miércoles, 1 de octubre de 2014

HERNÁN ZAMORA ELIZONDO [13.513]


HERNÁN ZAMORA ELIZONDO

(1894-1967)
Hernán Zamora Elizondo nació en la ciudad de Heredia, Costa Rica  el 2 de septiembre de 1894 y murió, en San José, el 12 de diciembre de 1967.

Sus estudios primarios los realizó en su ciudad natal, en la Escuela de Varones y los secundarios los comenzó en el Liceo de Heredia y los concluyó en ese liceo. Obtuvo el título de Bachiller en 1913. Después ingresa en la Universidad de Costa Rica a estudiar Derecho en la facultad correspondiente. En 1920 se gradúa como Licenciado en Leyes. También realiza, en la misma universidad, estudios de castellano. Logró graduarse de profesor de esa especialidad en el año de 1931.

Antes de obtener el último título, se traslada  a Turrialba, donde trabaja como abogado, pero al poco tiempo, viaja a San José para comenzar su carrera docente como profesor  en el Colegio de Señoritas, en la cátedra de castellano.

En 1931, graduado como profesor de castellano, es ascendido a la dirección  del colegio Superior de Señoritas. Un año después se pone al frente de la dirección de la escuela Normal de Costa Rica y también imparte las cátedras de español y  legislación escolar. En estos cargos creó el departamento de material escolar. Fue también director del Instituto de Alajuela, Secretario de Educación Pública, durante la administración de don Teodoro Picado y catedrático en la Universidad de Costa Rica.

Ocupó el cargo de asesor técnico del Ministerio de Educación de Guatemala de 1949 a 1950.En 1958 fue delegado de Costa Rica  ante las Naciones Unidas; de 1959 a 1960 fue embajador de Costa Rica ante el gobierno de Colombia. Fue miembro de la Academia Costarricense de la lengua y al final de su vida colaboró  en la edición e impresión de numerosos libros para la enseñanza costarricense. Desempeñó el cargo de intendente municipal del cantón central de Heredia, fue ministro de Educación Pública, secretario de la Universidad de Costa Rica, profesor de Castellano en el Colegio San Luis Gonzaga  de Cartago, profesor de Administración Pública y Educación Pública y Cívica en el Liceo de Costa Rica y por último, Secretario de Estado en el despacho de Gobernación y Policía.

Fue un escritor destacado en las letras nacionales, sobre todo en poesía.

NOVELA

1. Y el perro cayó muerto...: 1926

CUENTO

1. Entre los niños: 1925
2. Un cuento: 1920
3. Cuentos de mis hijas: 1926
4. La Ventana: 1983

POESÍA

1. Aguja y ensueño: 1927
2. Las horas vagabundas: 1929
3. Ritmo Doliente: 1930
4. Páginas íntimas: 1933
5. Almas Simples: 1933
6. Romance Tico: 1940






Luz de sangre

Poeta profesor de la esperanza
y ruiseñor de la constante aurora,
que vas dejando tu canción sonora
lejos del bienestar de Sancho Panza;

ya que tu corazón, hora tras hora,
esgrime la ilusión como una lanza
de Quijote inmortal, que no descansa,
en el altar de Dios, bendice y ora.

Y si quieres, pastor de corazones
que haya lumbre de amor en tus canciones,
quémate con el fuego de tu luz,

como el Maestro de Sapiencia pura
que para iluminar con su ternura
se prende con tres clavos de una cruz.






INVERNAL

Redobla en su tambor el aguacero
con una pertinaz monotonía,
y el alma entumecida se diría
que busca la quietud de algún alero.

Tanta ilusión me falta y tanto espero,
que al asomarse a la desierta vía,
en lastimoza vagabundería
mi corazón se siente pordiosero

¿A quién pedir? limosna de ilusiones
es la limosna que jamás nos llega
para poder saciar los corazones.

En el hambre del alma entristecida,
precisa, ante el bocado que se niega,
a morder el pan de nuestra propia vida.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada