viernes, 19 de septiembre de 2014

BARNABÉ LAYE [13.383] Poeta de Benín


Barnabé LAYE  

Nació en Porto-Novo, Benín, el 11 de junio de 1941. Poeta, novelista, ensayista y médico. Su obra, impregnada de ritmo y musicalidad, ha sido reconocida como una de las más importantes de la actual generación de escritores negros francófonos.
Ha publicado los libros de poesía: Nostalgia de los días que pasan, 1981; Los Senderos de la Libertad, 1986; Como un Signo en la Noche, 1986; Réquiem para un País Asesinado, 1999; Poemas al Ausente, 2010; Un Esperar Tanto Tiempo, 2010; Por Tiempos de Duda e Inmóvil Silencio (Nominado al Premio Fetkann, 2013). Por el conjunto de su obra poética obtuvo el Premio Émile Nelligan 2010. Algunos de sus libros han sido vertidos al inglés, español y portugués.
Sus novelas narran historias como los griots africanos: sobre los orígenes, los cambios en la sociedad, la nostalgia y la memoria. Entre sus novelas publicadas, se encuentran: Una mujer en la Luz del Alba y El adiós al Padre. Su último manuscrito Los Campos de Caña de Azúcar, es una historia de amor durante el período de la esclavitud, está próxima a publicarse.
En entrevista con el poeta y periodista peruano Mario Pera, refirió Barnabé: “Me considero a mí mismo un trabajador incansable en el servicio de palabras. Mi poesía es de las palabras habladas, se dirige al lector, le habla. Cada poemario cuenta una historia. Cada vez es una parte de mí mismo. Una parte integral de un todo. Siempre es un puente entre el hombre que soy, el lector que soy y todos los lectores u oyentes de todas las procedencias. Al final, me gustaría la emoción de vivir en ellos porque, en definitiva, se relaciona con la humanidad.”

Poesía

Le crépuscule des métamorphoses, Éditions Acoria, 2014
Par temps de doute et d’immobile silence, Éditions Acoria, 2013
Une si longue attente, Éditions Acoria, 2010
Poèmes à l’Absente, Éditions Acoria, 2010
Requiem pour un pays assassiné, Éditions L’Harmattan, 1999
Requiem for a murdered country (version bilingue Français/Anglais), Éditions L’Harmattan, 2008
Requiem para un pais asesinado (version espagnole), Édicion Libros Del Aire – Fernando Saenz, Madrid, A paraître
Comme un signe dans la nuit, Éditions L’Harmattan, 1986
(Avec le concours du Centre National des Lettres)
Les sentiers de liberté, Éditions Saint-Germain-des-Prés, 1986
Nostalgie des jours qui passent, Silex Éditions, 1981
Prix Émile Nelligan 2010 pour l’ensemble de l’œuvre poétique.

Novelas

Une femme dans la lumière de l’aube, Éditions Seghers, 1988
Mulher na luz da aurora (version brésilienne), Editora Movimento, Porto Alegre, Brasil, 2003
Mangalor, Éditions Seghers, 1989
(Grand Prix Littéraire des Hôpitaux de Paris, 1990)
L’adieu au père, Éditions L’Harmattan, 1999
Les champs de canne à sucre, à paraître

Ensayos

La cuisine africaine et antillaise. Tout un poème, Éditions Dagan, 2011
Guide de la sagesse africaine, en collaboration avec Liliane Prévost, Éditions L’Harmattan, 1999
La cuisine africaine et antillaise, Éditions Publisud, 1985 (Epuisé)





POEMAS

De Réquiem para un país asesinado
Barnabé LAYE (Benín, 1941)
Traducción de Luisa Futoransky


Escribir
Por última vez
El resplandor de la herida
Jirones de vergüenza y oprobio
El espejo
En los ojos de los otros
Reenvían la imagen intocable
De una verdad de los días ordinarios







Érase un país
Que no se sabe cómo tomar
Nada qué hacer
Sólo 
Gritar el resplandor de la herida
Romper el espejo
En los ojos de los otros
Huir la imagen intocable
De una verdad de los días ordinarios







No les hablo de un país
Nacido de sueños y quimeras
Les hablo de una tierra
De barro y resistencia
Con efímeros palacios amasados
De sangre y lágrimas
Con el fuego del cielo
Un duro sol
Sobre la cabeza
de mañanas calmas







Les hablo de un país
Pequeño
Sin envergadura sin brillo
Con millones de bocas
Millones de bocas
que narran
la desesperación
Y la amargura de las estaciones
Millones de bocas
Que ríen, lloran, gritan
Sin que se sepa jamás por qué







Es
un país de campesinos
de pescadores 
de montañeses y gente de ciudades
que se apuran por reír y llorar antes 
de que sea demasiado tarde. 
Porque saben de la urgencia.
De los campesinos y los paisanos 
que se que se apuran por tomar mujer
porque saben la urgencia. 
Dicen: ¿Qué es acaso
la sal de la vida si no tienes mujer 
la sólida en tus sólidos brazos
para hacer las cosas?
¿Qué es si no la vida,
hermano mío?
Es un país, os digo, 
donde el día transpira el duro trabajo 
y la noche susurra y arrulla.







Como un cerco de muralla
Guarida donde duerme la indigencia
Sobre el lomo de la pobreza
Como una barrera
Una frontera perdida

De un lado el mar
Del otro una tierra
La indigencia camina del brazo de la pobreza
Es una línea de demarcación
Es el infierno
No hay nada que hacer

El sudor quema
Sobre los senderos de la mirada
En carne viva



*



Les hablo de un país
Pequeño
Sin envergadura ni brillo
Con sus legiones famélicas
atornilladas a esta tierra
que no saben a dónde ir
sino permanecer ahí

En esa tierra
Porque los antepasados permanecieron
Porque los antepasados están allí
bajo la tierra

Y el día de hoy
¿A dónde ir?

Por doquier cancerberos en los miradores
Por doquier permisos de residir
que parecen permisos de enterrar

¿A dónde ir? De no ser
Quedarse en esa su tierra
Porque los antepasados se quedaron
Porque los antepasados están allí
bajo la tierra



*



Así va el país
Y el rostro sordo de los hombres
Cuando la noche cae demasiado velozmente
Como un alto el fuego en el crepúsculo
Mudos rostros cubiertos por un velo
De sueño y desazón
Para errar en la cálida noche

Los hombres se toman de la mano
A lo largo de callejones sombríos
A lo largo de silencios oscuros
Para que por fin penetre en las venas
La esperanza que desafía el destino
La esperanza que rompe las cadenas
La esperanza que hace danzar los muertos

Entonces los muertos se mezclan con los vivos
En la misma cadena de unión
En la misma cadena de sangre
que vincula a los ancestros
y empuja hacia delante
A la cabeza del coraje



*



Es un país de muchos obreros
que flirtean sobre la cima de las grúas
Erigiendo mausoleos de piedras
Construyendo a mano limpia
Casas explanadas y prisiones.
Desafiando la pesadez del sol y los ladrillos.
Hombres de cemento y de cal
encorvando la espalda bajo las bolsas
y el hambre del vientre. Hombres
emblanquecidos
de polvo y de miseria de pisar
la tierra de laterita descalzos
Pisando la tierra como una certeza.
Para convencerse de que son hombres
ya están aún de pie. Porque sus pies
tienen el color de la tierra
que los trae y los lleva
de la noche a la mañana.



*



A veces
En medio
De un círculo de hombres

La palabra se envenena
El diálogo endurece las miradas
rechinan los dientes

La palabra entrecortada
sobrentendida
antes de que la sangre
llegue al río
Propio hasta el límite de la ruptura
Hasta el borde del precipicio

Hay que callar
Antes de que caiga el rayo

(Traducción del francés de Luisa Futoransky)




*



At times
In the midst
Of a circle of men

Words grow bitter
Under felted knives
Dialogue toughens eyes
crunches teeth

Jerky talk
in hints
Until the verge of bursting
Until the verge of chasm
One has to fall silent
Before thunderbolt breaks





.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada