martes, 16 de septiembre de 2014

LUISA TALARICO "GIGIA" [13.348]


Luisa Talarico "Gigia"

Luisa Talarico, a quien todos conocen por Gigia, nació en Santiago de Chile, pero ha pasado gran parte de su vida en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) donde según sus palabras, “tiene empeñado el corazón con su gente y su naturaleza maravillosa, y donde tiene amigos a los cuales ama y se debe. Siente que se ha apropiado de esta tierra o que ella ha hecho de ella su hija adoptiva”. Siente que tuvo la suerte de educarse entre gente de distintas culturas que aportaron a su crecimiento personal, pues mientra su padre le enseñaba italiano leyendo a Dante, su mundo se enriquecía con las historias de su madre y las experiencias que este país nuevo país le brindaba. Este sincretismo es el alimento diario de su vida y su creación.

Tuvo un largo período de estudios y experiencias en Europa, de forma breve, vale mencionar algunas que tienen que ver con sus estudios profesionales. Habla varios idiomas y se licenció en Artes Plásticas en Paris, Francia y estudió literatura en Romanska Intitutionen, Frescati, Estocolmo - Suecia. Tiene una maestría en Educación Universitaria del Framinham State Collage, U.S.A. Más información en la página correspondiente a su hoja de vida.

Entre periodo y periodo se fue enriqueciendo su creación literaria y su vida privada; entre escribir, corregir y publicar, trabajar y criar. Su trabajo literario se encuentra en varios libros antologías nacionales e internacionales; haber llegado a ser leída en las escuelas del país, es para ella un gran orgullo.

En la actualidad trabaja como profesora de Artes Plásticas y la apasiona su trabajo como escritora y como docente. Es Cónsul de Poetas del Mundo y Embajadora de La Paz - Geneve

Sobre si y en sus palabras.

Siempre fui curiosa, además de una rebelde empedernida, he viajado mucho a modo de seguir manteniendo vivo el niño que todos llevamos dentro. De regreso de Europa, me instalé de nuevo en Santa Cruz- Bolivia, donde me casé y nacieron mis dos hijos, Stefano y Olivia, quienes han sido y siguen siendo mi mayor felicidad.

Sufro como cualquier ciudadano las calamidades sociales y naturales a las cuales nos vemos sometidos y no tengo ninguna esperanza en que el Estado mejorará las cosas , pero si creo que cada cosa hecha con genuino amor, es un grano de arena aportado al desarrollo de la especie, o por lo menos, en pro de salvaguardarla .

Creo que en mi vida la educación artística y la literatura están profundamente ligadas y que ambas actividades se entremezclan e influencian.

Sigo teniendo las mismas ganas de conocer, aprender, soñar y robarle instantes a la vida; cosas que hago siempre que la realidad me lo permite, y a menudo, mezclándolas y confundiéndolas.






Suicida

Abriendo una ventana
a la locura
hoy un ángel abandonó su reino
y ha venido a buscarme

Toma mi cuerpo
desnudo
de vida y de algas
     me besa furioso
y me envuelve en
sus alas de plata

Es la noche
y la luna navega
imperturbable
en este mar salado
que ayer era distancia






Marginal

Intentar
el arte del olvido
   buscar un orificio
en la frontera gris
del tiempo y del ahogo

Traspasar el  tejido
      reptar
desde esta hilacha
pendiente de la nada
      alcanzar otra vez
el margen
     el mágico reducto        
de los sueños perdidos





Naufragio

Hay una sombra azul
atrapada en mis noches
     quizá un antiguo amor
o un ángel sin morada

Cuando mi lecho
naufraga en la penumbra
     en ese mar  distante
de mi alcoba
     esa  imagen  de añil
etérea y extraviada
me abraza y me rescata

Entonces
     soy  húmedo
capricho de algún dios
hasta llegar el alba  






Mi reino

El mar inmenso
de tus ojos
corre todos mis ríos
     y es tu cuerpo
una pampa de silencios
ganando
mi selva de misterios

Sigiloso
avanza al acecho
llenando nuestras
profundas soledades

No pongo resistencia
a tu fuerza felina
penetrando imperturbable
en esa trampa
segura y letal
de la memoria.





Visión

Hay olor a
tormenta encendida
en ese beso húmedo
recorriendo la curva
de mi espalda

     Son tus labios
dibujando mi cuerpo
en el olvido
     visión nocturna
incendiando  el otoño  






Lluvia

La ciudad
llueve desconcierto
en este verano solitario
     y llueve mi cuerpo
sobre tu recuerdo    
     como si existieras

Como si existieras
      y no fueras tan  solo
un amago ilusorio
de lluvia en el desierto  





Extravío

Cae la lluvia
lavando los colores
de este otoño de  sueños
sin juicio ni salida

Desde su balcón
de barrotes roídos
       mira el agua borrar
los pasos del errante
esa imagen perdida
en la lujuria
de su sueño de amantes

Escapa el pensamiento
y escupe mariposas
que rompen la distancia
distorsionada y frágil
     
Encima de las nubes
     el sol brilla
como una sábana de luz
sobre los vientres mojados






Sobreviviente

Esta noche
la muerte y el amor
festejan mi locura
en una cita.
    No saben
que ya he resucitado
    y que navego
las aguas
olorosas y oscuras
de su reino. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada