jueves, 28 de agosto de 2014

MALVA MARINA VÁSQUEZ [13.078]


Malva Marina Vásquez

Santiago, Chile 1959
Es Licenciada en Literatura, Universidad de Chile, Magíster en Letras, Universidad Católica, Doctora en Literatura, Universidad de Chile. Ha publicado textos críticos sobre poesía narrativa y filosofía. Su trabajo en estética gira en torno a relatos hispanoamericanos.

Bibliografía

Memorias de la Gracia. Multimedia. Ottawa: Cdposia.com; Editorial Poetas Antiimperialistas de América, 2004.
Perla Negra. Santiago: RIL Editores, 2001.
Tiempo de la Muerte Súbita. Santiago: Red Internacional del Libro, 1998.



Desata su rostro y habla

Este es mi cuerpo 
con voluntad de muerte
se confiesa
felix culpa
Porque palpitan, sí
sus órganos
tirando de sus lenguas
habla es que cobra
la vox tatuada
en jícara sedienta.

Tiempo de la muerte súbita, Pp.22




En el cantar de los cantares

Entróme
y comenzóme a persistir
rabioso
untuoso a Cáliz
¡Nomine deus!
Cossi Longino
despertare
in raptus erectus
Enamora-
¿miento?

Y en el cantar de los cantares
cueca y flamenco
brotó el reflejo 
de un lamento

¡Angel exterminatore!
¡Doble de cuerpo!

Tiempo de la muerte súbita, Pp.33




Cayó en el fuego del sol

Cuatrocientos conejos
en el disfraz de Judas
florida travesura urdieron
En nido de polluelo
esconden
plumaje de serpiente

Del pulque
a un madero
está ahora atado
la burla del sol

En su corazón flechado
el jaguar su sangre bebe
es el Chile verde
que ya comienza 
a ponerse colorado...

Tiempo de la muerte súbita, Pp.42




Never more...

Parece que no pasará el tiempo
el matadero más se adentra
a tientas se ensaña
en los despojos
en el cuervo
es otro
pero aun canta
“Never more”

Esa osamenta
es su perdido hallazgo
pero no es otro
el sueño en su soñar

Teje y desteje
la trenza de la momia
y bailan en su viudez
la cueca más larga
de su historia...

Tiempo de la muerte súbita, Pp.62





Acontece

Es que no puedo con ellas,
FRIDHA,
sucede
que me canso de ser hombre
y ya soy húmeda concha
luna marinera
ya soy

LA PERLA DEL PACIFICO

Perla Negra, Pp.30





Flamenco en flor

Son montes
que rugen fieras,

FRIDA,
el flamenco en flor
en vaca degenera
Es que no tiene la culpa

MATADOR...

MATADOR...

Dicen
que la belleza
es fiera...

Perla Negra, Pp.53





Misterio gozoso

Venite adoremus
congénere venéreo
tú eres
la oveja predilecta

Por ti Cristo
se vuela la tapa
de los sesos
y el lacrimal no afloja
en la Mater Dolorosa

Por ti
el burdel en el velorio
DIABLO COJUELO
es Cáliz
que se presta
a GOZAR
el misterio

Perla Negra, Pp.57





Perla negra

Enerva que dura
Cautiva la mirada

Clavada como un joyel enhiesto

Luciendo sombras
De rotas columnas

ANTIGUA-OCULTADORA

Que escribe con sus ojos

Con un tinte de un blancor
gris-ceniza
enerva que dura
su risa
de Esfinge-cejijunta
cuando se ríe sin sonidos
con el latido
de las desolladas

Guardianas del Valle de México

Más turba el embeleso

Del Perro-dolor

Con el sudor de su látigo óseo

Y con el ala negra de la ceja

Enarca y enerva

En su fangal
La NEGRA PERLA

Perla Negra, Pp.65-66






Pelvis de Oro

¡Y tenías que ser tú!
la húsar de la muerte
a qué puñetazos nupciales
Jugadora del azogue

En tu ruleta rusa
la pelvis de oro
en las venas del aire
cual frágil lienzo

– espejo de la noche –

Cuenta la pesadumbre de la sangre


Memorias de la gracia





Tras los espejos de otras manos

Siempre muriendo el muere
murientes inéditos versos
coronados de un verdor cercado
por el hálito de lo memorable
Pues cuanto más altiva el cielo toca
sella el polvo la boca
haciendo abismo de su propio vuelo

De un caracol sonoro, funesta sombra
del muero porque no muero
en la escucha de sacrílegas musas
bocas mestizas, bastante desleales

Burla burlando voy
en esta cumbre de las visiones
de humana mente, el gozo siento
frente a los simulacros del entendimiento
y tras los espejos de temerarias manos
caigo bajo el hechizo de un primero sueño

Memorias de la gracia









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada