantante. Escribe su poesía en Innu y en francés. Ha publicado los libros de poemas: ¡Aimititau! ¡Háblanos!, Correspondencia con José Acquelin, 2008; Bastones con mensaje / 
Tshissinuatshitakana, edición bilingüe Innu/francés, 2009, Un té en la tundra, 2013 y Todos somos unos salvajes, 2014.

Dirigió la película documental Mishtikuashisht-El pequeño gran europeo: Johan Beetz (1996) y montó, en la Gran Biblioteca de Québec la exposición Matshinanu–Nomades.

Es su poesía un diálogo con los puntos cardinales de su paisaje natal, su identidad, la tundra de los inuits, las auroras boreales, las estrellas y el canto de los antepasados, la compañía del caribú, el salmón, el lobo, el cuervo, el águila, el bosque, la nieve, que encarnan con Papakassik, el amo de los animales terrestres, una experiencia de resistencia contra la colonización y la explotación de los recursos naturales en su territorio. 





Mi riqueza se llama 
salmón 
mi casa se llama 
caribú 
mi fuego se llama 
espineta negra 
mi canoa se llama 
regordeta 
mi traje se llama 
liquen 
mi tocado se llama 
águila
mi canto se llama 
tambor 
yo, yo me llamo 
humana


*

Ninguna necesidad de saber escribir 
Ni de saber calcular 
Me basta con conocer 
Las direcciones 
Tomar el hongo 
Que preserva el fuego 
Inmortal 
Llevo mi bastón de palabras 
Y me dirijo a las estrellas 
Me siento para reposar mis pies 
Sé estar sola para escuchar 
Las auroras boreales 
Me contoneo 
Entre el azul del azul 
De una noche que adormece 
Mi abuelo el oso 
El horizonte estará allí 
Esperándome 
Y me conducirá al río 
A la corriente 
Engañosa a veces 
Por fin llego 
A la tierra que espera 
Mi llegada *
El norte me interpela. 
Esta partida nos lleva 
hacia otras direcciones 
con los colores de las cuatro naciones: 
blanco, el agua 
amarillo, el fuego 
rojo, la cólera 
negro, esto desconocido 
donde se refleja el misterio. 
Hace años que ya no calculo, 68
mi nacimiento no viene de un bautismo 
sino más bien de una sola palabra. 
¿Estamos nosotros tan lejos 
de la montaña que se habrá de escalar? 
¿Nuestras hermanas del este, del oeste, 
del sur y del norte 
cantan el encantamiento 
que las curará del dolor 
asesino de la identidad? 
¿Nuestra raza se recuperará 
del abismo de su pasión? 
Yo digo a las cadenas del círculo: 
Liberad los sueños, 
colmad las vidas incompletas, 
perseguid la corriente del río, 
en este mundo múltiple, 
acomodad el sueño. 


*

A Cloé y a Gilles
Dibújame el árbol 
que eres tú 
Dibújame el río 
que tú has narrado 
Dibújame el viento 
que te ha hecho viajar 
Dibújame el fuego 
que arde en nosotros 
Dime que yo soy tu más allá, 
dime que tú eres mi más allá, 
tú, el animal herido, 
tus ancestros te han conducido a mí 
para narrarme las imágenes 
de tus sueños. 69
Descansa un poco en mi memoria 
tú, el hombre, el animal herido, 
descansa un poco en mi memoria. 
Tus murmullos llaman 
la sabiduría de una vida vivida, 
tu mirada adivina la paz, 
tu corazón palpita al ritmo 
de los aleteos del águila


*

A lo lejos un horizonte 
un mar azulea el cielo 
un águila deja caer una pluma herida 
un río agoniza 
un bote me lleva 
al encuentro de los relatos de los Antiguos 
yo escucho el silencio inquieto 
Papakassik grita su dolor 
un musgo verde amarillo y rojo 
enjuga sus lágrimas 
Missinaku se envenena 
Inhalando el combustible que descargan 
los pájaros de hierro 
el ritmo del corazón 
de la Tierra se aminora 
en mi desesperación 
sueño con alejar el repique de los míos 
yo sé que es dentro de lo imposible 
que yo encontraré lo posible 

http://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Revista/ultimas_ediciones/98-99/98-99.pdf



ma richesse s’appelle
saumon
ma maison s’appelle
caribou
mon feu s’appelle
épinette noire
mon canot s’appelle
boulot
ma robe s’appelle
lichen
ma coiffe s’appelle
aigle
mon chant s’appelle
tambour
moi je m’appelle
humain 



my wealth is called
salmon
my house is called
caribou
my fire is called
black spruce
my canoe is called
birch
my dress is called
lichen
my headdress is called
eagle
my song is called
drum
and I am called
human




Le Nord m’interpelle

Ce départ nous mène
vers d’autres directions
aux couleurs des quatre nations :
blanche, l’eau
jaune, le feu
rouge, la colère
noir, cet inconnu
où réfléchit le mystère.

Cela fait des années que je ne calcule plus,
ma naissance ne vient pas d’un baptême
mais plutôt d’un seul mot.

Sommes-nous si loin
de la montagne à gravir ?

Nos sœurs de l’Est, de l’Ouest,
du Sud et du Nord
chantent-elles l’incantation
qui les guérira de la douleur
meurtrière de l’identité ?
Notre race se relèvera-t-elle
de l’abîme de sa passion ?

Je dis aux chaînes du cercle :
Libérez les rêves,
comblez les vies inachevées,
poursuivez le courant de la rivière,
dans ce monde multiple,
accommodez le songe.

Le passage d’hier à demain
devient aujourd’hui
l’unique parole
de ma sœur
la terre.

Seul le tonnerre absout
une vie vécue.

« Le Nord m’interpelle », Bâtons à message, Montréal, Mémoire d’encrier, 2009.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada