jueves, 21 de agosto de 2014

JOCE DEUX [12.987]


Joce Deux (José Escobar)

Guayaquil, Ecuador 1982. Poeta, narrador, fotógrafo, productor de radio y televisión, y licenciado en Comunicación Social. Se ha desempeñado profesionalmente como realizador audiovisual y guionista.  Es parte del No_Colectivo de No_Arte, “InfraLeves“, y participa en la página de Facebook: “La nube mecánica“. Ha sido publicado en: Casa de la Cultura (Poemario: Los fantasmas de Eva), Revista Krelko (Serie de Poemas: Azar y otras apuestas), Bex Magazine Patagonia (Poesía y fotografía), La Marica Ilustrada #8, Revista Ex-Libris, Antología de Cuentos Casa de la Cultura, Revista Fotocopia, Desborde Magazine, entre otras. Publica sus textos en el blog, “Acéphale”, “Sr. Mierda y su Historia de Cristal” (Con gráficas de Daniel Pico), y “Ciudad Motel“.





Textos de la serie de poemas “Muecas” de Joce Deux



MUECA

escucho la voz del hastío
como si mil guitarras desafinadas 
se dieran de golpes contra todas las canciones
que no pueden entonar

veo los rostros de mis antecesores
comiendo el cordón umbilical de sus homúnculos
abriendo con un bisturí
grietas a las que llamarán destino

toco mujeres que han muerto
y las saco a bailar sobre el epitafio que escribieron
con sus lenguas laxas
antes de enterarse que sus sexos serán olvidados
en la asepsia que trama el universo

hablo con palabras mutiladas
un tartamudo existencialista
por antojos nihilista
hablo como si escupiese una broma afilada
sobre los aguafiestas de una oficina repleta de relojes atrasados

dejo de escuchar la hoz con la que amenaza mi 
/sombra

dejo de observar el zigzagueo de los helicópteros
que transportan comida a tierras
que son tan lejanas como mi piedad por ellas

dejo de tocar la áspera excitación
y me abro una cuenta bancaria y deposito
los cadáveres de la humanidad

dejo que crezca mi barba
y me dejo morir
así la mueca que contemples (se lo diré al hijo 
/que asesiné)
será la mueca que gobierne tu rostro cuando aprendas a rendirte




VAGÓN

"...la vida es un ameno y grave recorrido por los más diversos funerales."
Vila-Matas. Dublinesca.


ha muerto la luz fluorescente
el hálito artificial que anudaba sus dedos
a la cripta de donde todos hemos venido

y maldita sea
que nadie rece por su alma enmohecida
ni que recojan sus huellas porque están debajo de 
/la arena mojada

que nadie l@ recuerde cuando el trago empieza a 
/volverse veneno
y las drogas alas amarillas que zumban
hepáticas
sobre la cresta de la soledad

han muerto sus dientes brillantes
que mordieron los años y el polvo
han dejado una nota donde están todas las canciones
que nadie se atreve a cantar
donde duerme el aroma de lo imperecedero
el ansia de beber a dios
de la boca híbrida de un hombre-mujer
de una mueca-sonrisa
de un orgasmo-dolor

ha muerto un gato
una estrella
un gran sol
una idea
un enfermo de cáncer
un niño que jamás pudo crecer y romperle la 
/cara a su padre
ha muerto un vagabundo
han muerto los relojes
las mujeres que podían caminar sobre carbón hirviendo
y los centavos para el regreso a casa

que nadie rece por ellos porque no están solos
porque el infierno es un lugar donde todos saben 
/bailar
todos menos el fuego

en memoria de la muñeca de porcelana que envenenó su cabello




EL OBSERVADOR


“Piensa imbécil,
Que soñar vivir de la poesía es olvidarte
Del álgebra humana
Y sus signos derrotados, donde entre el soy o
No soy,
La materia fundamental es el comer o no comer.”

Pedro Gil. De las cositas trágicas de la vida.




ese tipo está fuera de una tienda
sentado en una vereda enardecida por el sol
toma una cerveza y mira desfilar balas
cadáveres que imploran tener una erección

ese tipo muerde los neumáticos de buses 
/interprovinciales
sabe quién es sicario y quién es un suicida solo 
/con verlo a los 7 años
sabe romper las costillas de una derrota
y salirse con la suya
sabe cuando meter la mano entre las piernas de 
/una muchachita que ha leído sus poemas
y se siente maravillada cuando él le susurra 
/vulgaridades en su orejita joven y devora su olor 
/de arena humedecida

ese tipo sigue sentado en la vereda
exangüe
besa la brisa de un mar repleto de sirenas que 
/serán atún en la nueva pesca

él alguna vez miró una navaja clavarse 17 veces 
/en su carne
alguna vez sangró
alguna vez arrancó un asfódelo de la cicatriz de 
/su ciudad
y dijo ante todos “que no descanse, que muera 
/cuarenta u ocho veces más”

el tipo se ha levantado de la vereda
va a por otra cerveza
y deja en su lugar un escalofrío
una llaga que alguien intentará sanar
y por supuesto
no lo logrará



INSTRUCCIONES

abraza al fuego
baila en decrepitud
siéntate en la silla eléctrica
elige a la mujer de etiqueta de más de 200 dólares
dispara a algo inmóvil
seduce maniquíes
vuela los sesos a tu niño interior
olvida las promesas
recoge los cadáveres con pala
y no glorifiques nada
nada es la gloria

come como un sentenciado al patíbulo
ama como una espina en la garganta
besa como si besaras un epitafio
acaricia solo las cosas que pueden lastimarte
no tengas esperanza
tampoco le creas a los semáforos
o a las personas que dijeron que dejará de llover
de calentarse la arena
 de doler

rompe tus nudillos
ama solo lo inasible
resiste
no te mates
mata insectos
siembra una mueca
déjate llevar por las dudas
sé una duda clavada en los boquetes de la fe
destroza los libros que te dicen cómo vivir
destroza la nariz de quien te dice qué túnel no 
/escoger
alza tu mano para tomar un taxi
y vete
vete a un motel
vete a otra ciudad
vete a otro manicomio



CUALIDADES

eres el embrión de soledad
una silueta desdibujada
en los resquicios de mis labios

eres la promesa averiada
lamiendo el sexo de un extraño
dos
tres

eres la que amanece
con esa sensación de haber tragado
un bidón de gasolina

eres una red en mi pecera
la que diseca el dolor
y lo cuelga en mi pared

eres la que retuerce mi cuello
y llega al orgasmo

eres el espejo
en el paredón donde me desnudo
y yo soy tu infiel reflejo



4



1

los escritores se bañan
a veces aman
a veces comen
a veces escriben
lo juro
pero nunca abrazan coordenadas
o siguen brújulas
quizás por eso siempre andan perdidos
con los ojos irrigados de estupefacientes
y bolsillos repletos de burbujas ansiolíticas


2

un hombre es solo un hombre
nunca un ejército
siempre se meará en los pantalones
si se enfrenta en un cuadrilátero
contra la sombra de un gato

un hombre que escribe
es un ejército
un héroe
tiene los pantalones mojados
pero jamás escribirá de su incontinencia
jamás dirá que en el primer round
perdió todos sus dientes


3

hay monstruos
los hay
y no se esconden
bailan con mujeres con la entrepierna húmeda
le meten sus lenguas de lija
dentro de sus vulvas rosadas
tararean canciones ahí dentro
y a veces atan un verso
una idea
que luego será un gran texto
empolvado
por los siglos de los siglos


4

los escritores son monstruos
al menos los poetas
al menos el que escribe este texto
y este monstruo luego irá a masturbarse
frente al corazón congelado
de un ángel morfinómano



CULPA

cose tu piel
a la sábana

nutre tu cama
con la sed de los cuerpos
que has encarnado

acaricia la lámpara de noche
bésala si es preciso
ámala
y apaga las luces
y espera que los monstruos
muerdan tus lóbulos
que tus víctimas vomiten
sus enconos sobre tu vientre
y agradece que el armario
permanecerá cerrado
por tres noches más
luego podrás empezar
a temblar





Esbozo

las cuerdas
panteón de seda
están atadas a las vigas

los puñales continúan sangrando

los revólveres están  enterrados debajo de los párpados
y al final de la carretera
todos moriremos
con agujas en los ojos
con una erección avergonzada

con una mujer helada
tan fría como el iceberg de la homosexualidad





Comisuras

“¿Habrá que decir que se le olvidó morirse?”
Yasunari Kawabata (Primera nieve en el monte Fuji)



caíste en la ladera del engaño
entrenado a morder
la cuna de mujeres de memoria coprófaga

entregaste al papel un verso ebrio
abrazado siempre de la luna
hundiéndote en el martirologio incesto
entre dios y tu destino

sembraste un péndulo en las palmas de tus manos
y qué dirán tus líneas:
has muerto
eres la evocación de la humedad
en esa boca tiznada
está tu nombre
tu reflejo
en el filo de la copa
y el beso de la que juró amarte
ahogado en el helio de tu voz


  

Involución

la idea ha caído
auriga trágico

ángel de mis rezos (Lucifer)
para encerrarse dentro de la carne

de los blancos huesos que serán pulverizados

bajo la estela de la luz
desfigura su materia y la sombra se arrastra por los resquicios del ripio
y así nace la palabra
como anzuelo
como dardo
como comida infecta

la palabra se extiende y llora
gime
le aparecen brazos
piernas
lengua
ojos
y camina hasta desgastar sus pies
habla hasta agotar la maciza del engaño
observa hasta autoimponerse que lo que sus ojos fingen ver
es una ciudad
una mentira demasiado grande a la que puede llamar
silencio
dios
ciencia
arte
suicidio
eternidad
hogar
cristo
anticristo
soledad
amor
civilización
poesía




Obstrucción

no hay poesía
no soy un poeta

                                   (soy el animal que escogió  en lugar de sangre, tinta.)

no hay espacio que me reduzca a palabras
                                 (palabras: ornamento inútil entre un corazón frágil y un revólver)
no hay tiempo que me desmenuce en sílabas
                                 (municiones que taladran paredes)

hablo de poesía
cuando dejo de hablar de poesía
aunque quiera arrancar mi piel
y regalársela a la mujer desnuda
que leyó los gemidos de mi dermis (destino)
postrada en la cama que quemé
por cuestiones de nostalgia (azar)

no hay poesía
y escucho el latido de las lágrimas
como hormigas incandescentes
que entran en la caverna de mi ano

no hay poesía
hay dolor
tragi-comedia
        (vodevil barato; espejos de la alquimia; geometría de la desesperación)
muerte
       (el acelerador de un Mustang del 80;  un frasco repleto de xanax; una cartita cínica para los

       hijos que no vendrán)
hospitales atestados de metafísicos  y argonautas
siquiátricos repletos de gatos esquizoides y demiurgos paranoicos

hay una buena excusa para escribir un poema
pero esta noche quisiera culear con un ángel dipsómano
       (culear es una palabra,  ornamento inútil entre un corazón frágil y un revólver)
y que alguien haga el trabajo sucio
que alguien escriba un buen poema





Cuarto # 19

“Sabemos que existe un espacio de libertad entre la carne y el hueso”
Michel Houellbecq 


el deseo se vuelve un alarido sin eco

la cama es demasiado grande
incluso para un cuerpo apático

R  lava sus dientes y escupe sangre
canta xx cuando se ducha
sale desnuda del baño mirando el desierto  de un cuarto de hotel

R arranca las alas de insectos  con sus dientes desviados
ella es una senda tupida de aplausos
y huesos

-bueno
ya es de noche
y no he eyaculado en tu voz

- hay tanto que perder en dos noches
y yo siempre le apuesto al caballo con 3 patas

– R
cierra los ojos
que apagaré tu luz
rompiendo la botella en tu rostro
y me embriagaré
quizás
con los riachuelos donde todas las aves mueren estrelladas contra  sus reflejos distorsionados

R ronca
como si dentro de su diminuto pecho
la bóveda muerta de la humanidad
intentara mover sus escombros

no dormiré
pero acunaré el aislamiento
y le susurraré una canción
la misma canción que venció a todas
las cárceles
corazones de espuma flex
y sombreros olvidados

duerme tú
yo me encargaré
de las cosas insignificantes

por ejemplo
de resistir

por ejemplo
de huir




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada