viernes, 18 de julio de 2014

RODOLFO HLOUSEK ASTUDILLO [12.395]


Rodolfo Hlousek Astudillo 

Nace el 19 de enero de 1977, en Chillán, CHILE. De manera artesanal ha autopublicado los poemarios "Amor y Sangre", "Poemario de Ruta", "Blues de la revolución" y "Cancionero". "Persistencia del alba" (Poesía) ha recibido el premio de la crítica. Ha sido editado en Refugio Para La Poesía Del Sur de Chile, Pewma, revista Jauría, Alejandro Lavquen, letras.s5.com, letrasdechile.cl, revista Punto Final, revista As de Copas, Aneuza, Artierra, Cruz Pal Cielo, Acción Mutante, Sur Fugitivo (antología de joven poesía del sur de Chile), Poquita Fé. Y en escueladeletras.cl, en Madrid. Actualmente trabaja como colaborador en el diario La Discusión (1870), en Chillán. Invitado al congreso de poesía Chilena del siglo XX, organizado por la Universidad de Chile, en el cual presentó el ensayo: "Chillán: poética de la década del 90". También es incluido en el libro de cómics: "Poemics, poesía chilena contemporánea", desarrollado por la licenciada en artes de la U. de Chile, Daniela Gallardo.

En enero del 2007, participó del primer encuentro de poetas jóvenes "Violento Sur", emplazado en Temuco. Presentó su libro de investigación, "Salón de Primavera, entrevista en profundidad a seis destacados acuarelistas de la novena región". "Persistencia del Alba" (poesía), será editado por editorial Ripios, serie de Colección de Poesía "Nada Se Escurre", Santiago, 2007. Es becado por la Fundación Neruda, zona sur, 2007, 2010 publicación del libro 0(orden).



Carencias



”Yo no sé de pájaros, 
no conozco la historia del fuego. 
Pero creo que mi soledad debería tener alas”

La Carencia
Alejandra Pizarnik


(rodolfo hlousek astudillo nació en chillán el 19 de enero de 1977)


Tú, Capricho

                                Entre las calles de Concepción

Manuel Rodríguez
Supo de ti
Y tu capricho
El cielo concluyó en lluvia
La belleza en un café
Escribiendo solos.







La Forma Italiana

                                               Para Giovanna, diosa misericordiosa

Corrieron caballos aquella noche
y fue como la sensación que se vuelve a enfrentar
De Ja Vu, creo que le dicen.

No obstante, penetró en ella resuello, lengua
y memoria -ahora-, regocijándose.

- Te acuerdas...?, la luz del alba
Nos descubrió perennes
Ajados en cuerpos.

Nuestras madres inquirían
llamando alarmadas
y tuvimos que cerrar las voces fantasmales 
que dilataban
(deseo fugaz con el cual éramos alegres).

Amplitud de los efebos
que sostuviera tanta tragedia.







Carencia

                                                     Para una bella actriz de la carencia

Recuerdo latido 
sazón de ebriedad en el cuerpo,
pero no sabíamos como hacernos carne/sangre, ni oído.
Los elementos empezaban por ser la plaza, luego
el café y los cigarrillos temblorosos.

- Karen, eres menor a mí, le dije,
Mácula, tan vital como yo.

- Confabulador de documentos, eso son.

Luego, nos sumergimos a la luz 
y a la música. La otra mitad
del deseo -dices- cuando nos miramos
sagaces, llenos de pulsión.







En Casa Extraña

                                         Para aquella que me cazó, en el albur

Fuimos ángeles 
sin saber
dónde posar nuestros vuelos
inaplazables







Auto cinemas

                   Para aquella que en Latín, se define, como originaria de los bosques

Dos espejos
y una orquesta típica.

Luego Ismael
e Ismaelillo.

Los besos que muerden
en la reiteración 
y la urgencia.

Tráfico y frutos
imaginarios como la eternidad.

Jóvenes ilusos
pero conteniendo 
un par 
de versos.







Para Claudia: ¿te acuerdas de las turbulencias de las calles en el sur?


Me encuentro haciendo el trámite para tu mamá, en Independencia. Hace mucho calor y te extraño.

En estas calles colmadas de coreanos, no sé si ellos tienen la culpa, pero el celeste 
del bioestrech es escaso.

Espero que no estés molesta por mí.

Saludos a nuestra hija.

Hoy viajo.







Cenizas Azules Al Sur De Buenos Aires

Para inflamarnos sobre un tren de inmigrantes
cebarnos la tarde
irritarnos el sexo
fumarte toda caminito San Telmo
al mirarte Lezama
en otro mal rato que ocasionamos a tu madre
por manchar las sábanas
en un impreciso hotel de marino mercante
un lunes de veintidós pesos
sobre una cama de cuatro ándenes

Llévame, esta vez quizás
seamos cenizas azules.

En Constitución
todo es abismo.







Hermoso Encuentro Con Una Mujer Exiliada De Mi Provincia

Este lunes,
con tanto frío
no sé qué hacer;
prendo de otro cigarro en tu cama
(los tallarines de Jorge se veían exquisitos; mas tu tortilla de
papa, tus ojos y tú, Hungría), mis adolescentes borracheras.
Aunque no te recuerdo
creo haberte visto
ahora con más fracasos y dolores que contarte
ya sabrás comprender
por ahora nuestra inflamada juventud
a kilómetros de casa 
y este sol
puede apagarnos el frio,
crees?.-

Valdivia, invierno del 2002.-

  



Su Foto Coincide con El Horizonte de Taucú

Su infancia en esta foto
coincide con el horizonte de Taucú
No obstante, no es casual
posar una triste mirada en este desgarrado documento
delícadisima.
el placer está detenida en ésta foto
Los adolescentes besos en Cobquecura;
ella asoma sus primeros años
dulce como debe estar ahora.
Se oye calmo el mar
mas no mí corazón
que es un barco en oxidación 
infinito.
Son sus ojos, sus manos delgadísimas,
su verano.







Afinados Instrumentos de la Felicidad

Conciliando la incertidumbre 
son afinados los instrumentos de la felicidad;
el sexo huele bien
cuando juras no inventar categorías; asimismo, 
me doy en plena seguridad sobre la ciudad 
y olor moribundo de estos días.
Me esfuerzo un tanto en hacerte reír 
pronunciando Cantares en tu oído
conciliando, la incertidumbre de los días; afinados instrumentos de la felicidad.

Otra vez me invitó a recorrer la geográfica marea
Aseguro no dejar su aroma.







El primer pecado de agosto

Llegaste con agosto a alborotar 
mis sábanas
golfa, presuntuosa de belleza y maldad
jauría, ninfómana mía, enferma 
llegaste a desordenar los documentos
incólumes del invierno
solo por el deseo de abandonar las botas y la profesión médica
de los débiles del alma.
Arrogante el mundo
todos hablan mal de ti
pero no saben del temporal que has causado.
Llegaste con agosto a alborotar mis sábanas
el domingo sagrado y del cuerpo
el primer domingo del pecado y del éxtasis, no lo dicen.
Solo, arrojaré estas palabras 
porque eres María Magdalena 
estos tráficos.







Tiemblo

Tiembla
y no sé cómo nombrarte 
en esta imprecisa tarde.
Soy un vago temblor
después de todo
mí mecánica intuición
ya no resulta 
agónico conocimiento
no está a tu altura
tu mirada se posa sobre esta sombra
de manera enigmática
sé que hay una grieta
inalcanzable e imborrable
pues mi mecánica intuición 
ya no resulta 
y sudo
cuando pretendo
conjurarte
y no hay más viento.





P O E S Í A


VIVO EN UN CUARTO 

Vivo en un cuarto
Próximo a la muerte
En un pueblo atestado de sombras
Dado por los habitantes que ya no están. 

Muchos amigos no se han repuesto
De las bebidas
Y la playa espera subir. 

Trabajo en una esquina 
Que no flamea ninguna bandera
Ni tiene semáforos
Un pueblo sin ley, frío
Y el único que madruga 
Soy yo y mi jefe. 

Cumplo con el orden y con la higiene
Me acuesto vestido
Y no hay mujer que me desvele
El cansancio es una rutina
Como el aburrimiento. 

Soy irresponsable en la escritura 

Pujo este lápiz, extraño a mamá
Y mi hermana no sé qué pensará 
Porque no la saludé para su cumpleaños. 

Tengo pereza
De escribir
Me es más cómodo llamar por teléfono. 

¿Cómo recuperaré la adolescencia?, me digo
Y resignado me pongo a fumar.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada