jueves, 14 de agosto de 2014

BERNARDITA HURTADO LOW [12.855]


Bernardita Hurtado Low

Bernardita Hurtado Low (Ancud, CHILE    1953), es una profesora, escritora, documentalista y poeta chilena vinculada al movimiento de «escritores patagónicos». Sus trabajos se enmarcan en el género de la literatura infantil y juvenil, siendo una de las dos exponentes de este género en el sur de Chile según Marian Zink P., junto con Antonieta Rodríguez, a quien se le vincula con el Grupo Polígono de Puerto Montt.

Estudió pedagogía en castellano en la Universidad Austral de Chile y en la Universidad de Los Lagos, y actualmente se desempeña como docente en Palena. Además, fue locutora radial entre 1999 y 2003 en la Radio Estrella del Mar de Palena.

Su literatura, de acuerdo a Gabriela Mariel Espinosa, incluye «diversos elementos del mundo marítimo entremezclados con relatos sobre sujetos que sienten en carne propia la soledad más profunda» como en el caso de Río o Derrotero, poemas publicados en Furia y paciencia (2002). En 2004, recibió el Premio Elena Caffarena entregado por el Servicio Nacional de la Mujer.

Obras

Furia y paciencia (Ediciones Kultrún, 2001 y 2010).
Aromas de infancia (Ediciones Kultrún, 2004).
Alto Palena y su faceta de memorialista (Ediciones Kultrún, 2010).
Aparición en antologías
100 Años 100 poemas del Consejo Comunal de Cultura de Parral (LOM Ediciones Ltda., 2004).
Un camino en la selva, un paso a la libertad de Ramón Quichiyao (Pentagrama Editores, 2003).
Las otras palabras de Ariel Puyelli (Esquel, Patagonia Argentina, 2007).
Ronda de letras, giraversos y poemas que caminan, vuelan y nadan de Fernanda Arrau (Ediciones Recrea Ltda., Santiago, 2009).
Cuentos chilenos para niños cubanos (Instituto Cubano del Libro, Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 2008).
Filmografía
Palena, vida de un pueblo en la frontera (2002).






Bernardita Hurtado Low
Aromas de infancia




Cuchara loca

Cuchara loca
vas de la sopa
hasta mi boca.
Siempre cargada
como un avión
de zanahoria y coliflor.
Eres intrusa y juguetona 
sobre la mesa
a toda hora.
Prometes dulces y chocolate,
vuelves nadando
en sopa de tomates.
Cuchara loca, cuchara inquieta 
quédate siempre
sobre la mesa.



Mi sombra

Mi sombra se esconde,
se achica, se agranda,
me sigue y persigue
por toda la casa.

Se acuesta en mi cama
y dibuja sueños,
un gato en la pared
mariposas en el cielo.

Y duerme conmigo,
muy dentro, escondida,
se arropa en mis sueños
hasta el otro día.



Deseos

Oye madre:
si cae una estrella
pediré un  deseo,
ser volantín
o tal vez velero.
Mejor astronauta
que llegue al cielo
y baje el sol
para tu pelo.



Rap de la bruja

La bruja Chiruja
malvada y coqueta
salió de vacaciones
montada en bicicleta.

Pasó por un puente
y vio un caballero
movió las pestañas
y le robó el sombrero
¡chao, ero…ero…ero!

Se fue por el campo
y encontró una vaca
que de puro susto
se puso muy flaca
¡qué vaca…qué vaca!

Llegando a la feria
se puso traviesa
y a todas las cebollas
convirtió en cerezas
¡traviesa…traviesa!

Cómete la sopa
y ándate a dormir
si no quieres que la bruja
te cambie la nariz.



Receta de hierbas

Agüita de menta
en días de tormenta.

Tallos de toronjil
y te irás a dormir.

Si tienes una pena
agua con hierbabuena.

Las hojas de salvia
curan la nostalgia.

Unas flores de melisa
sacan muchas sonrisas.

Y para las tardes frías
que hielan el corazón
pétalos de manzanilla
en el mate con cedrón.



Infancia

Escapaba  el aroma del ciprés
y envolvía la tarde.
De regreso, mi caballo
hacía el camino
entre corales de mosqueta
y piedras del río.
Ya en la casa
mi padre hablaba de los años
y mi madre,
aromaba la infancia
con dulce de frambuesas.
Entonces, yo escribía en mi cuaderno,
mientras una tibia cortina
envolvía la casa
y afuera, un poncho blanco
borraba nuestros pasos.



En Palena

Este es el sur austral, si tu vienes
jugaremos con el puelche y las bandurrias,
mientras un ciprés de la cordillera
cuida  el sueño del pudú y las truchas 
dibujan sombras de plata en el río.

En el valle, recogeremos frutillas silvestres,
y en las cumbres te mostraré huellas
de puma y jabalí entre las lengas.

Luego, alumbraremos la tarde con flores de ciruelillo,
para mostrar el camino a las ovejas , y a esa luna,
que a veces extravía su sendero.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada