lunes, 29 de septiembre de 2014

FERNAND SEVERIN [13.496]


Fernand Severin 

Es un poeta belga francófono, nacido el 04 de febrero 1867 en Grand-Manil (Gembloux), murió en Gante 4 de septiembre 1931 y fue nombrado miembro de la Academia 19 de agosto 1920. 
Nacido en los campos de Brabante, pasó su infancia en Alemania. A la muerte de su madre, llegó a Bruselas y realizó cursos de literatura en la Universidad Libre de Bruselas. Publicó sus primeros poemas en Bélgica Young. 
Ejerció la docencia en la Universidad de Gante y destacó como literato por su pureza clásica.


BIBLIOGRAFÍA  

-Le Lys , poésie, Bruxelles-Paris, P. Lacomblez - A. Lemerre, 1888. 
-Le Don d'enfance , poésie, Bruxelles, P. Lacomblez, 1891. 
-Un chant dans l'ombre , Bruxelles, P. Lacomblez, 1895. 
-Poèmes ingénus , poésie, Paris, Fischbacher, 1899. 
-La Solitude heureuse , poésie, Bruxelles, Dechenne et Cie, 1904. 
-Théodore Weustenraad , essai, Bruxelles, Édition de la Belgique artistique et littéraire, 1914. 
-Charles Van Lerberghe, esquisse d'une biographie , essai, Bruxelles, Académie royale de langue et de littérature françaises de Belgique, 1922. 
-La Source au fond des bois , poésie, Bruxelles, La Renaissance du livre, 1924. 
-Charles Van Lerberghe, Lettres à Fernand Severin , correspondance, Bruxelles, La Renaissance du Livre, 1924 (rééd. Bruxelles, Académie royale de langue et de littérature françaises de Belgique, 2002). 
-Alfred de Vigny , Bruxelles, Académie royale de langue et de littérature françaises de Belgique, 1927. 
-Poèmes , poésie, Bruxelles, La Renaissance du Livre, 1930. 
-Neuf beaux poèmes de Fernand Severin , poésie, Bruxelles, Éditions du Musée du livre, 1944. 
-Lettres à un jeune poète , Bruxelles, correspondance, Bruxelles, Académie royale de langue et de littérature françaises de Belgique, 1960. 





PENSADOR, LA HERMOSURA...  

Pensador, la hermosura del bosque en primavera 
sobrecoge tu espíritu, hoy por la vez primera,
y la tierra te embriaga, con su aroma sutil... 

Transcurrieron tus días en meditar en vano 
el enigma del hombre ante el destino humano, 
y sobre el libro, pálida, tu frente cayó al fin. 

¿Y qué? Guarden los dioses la verdad escondida, 
y goza, sin resabios, mientras pasa tu vida, 
la dulzura que encierra la palabra: vivir.. . 





NATURALEZA


¡Con qué facilidad vuelve a
entrar el alma en su patria primitiva, 
en la asamblea silenciosa de
las grandes formas, en el pueblo
apacible de los seres que no piensan! 
H. Taine.

Lenta, la tarde avanza : momento hermoso, grave.
Triste y dulce, dos notas da el cuco al aire suave;
dos notas : primavera les da su languidez,
y los pinos, rozados por la brisa, tal vez
tiemblan con un rumor de mar lejano, hirviente.
Lo demás, todo calla.
Yo camino, doliente.
Van cayendo en mi senda sombras crepusculares
mientras, despacio, sigo sus vueltas familiares.
Pronto su soledad, su calma, tal virtud
tienen, que siento cómo se funde mi inquietud
en la profunda paz del lugar apartado.
En oriente la noche con un velo azulado
cubre las sinuosas, las esbeltas colinas
que sus contornos alzan allá, en hilera, finas ;
y la capa de bosques de su cumbre distante
casi se transparenta bajo el cendal flotante.
Todo aparece vago. La ideal y divina
forma de todo, menos se ve que se adivina,
y los ojos se aplacen en tanta suavidad
de cosas, que vivimos en mágica hermandad
con los seres, felices entre todos, sin alma,
felices porque tienen el olvido y la calma
que anhela nuestro espíritu, todo desolación :
y á las cosas del mundo diviniza ese don.
Más que nunca en la quieta noche primaveral
que hechiza el horizonte, la selva, el matorral,
el alma obscura del paraje me anonada,
y en una turbación inefable y sagrada
siento de embriagadores deseos el latir
potente :

¡No pensar!
¡No querer!... ¡No existir!






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada