martes, 26 de agosto de 2014

MARIO CAMELO [13.045]



Mario Camelo 

(Colombia 1952) 
Estudios de Literatura. Ha publicado varios libros de poesía en Colombia y España. Es traductor de poetas suizos,  italianos y franceses. Vive en Suiza desde 1979.

Las victorias del miedo de Mario Camelo ( El libro Asuntos elementales, se haya fundido bajo este título)



...Y todo un país alcanzado por el mal de los violentos,
delante de la noche, avanza el tiempo al encuentro de lunas enrojecidas. Y el año que pasó sobre las cimas... ah ! que me hable de lo móvil ! Oigo crecer la osamenta de una nueva edad terrestre.
Saint John Perse


1

Sal y olor de sal, inmemorial, 
Tacto de sal y tatuaje salino 
En lo más carnal de la sed y la ternura. 
Rumbos y cifras 
Que pulsan una oscura cuerda en el universo. 
En la piedra, 
Huella de gravidez elíptica: 
Figura del infinito quehacer universal.

En la casa infinita, 
Incesante - como una ciudad antigua - 
La fuerza unificadora 
Entre la corriente y el pez que engendra.




2

Se sabe que en el principio 
Poblaba una urgente intuición de centellas, 
Los árboles sagrados daban la medida 
De la gran gestación 
Y el mar ordenaba el secreto entre las conchas 
Asaltando el vacío con medusas azules 
Y poderes fabulosos.

De cierto, 
No hay grito, 
No hay hoja ni sangre, 
No hay grano 
Que no haya sido ordenado por el misterio.

A Jaime García Maffla




3

Mario Camelo, Colombia 1952. Estudios de Literatura. Ha publicado varios libros de poesía en Colombia y España. Traductor de varios poetas suizos, italianos y franceses. Vive en Suiza desde 1979. Ejerce como fotógrafo profesional y traductor.
Allí están encaramados 
En la más antigua aduana de los tiempos, 
Innovadores de las profundidades: 
Con sus tejidos de bestia próxima 
Preparan el helaje de la memoria, 
La extensión donde la muerte es inminente.

Ellos lamen, nocturnos, 
La salvajería de herramientas 
Con que alimentan el fuego central 
Dioses más temibles 
Que una necrópolis de hechiceros.



4

Esta es la casa infinita de los sueños del héroe: 
Territorio de lenguas vertiginosas y Dioses de exacto pulso. 
Toda la dureza 
Desgasta las ventanas reptando desde los fondos... 
Por los cristales el grito de gato de los ausentes. 
En las paredes los arañazos de cachorros del tiempo 
Se han vuelto amarillos... 
Ciempiés y murciélagos habitan la casa 
Que desde las tejas entretiene su ruina.

La arena del mar es otra cosa, pero la misma. 
No hay huella que no sea la pelambre angosta del mangle,
Las plumas dispersas del suicida de los cielos. 
Como si el derrumbe jadeara una pasión inútil 
Trenzada en vastas invenciones.

Para Augusto Pinilla



5

Apenas con la ayuda de los rayadores secretos 
Los muros difunden presentimientos de naufragios 
Pese a la línea ideal de los astros, 
A las muletas de los caminos del hombre.

Atacado por las furias y las penas, 
El rayador enciende 
La alarma en los horizontes.




6

A la fatiga tan armada de paciencia 
Le suman el vértigo de la simulación 
Azuzando las amenazas del viento.

Bien puede ocurrir que de repente 
Nos levanten en vilo por encima de sus cabezas 
Acusando los horribles signos que portamos.




7

Quién afila los papeles del hambre, 
Agria las latas del desperdicio 
En el centro de la danza desmayada 
De los mendigos del desagüe?

Los fantasmas yacen en medio 
Del desastre de los vencidos. 
Una onda salvaje 
Penetra la noche blanca.
Es el gran miedo.




8

"Todo lo que me recuerda a ella 
me atraviesa como una lanza. "
John Keats

Y si en el rumor de sus manos 
Se halla el expansivo tono del universo? 
Y si en su espesura se refugian los hombre 
Y las edades? 
Y si su cintura es el alfabeto, 
La línea, el texto Divino?

Y si una vez me llama 
Y no la oyen mis palabras: 
Quedará abierta 
O cerrada 
La puerta de la tierra?

A María Eugenia Arroyo




9

Han quedado sin máscaras los muertos, 
Sin pecheras los Tokis, 
Sin tunjo los Mohanes:

Han condenado a muerte 
A los espíritus de los muertos.




10

Los niños organizan su ira 
En un tiempo de tajamares hundidos, 
Compases y geografías de fantasmas. 
Escuchad... 
Desde la urdimbre de los violentos 
Se oye crecer una nueva edad proteica 
Pese a esta edad de sólida razón 
Que en su furor argumenta un reino de provocaciones, 
La testa rendida del animal sagrado.




11

Alguien se ha preguntado 
Qué significa aquella distancia entre sus manos, 
Esa mímica de amor, aquella confesión 
Donde el silencio deja traslucir el mensaje de las ventanas?

Acaso conocen la vía de retirada de los sueños, 
Los soportes de las iras más espléndidas. 
De ellos, ninguno osa cerrar las puertas tras de sí.




12

El que huye con el vellón de los vientos 
Posée las alas negras del áncora, 
Bien plegadas a modo de lanza 
Por si aparecen los capelos furtivos, 
Los delgados caballeros de morrión.
Él se trenza con paisajes malheridos 
Persiguiendo la calidad inocente de las manos 
Con el muñón en llamas, 
Mantiene en alto el grito de las mujeres 
De frutación rebelde. 
Ya astros seniles quisieran acusar sus sueños 
De domicilio terrestre. 
Y adoleciendo de torreones y cerraduras 
Ampara las siluetas acortando la distancia de la muerte,
Exquisita la credulidad de los encuentros 
Llenando de peces el esqueletaje de navíos esforzados, 
Se adentra a la acción precursora de los ciervos 
Que beben germinaciones de nuca al cielo. 
Luego describe el círculo animal del perro 
Viniendo a dormir a filo de hacha de nuestra ira.

A Juan Sebastián




13

Alguien ha quedado dentro o fuera largamente como en un tiempo de aguas obligadas, donde la grupa de la noche en maridaje con los muy vecinos del silencio, caza por vía del aire la mitad perfecta de la espalda, que en su desnudez perpleja algo recuerda de una época de estampidos, el intercambio de astucias, de confusión de relámpagos ciegos, de tigres precipitadamente heridos en el estanco de extrañas encomiendas.
En el fondo, nadie ha dormido desde entonces... es la vigilia de las memorias tontas.




14

1.

Ese callejón siempre al borde de la madrugada mantiene en disturbio las entrañas, provoca a mis grandes peces ocultamientos fantásticos entre un tufillo de sudor y lilas, ese borde cómplice de curiosidades minuciosas adelantadas por la punta de la lengua.
Ah! callejón de vírgenes ineluctables, ojo entrehechizado navegando a lo largo de mi aparejo como un trono de felpas de colores desunidos precedido de fuegos de arpa, de pérdida de islas lentas.

2.

Ella deshojará sus huesos meticulosamente muy cerca del cielo cuando los espejos del vacío iluminen su carne apacible e ignorada, albergue de auroras y nieves de bosques intensos, donde los desertores del riesgo a falta de todo arte se dan a imaginar ignoraciones extensas, travesuras de fantasmas.
Conquistadora del aire plantada al pórtico del prostíbulo, originadora de animosidades luminosas, educa de palomas la sombra.


3.

Quien abreva 
En la fuente de las secreteadoras 
Bebe un influyente pulso, 
Y la geografía estallada 
De los inocentes.




15

Venerables de ardides y revueltas, dulces hasta el delirio dosificando sus victorias en años mal definidos atareados de durmientes, dejan en el alma el sabor ácido de las grandes quemas. 
Detrás de las maravillosas pasturanzas de que nos hablan, puede adivinarse una camada de pájaros finos seduciendo el curso del infinito hartazgo, un tropezón de cifras escritas con tallo de anís bajo el nivel de las aguas ardientes.




16

La mar no está tendida sino alzada 
Desde el lecho de los signos 
En que aposentan las gravedades, 
De ahí su frente de extensas fosforescencias íntimas, 
Su confusa, mortal cetrería,
El ronco vasto de su tacto mutando hacia las Divinidades.
En el fango el mismo vértigo del universo, 
En él los Dioses libraron su voz al hombre, 
Tallaron el grande sueño,
La idea de su naturaleza.




17

Pasan vadeando el hombro, 
Erizando de premoniciones la espalda,

Bestias pasmosas que lapidan 
Al mismísimo oráculo de los vientos.




18

Lo que más me da miedo 
Es que la noche se pierda, 
Y tú a lo lejos 
Con el ladrido de los perros.




19

Se parece mucho a sí misma, silenciosa, lenta como los arbustos, húmeda, paciente, pacífica como las flautas.
Recogido al día y a mí nos lleva dentro, perdurable, alentando el comienzo. Nunca he podido decir lo que exactamente representa, es que llega como una fruta brutal, de repente, al vientre de las manos.

A Maruja y Claudia Córdoba




20

La mujer es líquen nuevo, provincia donde Dioses y hombres crean un pacto lento y precario. La mujer separa lo superfluo de lo salobre por boca de profetas, forja anclas hechizadas para los rumbos del hombre, ayuda los goznes a soportar el peso del desierto que se extiende desde las ventanas de la casa infinita.
Una la luz la porta, como dos ojos reflejándose en el mismo favor descubierto; todo en ella es cuidado de lo inculto que va conduciendo los días; ella es alianza, ensayo de salvación del olvido y del esfuerzo. La adición se amplía cuando toca el lento reino de los sueños del hombre, anuda sus distancias, orienta lo antiguo y lo torpe que deambula en él hacia regiones palpitantes donde el asombro halla reposo, adquiere las propiedades de la miel.
Entonces las horas vastas en una comarca de tierras blancas, y en cada ardor todas las promesas del aliento!

A la memoria de Fabiola Ramírez y de Marlyse Gaillet




21

Mis jadeantes ojos abiertos 
No cumplen sino el afán de llegar a ti 
Antes de mi muerte 
Como un aluvión de conversaciones 
Evaporando el rocío.

Mi alma necesita venir a orar 
En tu cuerpo hija de las tribus, 
Los años y las aguas lentas me han perdido.

A Soline Lévy


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada