viernes, 15 de agosto de 2014

JOSÉ VARGAS BADILLA [12.862]


José Vargas Badilla

José Vargas Badilla, escritor, ensayista y comentarista literario. Nacido en la comuna de Codegua, CHILE en 1918, murió en 2010.

Miembro de la sociedad de escritores de chile, y ex integrante del grupo literario” Los afines” y del grupo Colchagua de poesía.

Fue director honorario del centro cultural lircunlauta y director de cultura de la radio San Fernando. Creador de de la pinacoteca Ramón Alberto Valenzuela Llanos y organizador de varios encuentros de escritores. Poeta laureado en Rengo, San Fernando y Puente Negro.incluido en las antologías “balada para una ciudad insomne, Valparaiso1980; poetas de la VI región” Rancagua 1982; cuarta antología de poesía y cuento.

Ha publicado los poemarios: Sangre otoñal, 1984; Vecindario de estrellas, 1986; Presencia de San Fernando, 1989 (compartido) y Por tierras del Romance, 1994. 

En prosa, la biografía de El pintor Valenzuela Llanos, en 1992.




CUANDO YO TE CONOCí

Cuando yo te conocí
ibas vestida de blanco.
Blanco el color de tu rostro
y de azahares tus manos.
Eran de miel tus cabellos
y de púrpura tus labios,
y en tus pupilas bailaban
las mariposas del campo.
Cuando yo te conocí,
la tarde se iba apagando
y la orquesta de los grillos
daba comienzo a sus cantos.
Era Domingo, recuerdo
cuando estuviste a mi lado,
y era tu cuerpo de mimbre
una brazada de nardos.
¡Cómo jugaba la brisa
en el marfil de tus brazos!
Cuando yo te conocí
ibas vestida de blanco.






SONETO

Esta vieja ciudad de San Fernando,
remanso es de quietud y poesía
tiene la gracia y el encanto
del aura matinal recién nacida.

Acarician dos ríos sus costados
y pregonan sus aguas mil cantares
y hay en cada casona un relicario
de añejas tradiciones coloniales 

Santuario de camelias primorosas,
me traen el embrujo de una estrofa
y la gracia campestre del chamanto

Canciones del ayer rima la fuente
y las horas transcurren dulcemente
en mi vieja ciudad de San Fernando.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada