martes, 9 de septiembre de 2014

SEBASTIÁN MARTÍNEZ [13.248]


SEBASTIÁN MARTÍNEZ  

Bogotá, Colombia  1987. Realizó la carrera de Estudios Literarios en la Universidad Autónoma de Colombia. Es fundador y coordinador de la Revista Oral. Ha participado en el XXX Encuentro Internacional de Escritores de Chiquinquirá; las Jornadas Universitarias Internacionales de Poesía en Bogotá; (Nuevas voces de la Poesía colombiana) en la Casa de Poesía Silva; y en dos oportunidades en el Festival Internacional de Poesía de Bogotá. Fue ganador del concurso de poesía Casa de Poesía Silva “La poesía de los Objetos” (2012) y de la Convocatoria de Nuevas Voces para la poesía colombiana del XXI Festival Internacional de Poesía de Bogotá (2013). Sus poemas han sido publicados en Lecturas de El Tiempo, revista de poesía Ulrika y en diversos portales en la red. Actualmente, trabaja como investigador literario.




Viridiana

En el duermevela
la puerta oscila           
entra el vientos  su fragancia descubre el matiz de tu sombra                                     
gris escapa                          

a la ventana que mira el interior.





Orín

Se endulza la noche con este tibio enjambre de gotas
pululan…
aquel vidrio fracturado como obsidiana
                cortó el nervio 
                                                y su comunicación con el amor
Caen las estrellas
                se anidan al final de la botella.






I

Doy tumbos en la noche
junto a sombras que saltan a la luz
Ladridos
Esquinas vacías
             cuerpos dibujados
             colgados de sus venas

              Se pierde mi palabra en la ciudad



II

          En un mar de llamas
           emergen enfurecidos cuerpos
           los observa el iris negro de la luna
             y en un soplo
             desconocen la hora de la muerte



III

           Suelo ver en fotos
           un familiar al que no recuerdo

             A veces escucho
             a mitad de la escalera
           una voz que increpa mi nombre

          Hace días que acostumbro
             fumar en habitaciones ajenas
             sentarme
             atizar la llama inerte
             y quemar foto tras foto



IV

             Los ojos se apagan en la hoguera
             abandonan el estío
          La llama sufre el baile de las sombras
          entre lo visto y lo soñado
             En la punta del cigarro arde la tiniebla




HOTEL ABU GHRAIB

             En la noche
             un coágulo traga la garganta de cristal
             En el día
             el sol enfurece los barrotes





STACCATO


A León de Greiff


             Y en doquier silencio

          compone el poeta Abur y Epitafios
             Polilla en sonata que a destiempo
             dirige zumbidos en la noche

             La muerte orquesta sus alas
             ─y pierde su voz─

             Navega el canto
             en su nota más alta





NOTAS DEL AZUL... SILENCIO

          La tierra cae en los abismos del hombre
          y un ligero eco de luces
          rasga la sal de mis ojos

             La mañana traga el mármol
             Una y otra vez
             los huesos abandonan su hogar





PRIMER MOVIMIENTO 
(LA ESTRATEGIA, VIVACE)

Mi voz
como las ruinas de un piano en el que se erige la bandera de una conquista olvidada
Orquesta
aliento de suerte la que poseen sus muertos porque para ellos todo ha terminado
Mi cabeza
como la intensión de un anzuelo roto
             Cenizas de hierro tras mi muerte
             ─nadie lo sabe─
             su estrategia el viento pierde
             soy el peso del enemigo
Arcabuz
heridas todas las mañanas del mundo
Los ejércitos nacen de la llaga





TERCER MOVIMIENTO 
(LA CONTEMPLACIÓN, GRAVE)

             Bajo la mampara herida
             la muerte ciñe los cuerpos
          los recluta…
             El enemigo aúna su sombra
             y retorna del infierno
             Cruje el mástil que apuntala el cielo





SATIE

A Erik Satie


             Los duelos de paraguas no son un juego
             He visto hombres caer con la lluvia





LA PIPA

Una bocanada de cielo que escapa a las raíces de mi mano
devela el envés de un universo conocido
             el mar bajo el sueño
Las olas retornan del abismo azul de nuestro tiempo
             arqueadas
             impactan su júbilo
             sangran la espuma de mar
Allá donde el caracol se disuelve en espiral
naufraga la balsa de brezo





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada