martes, 9 de septiembre de 2014

EDWIN RENDÓN [13.242]


Edwin Rendón  

Nació en Fredonia, Colombia  en 1981. Poeta y profesor de Literatura. Licenciado en Español y Literatura de la Universidad de Antioquia. Especialista en Literatura de la U.P.B. Coordina la Tertulia Literaria de Fredonia. Obras: Escupitajo, 2000; Sobre un estudio de los árboles, 2005 (Obra ganadora del Premio Nacional de Poesía Isaías Gamboa); Manual del perdedor, 2011 (Obra finalista I Premio de Poesía Joven Ciudad de Medellín y su Área Metropolitana). Su obra ha sido publicada en la Antología de Poesía Joven Colombiana de la Fundación Verso a Verso, 2005.
Al decir de Milton Álvarez Gómez, “Rendón es el exorcista que juguetea con Lucifer, se mece entre sueños con las huestes celestiales y desvela Walkirias con su rebeldía de milenios. Tiene el sagrado fuego para desatar universos y un manantial de ternura que conjuga con el ímpetu de su juventud para conducir hasta el altar los más puros versos.
Náufrago del paraíso, argonauta de la noche, ángel, demonio, mesiánico, santo… como verdadero poeta que es; sigue arriando metáforas en el telégrafo del olvido. Su poesía nacida de pandora convoca a la consumación, sin perder el tacto sensible de lo cotidiano. Toda la luz cósmica llega hasta su alma y se desprenden jirones de sueños inconclusos para alterar a los necios y derrocar el imperio de los bárbaros. Sigue el túnel… al final todos los demonios descifraran las profecías.”





Sobrevivir a la soledad

Distraerla con juegos literarios,
ver una película de los Hermanos Coen,
planear una clase de mitología.
Entretenerla,
tirarle un hueso,
contarle un cuento…
Que la soledad no se entere
que no estás más en esta casa.





Historia del fracaso

Ser un poema vencido
no es el resultado de la casualidad.
También es arduo conquistar el fracaso.
Desde el nacimiento algunas miradas
pronosticaron la hostilidad del mundo.
La niñez es el escenario perfecto
para un poema vencido.
La profesora te señala y se burla,
alguien te roba el desayuno,
te apedrean con sapos,
no tienes compañía en el recreo,
tus tenis son más aclamados que Chaplin.
Vivir es comer un pastel podrido.
Sos el autor de los mejores autogoles,
siempre estás debajo del pájaro que defeca,
las damitas te ridiculizan
porque no les palpas los pechos.
Se desamarra el nudo de los zapatos,
ladran los acreedores,
el estómago te apuñala,
la muerte se demora.





Cunnilingus a la muerte

Vi a la muerte,
es una muchacha triste,
sin esperanzas, sin labial,
sin ganas de vivir.

La llevé a mi apartamento
y la desnudé sin remordimiento.
Bebió litros de cerveza
y casi muere con una canción de The Doors.

Vi a la muerte
y se fue sin darme un revolcón.
Salió en la mañana
sin amor y sin adiós.

Alcancé a tirarle unas monedas para el taxi.






Poema feroz

Quiero un poema fuerte y honesto como un rock.

Dios está cansado de palabras dulcecitas.
Voy a despertar a los vecinos con Artaud a alto volumen.

Estoy harto de flatulencias mínimas,
quiero inyectarme toda la obra de Baudelaire.

Quiero un poema con tatuajes y lentes negros,
un poema en motocicleta, a alta velocidad por la autopista.

Quiero un poema de falo prominente
que clave su bandera en el culo del mundo.

Quiero un poema fuerte y honesto como un rock.








Sonata nº 8 de Beethoven


Muerte camarada
no te escondas en los pianos.
Agricultura
(Arte poética)


Escribir es trabajo de campesino
que siembra en luna creciente.
Jornadas al sol y al agua,
manos surcadas de historia.
Plantar, irrigar…
La espera y la lluvia.
Y entonces,
quizá,
asoma el poema.
La palabra nostalgia


Soy propenso a la nostalgia,
duele el gato de la infancia,
el triciclo oxidado,
el Cine Libia,
el recuerdo de mi viejo
con su tabaco
y su pocillo de tinto.
La tristeza sirve
para hacer barcos.






Estudio sobre la moral

He tratado de llevar a Dios
a la taberna, al burdel,
a mi cama macilenta.
Se niega tozudamente.
Al parecer es cierto lo que dicen de él.
Héroe


Un poema que enseñe a morir,
un poema que gobierne la noche,
un poema que destruya monumentos,
un poema capaz de desnudarte.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada