jueves, 25 de septiembre de 2014

FERNANDO OLSZANSKI [13.455]

Fernando Olszanski

Escritor, actor y fotógrafo, nacido en Buenos Aires, Argentina. Cursó estudios de Ingeniería Química en la Universidad de Buenos Aires. Residió alternativamente en Ecuador y Estados Unidos, donde coordinó talleres literarios. Sus trabajos han sido editados en países de Latinoámerica, Europa, Japón, Canadá y Estados Unidos. Ha publicado la novela "REZOS DE MARIHUANA" y el poemario "PARTE DEL POLVO", ambos en Ediciones del Dock, Argentina. Algunos de sus trabajos han sido traducidos al inglés y al japonés y ha participado en varias antologías y recibido varios premios literarios.

Es corresponsal en Asia de la revista EL MURO CULTURAL, de Argentina, y EXPRESIONES, de Venezuela.
Ha colaborado con diversas publicaciones tanto en papel y en internet, como THE BARCELONA REVIEW, MURAKAMI SHIMBUN, VOCES, EL ARCO DE LA ROSA, FRANCACHELA, ARIADNA, MUNDO POESIA, THE COVE, ESPÉCULO, RAZÓN Y PALABRA, CRÓNICA LITERARIA, PA'LABRAR, y otras más.

Como fotógrafo, ha participado en muestras parciales en Chicago, Argentina y Japón. Estudió teatro con Myriam Wigutov. Actualmente, reside en Niigata, Japón, donde realiza un estudio fotográfico sobre Asia, trabaja en su próxima novela y enseña la lengua española.

Fernando Olszanski reside actualmente en Chicago, Estados Unidos y es Director Editorial de la Revista Contratiempo.






Llamas

Mi cuerpo en llamas,
mastica silencio.
Mi diestra,
se vuelve siniestra.
El tiempo es lento,
más lento todavía,
y el alrededor debe esperar.





Lentitud

Lentitud,
pasmosa, sofocante.
El sol se detiene,
semeja un enjambre de calor.
Pero no,
sólo es lentitud,
como cansancio de anemia
que todo lo absorbe.
Hasta los deseos de vida,
extirpando
uno a uno los poros.






Espera

sudan los párpados del viejo
ofrenda sagrada a lo no escrito
arrullo de historia
escapándole al día
alargado en meses
años
sus vidrios
deshechos en venas
amarillentos
de espera
en calma
tensa calma
como espejo oscuro
desvaneciéndose
a la hora del reflejo






Amorfa

Estoy lejos, sí
pero no en exilio
sino perdido en mi propio naufragio
en otra forma de soledad






Ella, en su infierno

la cama se contrajo
para recibir su cuerpo
subió tenue el vapor
reptando la epidermis
escabrosamente
las paredes se acercaron
arrugas avanzaron sobre sus ojos
Se creyó occisa
desmantelada en el mísero ser
El ramaje cimarrón
dejó en harapos el alma
baba
sangre
jadeo maligno
Pavor ahuyentando el grito
Tumba desnuda
tiritando para siempre





Él, en pecado

Famélico de vida
arrancó el terciopelo de los muslos
síntesis de su propio desvarío
recorrió enhiesto
los rubíes arenosos
sin que los bálsamos
llegaran al paladar.
Sentir caduco.
Nubosa aristocracia
de gala derramada.
Esparta expiando
en la gloria del eunuco.
Sienes latiendo
la inconveniencia
del pecado cometido.





Detrás

Edificios sucios de ojos
salpican envidia
Vicio de odio
sudando crimen
Ruin se esparce
la saliva entre las muelas
Alguien
tatuando tus pasos
El frío es ráfaga
el brillo filoso

Eres carne expuesta
masturbando tu inquietud




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada