domingo, 6 de julio de 2014

PATRICIO HENRÍQUEZ LORCA [12.181]


Patricio Henríquez Lorca 

Nació en 1981 en Santiago de Chile. Es Licenciado en Lengua y Literatura hispánicas en la Universidad de Chile, y Magíster en Literatura con mención en Literatura Española. Ha publicado poemas en la Revista “Pájaro Verde”, y el libro virtual Cabeza trizada (Canadá: Editorial Muza, 2009). 




Barrancón

Cuantas veces has lanzado al estanque una moneda con tus dedos fríos y sin huesos
observando dos rostros,  dos órbitas, dos dentaduras arrancadas y simétricas




Una moneda que cae sin ruido sobre tu sueño,
Una liebre que corre sobre pastizales de tripas que se corroen en silencio,
Una liebre metamorfoseada en niebla
lanza una moneda que nunca alcanzaste rescatar de su presidio






Escuela y desaparición

Lavas tus utensilios cada mañana
Careces de huella en tus dedos
Careces de sombra en tu pared
Y das de comer a los barrotes con tu canción

Tus uñas anteanoche quebradas desentierran un caballo,
Un caballo amenazado antes de nuestro pavimento
Con su cabeza arrancada por sus propios pies






San José

Piedras y pavimento desmembrado:
Unos ancianos se quitan las encías,
 siguen un sol dentro de sus cuencas,

Sombra de cal en el musgo:
unos perros de vidrios quebrados comen sus propios restos,
unos niños se burlan de una serpiente decapitada en su camino




El Acacio

Una vez te di un niño sentado en un tronco roto
un niño que no envejecía

Sentando al final de un bosque con sus manos en las rodillas

sin un mínimo movimiento

Un niño con rostro de cal







Leña de mi vencido esqueleto soy, fe en tu manto de cálida grasa,
en tu rostro me arrancó los ojos y venero estrellas que orbitan en tus espaldas.
 no quiero oír más ladridos sin cuerpo que vigilan cazadores y silencios,
no quiero más que tu palabra de hielo y sueño,
Pues esos vientres de vacas mutiladas y esos cauces abrigados de basura
no me dan la quietud de tu soplo:
Avispa que engendra barro en la música de unas acequias








Atraviesa calles cortas, se acuesta en la cancha
Junto a su ofrenda; cierra sus peladas orejas

Seis de la tarde en el arco de Los Bajos:
 perro descansa, no hay moscas

Los bajos: caverna desdentada
Seis de la tarde: no es breve aquella luz

una sombra se mueve al viento
está recién ahorcada





FRAGMENTOS DE "ESTELARES" 


Entrevista a Arturo Lorca, Suplemento de Espectáculos, 1989
( las preguntas y el nombre de la publicación han sido borrados)




Hemos perdido en elegancia,
La sensualidad  aristocrática de nuestras canciones
Será borrada parcialmente y con alevosía
Por el coloquialismo comercial comprometido
De los Serratines, los Milaneses, y los Silviciosos.
Verá ud. que vendrán grupetes de rock por docenas
Neomarxistas con letras no las entiende ni Dios.
Serán peores que los Cabezas y los Gonzales 
Caudillos de esta década que fenece
Con los falsetes del emblema de la futura alegría.
¿ Es que nosotros no lo fuimos?
¿Cuántas gentes fueron felices por mi voz,
Y la delicadeza de nuestros arreglos?
Tantas son que no los puedo contar.




El hecho de escribir canciones de amor
No me vuelve un ser sensible.
No tengo musa y realmente no creo haber amado
A alguna mujer de las tantas que me endosan.
Cuando empecé en el negocio
Había una chica de ojos tristes
Y carácter militante.
Pensé que no se me olvidaría,
Y la llame J, la J de mis primeros discos,
Encriptada, alegórica, inefable,
Y ahora….
¿ Cree ud. que yo creo en la J?
¿Quién cree en la J hoy en día?



Sólo el Sol ha de superar mi legado,
Y será Rey, ese que no fue niño ni viejo,
Subsiste en su propio limbo.



El concepto de Bach sobre el concierto
He de utilizar en mi próximo espectáculo
El público ( de todas las clases y naciones)
En el centro, y alrededor, nosotros los músicos,

No obstante, de una divina manera
SIEMPRE EN EL CENTRO HE ESTADO
YO





1973, 11 de septiembre. Chile

¿ Quieren que Dios le aprete la tuerca?
¿Quieren que Dios le aprete la tuerca?
Hijos de puta,  se lo buscaron.
Conchesumadres, lo encontraron.
SI VIS PACEM, PARA BELLUM

  



Al rey

Primavera de 1988 :
Paseo en los Jardines Reales:
Naranjas en las manos, naranjas:

“ No llores como una mujer
lo que no supiste defender como un hombre”




La Familia Chilena

La estulticia es el dogma que habita en la piedra del dogma
del óvulo perfecto que en que la lacra española se une con la miseria indígena,
el perro muerto que se come la verga hermafrodita y purulenta de los niños que habrá que formar,
es que es la prueba evidente de que los alacráneos habitan en el maricorazón de todos los criadores,
y escriben en la piedra y escriben en la mierda que La Faimilia Chilena es la base de todos los microbios que la microhabitan.
Una vez que todos los leprosos somos impugnados e insiliados,
Viene la Asociación Nacional de la Gangrena a cagarse en la madre y en el padre.
Me dirán los contrarreformistas de siempre que al cachorro no se le pega ni aunque bestia fuese,
Pero bien les dicen desde la cuna de oro, de mimbre o de fibra óptica, justo cuando entrarán en sus primeros sueños:

“ no tienes dedos para el piano y la lira está muy podrida
sé un digno miserable que roba monedas a los vagos
sé un digno miserable: preserva mi sangre”

Qué bien se siente ser un papito corazón de cuchillo carnicero
Que nunca le ha dado placer a su mujer, sino sólo mocosos de mierda
Para que la muy puta los abandone mirando lacradas estrellas , o en sobregiros de amores venéreos.
Como te maldigo, Familia de cabrones, de delincuentes, de egoístas patas de perro tiesas,
Cortados por las mismas sierras eléctricas,
Mantenedores de toda estas mariconería que llaman principios.
Hay que tomar el fusil otra vez y echarlos de mesa,
Como se echa a los mercaderes del templo,
Y si se vuelven hay que renovarles la muerte cada 24 horas,
Y arrancarse toda la carne frente al cielo de huesos y hacer la revolución de la lepra,
Y renacer lleno de sangre y tripas mirando por primera vez este mundo de culebrazos y babosastres.





MÚSICA DE CÁMARA

No creas, señora, que por las galas que me brindas
y que por el oro y las especias con que me sustentas
soy yo vuestro, como un ácaro en vuestro Monte de Venus.

Tuyos serán los males venéreos del alma

No pienses, amiga, que venero la mano
con que me lanzas algún título menor,
algo que justifique la condición de mis ropas
y la lozanía de mi rostro, el brillo de mis cabellos.

no es que tú me tengas aquí,
es que estoy porque quiero
y hago lo que quiero.

Jamás me pienses esclavo,
que aunque soy Henríquez y Lorca,
 y tú más nombres y feriados que un calendario,
eres  puta de cualquier taberna,
ya sea del Viejo o Nuevo Mundo.
Una zorra carroñera y arribista,
“Una amante de las buenas letras y el progreso”.


 Nada más y mucho menos.

Así que mujerona
deja de joder con eso
de que haremos la eternidad,
sí, a fin de cuentas, la eternidad
y me cuelga de dos velludos pedazos de carne.
Yo, la eternidad se la reparto a viejas y mozas,
cortesanas y reales y extranjeras:
Siembro la mala hierba,
la que se fuma buena.

Señora, yo te insisto,
no es que tú me tengas aquí,
es que estoy porque quiero
y hago lo que quiero.

Y el día que más no quiera
te degüello todos tus perros
te quiebro las costillas
y me hago un collar con tus ovarios,
recuerdo y homenaje de nuestros amores.
ejemplo para todas las que me pretenden:

Sepan que siempre “me estoy yendo y acabando”.






Crematorio

                                                             A Andrés Morales Milohnic

No basta haber vivido el triunfo o la derrota total.
una sola vez frente al espejo,
en la desnudez o lleno de galas.
Es haber desaprovechado la vida propia y ajena,
y haber afrentado a Dios con toda su nada.
Es lo mismo que reírse de la desgracia del verdugo,
puesto que dicho corazón que se vanagloria de su “humanidad”
y el cerebro portentoso y laureado
no son más que juegos de muñecas rusas
y la última de ella, la de arena
nunca pudo ver que el triunfo y la derrota
se reflejan en un espiral de espejos


y en todos los espejos hay un necesario derramamiento de sangre.


Nunca ha valido la pena luchar por los pobres,
nunca ha valido la pena el enriquecimiento honesto y esforzado,
y da exactamente lo mismo al alma y al cuerpo
haber recorrido todo el mundo
o haber quedado en un sólo lugar
desempeñando cualquier oficio bien o malpagado
y asar carnes y bromas groseras junto amigos y familiares
de todos los linajes y calidades existentes


La lepra llega a todos y es merecida,
porque los actos honestos se desmiembran
por el egoísmo, el prejuicio y la insana tendencia al sacrificio.
Le das tu cetro de oro a los pordioseros,
le enseñas también a tocar la lira,
pero le niegas condición y figura humana al verdugo



niegas tu crueldad con crueldad,
te niegas a ti mismo,
cortas la mano que con gusto desuella lentamente al prójimo,
y aquello te granjea tu lepra de hielo,
aquello te condena a la necedad absoluta.


Y te lo mereces,
te lo expreso yo desde la hoguera
a la que me mandaste por crímenes de lesa humanidad
y me llamaste inhumano cuando estaba en la brasas.


No lo niego, no puedo ni quiero hacerlo:
me cambié de chaqueta y me enorgullezco,
goce de hacer daño a hombres, mujeres y niños,
y a todo lo que se arrastra por la Tierra,
desfloré  Vírgenes y las abandoné con gloria,
y cuando fui Rey mandé a matar a mis enemigos,
y cuando fui pobre maté a mis propios amigos
y no tengo arrepentimiento


aquí en el fuego que me dejaste, me rio
y me rio de ti, me la paso en grande
porque tuviste un sólo espejo en tu casa
y yo tengo miles en este espiral de azules y rojos


Aunque no sea profeta
y aunque goces cuello, rostro, labio,
te harás de hielo y como hielo seguirás


Prefiero siempre el fuego,
porque el fuego es impredecible y vago,
porque en el lloro y río,
gozo padeciendo de todos los placeres crueles
y no sufro las bondades obligatorias.


El fuego es libre y a ti no corresponde,
te lo digo aquí como ceniza de la ceniza
pero que siempre tendrá sentido


para ti es el hielo,
para ti no hay trasformación,
sólo hay una ascéptica continuidad
y aquello que no cambia es lo único que realmente muere.






Exequias

La noche que quiero ser Rocky Balboa
solo me da para ser Jake LaMotta
practicando un monólogo frente al espejo
del camarín de bar,
y miro, y lo que veo es mi mala vida
en un bar de mala muerte.
Hacer la burda imitación de Marlon Brando,
para los yonkis y los borrachos de rigor.
Después beber y fumar y comer a destajo.

Ya dejé de golpear los muros
de mi habitación de abandonado.
Ya sé que soy un animal y algo peor,
algo así como un aborto mitológico
que lo dejaron salir.

No me malinterpreten: 
voy a seguir mi comedia,
después de todo 
es lo que merezco.

http://paginadeandresmorales.blogspot.com.es/












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada